EL MUNDO › OBAMA Y BAN KI-MOON CONDENAN LOS ATENTADOS

Terrorismo contra Irán

El grupo sunnita Yundalá reivindicó ayer el doble atentado suicida contra una mezquita del sudeste de Irán, que causó el jueves al menos 27 muertes, y afirmó que el blanco del ataque eran los Guardianes de la Revolución, la milicia ideológica del régimen islámico iraní. El doble atentado, que también dejó unos 270 heridos, tuvo lugar cerca de una mezquita en Zahedan, capital de la provincia de Sistan-Baluchistán, donde la Yundalá (“Soldados de Dios”) lleva a cabo una rebelión armada desde hace diez años.

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, condenó los ataques en Irán tras conocerse la reivindicación por parte del grupo sunnita. “Condeno fuertemente los horribles ataques terroristas en una mezquita del sudeste de Irán”, dijo Obama por medio de un comunicado de prensa. “El asesinato de civiles inocentes en su lugar de culto es una ofensa intolerable y aquellos que lo llevaron a cabo deben responder por ello”, agregó.

Antes, la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, había calificado los atentados de “horribles” y había hecho un llamamiento a perseguir a sus responsables. El secretario general de la ONU, Ban Ki–moon, denunció un “acto de terrorismo insensato”.

La jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, se mostró “conmocionada” y condenó “los cobardes atentados terroristas”.

En su reivindicación de los atentados el grupo sunnita detalló el plan y dio una explicación acerca de por qué se llevaron adelante.

“Yundalá anuncia al pueblo de Baluchistán y a Irán que esta noche (del jueves) dos de sus hijos pudieron, durante una operación desigual que golpeó el corazón de los Guardianes reunidos en la mezquita de Zahedan para celebrar el Día de los Guardianes, enviar al infierno a un centenar de ellos, afirma el grupo sunnita en un texto colgado en su sitio en Internet. “En su primera fase de operación, Abdulbasit Righi se hizo estallar en medio de decenas de Guardianes de la Revolución. Después de que miembros de los servicios de inteligencia, de seguridad y del ejército rodearan el lugar (del atentado), Mohammad Righi se hizo estallar a su vez, enviando al infierno a decenas de otros. Esta operación es una respuesta a las atrocidades incesantes cometidas en Baluchistán por el régimen, que pensaba que con la muerte de Abdolmalek (Righi), el combate terminaría”, agrega el texto. Yundalá hace referencia a la ejecución de su jefe, Abdolmalek Righi, ahorcado el 20 de junio tras haber sido capturado en febrero en una espectacular operación de desvío a un aeropuerto iraní de un vuelo internacional en el que Righi viajaba de los Emiratos Arabes Unidos a Kirguistán. El grupo prometió entonces vengar su muerte.

Los atentados del jueves se produjeron cuando numerosos fieles celebraban el aniversario del imán Hussein, nieto de Mahoma, en la mezquita de Jamia, en Zahedan.

La televisión mostró imágenes de la mezquita, cuyos muros estaban cubiertos de sangre y de restos humanos. La onda expansiva hizo volar las ventanas de los edificios aledaños. Hossein Ali Shahriari había indicado el jueves por la noche que los dos atentados eran obra de dos kamikazes, uno de los cuales estaba vestido de mujer.

El responsable del buró político de los Guardianes de la Revolución, Yadolá Javani, evocó una posible implicación de potencias occidentales, entre ellas Estados Unidos, en los atentados. “No puede descartarse la intervención directa de Estados Unidos, de los sionistas y de otros países occidentales en las explosiones de la mezquita Jamia”, dijo en declaraciones a la agencia Fars.

El último atentado reivindicado por Yundalá se remonta a octubre de 2009 y causó 42 muertos, entre ellos varios oficiales de los Guardianes de la Revolución, en Pishin, localidad próxima de la frontera paquistaní.

Compartir: 

Twitter
 

El doble atentado dejó al menos 27 muertos y 270 heridos.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.