EL MUNDO › ANUNCIO DEL GOBERNADOR DE RIO Y EL JEFE DE DEFENSA DE BRASIL

El Ejército ocupa las favelas

El presidente Luiz Inácio Lula da Silva aprobó una “fuerza de paz” militar, como la de Haití, en los complejos de favelas Alemao y Penha (norte), que incluye a la ocupada Vila Cruzeiro, hasta que pueda instalarse la policía pacificadora.

El Ejército brasileño encabezará una misión de paz en las favelas de Río de Janeiro ocupadas por la policía y que eran bastiones del narcotráfico, informaron ayer el ministro de Defensa, Nelson Jobim, y el gobernador del Estado, Sergio Cabral, en conferencia de prensa.

Jobim, con la aprobación del presidente Luiz Inácio Lula da Silva, anunció el apoyo solicitado por el “gobierno del Estado (de Río) para mantener el orden y la paz hasta el final de la instalación de la Unidad de Policía Pacificadora”, en los complejos de favelas Alemao y Penha (norte), que incluye a la ocupada Vila Cruzeiro, destacó Cabral tras la reunión que mantuvieron.

El Ejército, que apoya a las policías locales en la operación de ocupación de las favelas, tenía hasta este momento una función logística y de preservación de los perímetros de las zonas ocupadas. Sin embargo, ahora con esta “fuerza de paz que estará comandada por un comandante militar”, los militares estarán encargados del “patrullaje, revista y prisión en flagrante” de los barrios, mientras que la policía de Río se hará cargo de las operaciones de búsqueda y aprehensión, explicó Jobim.

Las autoridades precisaron que la nueva etapa de ocupación comenzará una vez se haga una evaluación de la situación, y afirmaron que su duración va a depender de la evolución de los trabajos. En principio las autoridades de Río de Janeiro habían pedido la permanencia del Ejército durante siete meses.

Brasil comanda la fuerza militar de paz de la ONU en Haití desde 2004, donde ganó gran experiencia en el patrullaje urbano, en los barrios de Puerto Príncipe a menudo también copados por la violencia. Pero ésta será la primera vez que el Ejército brasileño instale una fuerza de paz en su propio país.

Por su parte, una figura clave del futuro gobierno de la presidenta electa de Brasil, Dilma Rousseff, anunció que la presidenta reforzará el control de las fronteras para impedir el ingreso de drogas y armas que abastecen al narcotráfico, como en Río de Janeiro, afirmó ayer el que será su futuro ministro de Justicia, José Eduardo Cardozo, autor de un nuevo plan de seguridad. “El Estado federal tiene un papel importante en la articulación de las provincias” para combatir el tráfico de armas y drogas y en la “fiscalización de las fronteras”, declaró Cardozo.

En el ataque policial-militar de las favelas de Río de Janeiro realizado en esta semana, que dejaron un saldo de más de 30 muertos, también fueron incautadas cerca de 40 toneladas de marihuana, cocaína y decenas de armas de guerra, posiblemente ingresadas a través de los 15.000 kilómetros de fronteras brasileñas, según la policía.

Rousseff consideró positivo el operativo contra las bandas afincadas en las favelas del Complexo do Alemao y prometió continuar apoyando el combate contra el narcotráfico en su gobierno. El próximo ministro de Justicia, Cardozo, recordó que según la Constitución brasileña la seguridad es competencia de los estados provinciales, pero la Unión va a colaborar con ellas a través de la Policía Federal, los servicios de inteligencia, la Fuerza Nacional de Seguridad y las Fuerzas Armadas.

Consideradas “bunker” de los traficantes, las favelas Vila Cruzeiro y Complexo do Alemao fueron ocupadas el fin de semana pasado por la policía y el Ejército, en un operativo inédito en respuesta a una serie de ataques en la ciudad de Río de Janeiro que dejaron más de 100 vehículos incendiados.

Los operativos, que comenzaron el 21 de noviembre, se saldaron con 37 muertos, la mayoría de ellos supuestos traficantes. Durante las operaciones, la policía civil de Río informó que detuvo a 118 personas y confiscó 518 armas de varios calibres.

Cardozo elaboró un programa de seguridad denominado “El Estado más fuerte que el crimen”, que dispondrá de más de 1000 millones de dólares para financiar en 2011 la instalación de unidades policiales y la implementación de planes sociales en las favelas de Río de Janeiro y otras capitales.

Compartir: 

Twitter
 

En las operaciones, la policía de Río detuvo a 118 personas y confiscó 518 armas.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.