EL MUNDO › LA DISIDENCIA DICE QUE FUE LA POLICíA, UN MéDICO LO DESMIENTE

Polémica por la muerte de un opositor cubano

La disidencia cubana denunció ayer que la muerte del opositor Juan Wilfredo Soto García, de 46 años, se produjo debido a una golpiza que el hombre habría recibido de parte de la policía. Soto García falleció en el Hospital Provincial de Santa Clara, tres días después de haber sido detenido en el Parque Vidal, de esa ciudad. El parte de defunción impartido por la institución asegura que el hombre falleció producto de una pancreatitis. El médico Rubén Anerio dijo al blog oficialista www.yohandry.com que el paciente murió de “pancreatitis aguda e insuficiencia renal” y que no presentaba signos de violencia. El gobierno cubano no se expresó al respecto.

Soto falleció ayer a la madrugada en el hospital y fue velado en horas de la tarde. El hombre, de 46 años, formaba parte del Polo Antitotalitario Unido, una pequeña agrupación del centro de la isla opositora al gobierno revolucionario y había estado preso en tres ocasiones acusado de cargos como divulgación de propaganda enemiga. Tal como certificaron conocidos y familiares, sufría de diabetes entre algunas otras enfermedades crónicas. El gobierno cubano mantuvo silencio respecto de la muerte, por lo que la única versión de los hechos que circuló por las agencias y medios internacionales es la que surgió de las voces disidentes de la isla, así como la de un médico que habló con sitios oficialistas.

Según la versión opositora, la policía de Santa Clara detuvo a Soto García en el parque Leoncio Vidal de esa ciudad el pasado jueves. Algunos sitios web apuntan que el hombre recibió una golpiza en plena plaza y luego fue trasladado al hospital por los mismos efectivos policiales que le habrían pegado. Otros, indican que Soto García fue detenido y trasladado a la Tercera Unidad policial de la ciudad, lugar en el que se habría producido la golpiza. Luego, debido al supuesto estado deplorable en el que se encontraba, los policías habrían decidido llevarlo hasta su casa, en lugar de mantenerlo encerrado.

En cambio, el médico Rubén Anerio dijo al blog oficialista www.yohandry.com que el paciente murió por la complicación de su enfermedad. “Llegó al hospital descompensado por una pancreatitis aguda que desencadenó todo un proceso complejo que el paciente no superó.”

Según opinó Guillermo Fariñas, militante opositor y supuesto amigo de Soto García, la víctima padecía varios problemas de salud que no fueron las causas de muerte. “Juan fue golpeado y esposado por la policía cuando se negó a retirarse del parque central de Santa Clara. Se trata de un crimen cuyo responsable es el gobierno por alentar a la violencia policial”, sostuvo, sin explicitar las maneras en las que el Ejecutivo cubano fomentaría los ataques. “Los médicos dijeron que tenían que operarlo o no podían garantizarle la vida y murió cuando ya lo iban a hacer. A la familia le dijeron que era una pancreatitis”, consideró Fariñas.

El fallecimiento de Soto ocurre 15 meses después de la muerte el 23 de febrero de 2010 del preso opositor Orlando Zapata, luego de que la huelga de hambre que mantuvo durante demasiados días en demanda de mejoras carcelarias le provocara daños irreparables en su organismo. La medida generó fuertes críticas internacionales y derivó en un diálogo entre el gobierno y la Iglesia Católica que llevó a la liberación de más de un centenar de presos políticos de las cárceles de la isla.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.