EL MUNDO › EL SOCIALISMO CRITICA A PIÑERA POR CULPAR A LOS MAPUCHES DE LOS INCENDIOS FORESTALES EN CHILE

“Precisamos bomberos, no incendiarios”

Mientras las familias de los socorristas muertos culpan a la “falta de oportunidades”, el gobierno chileno insistió en la tesis de intencionalidad de los siniestros producidos en el sur y le apunta a un grupo mapuche sin exhibir pruebas.

 Por Christian Palma

Desde Capitán Pastene

Capitán Pastene es un pueblito ubicado a unos 800 kilómetros al sur de Santiago, en lo que se conoce como territorio mapuche. Muchos de sus cerros y colinas están deforestados. Otras cubiertas de pino y, las más, de eucaliptus. En Pastene dos madres, una viuda, una novia y dos padres lloran a Cristián Freire y a Marcelo de la Vega, dos de los siete brigadistas forestales que el jueves murieron combatiendo un incendio en un predio de propiedad de la empresa Mininco, trasnacional que por años viene explotando los bosques de ésa y otras zonas aledañas.

Ambos murieron haciendo lo que mejor sabían hacer. Al menos Marcelo, un experimentado en estas lides que hace unos años le amagó a la muerte cuando combatía siniestros similares en Portugal. Entonces, seis de sus compañeros, todos chilenos, fallecieron quemados.

Pero el destino es el destino y esta vez Marcelo no pudo hacer nada. Hoy Mariana Contreras, su joven viuda, se resigna al recuerdo de un tipo bueno para el laburo, al que conoció hace ya varios años, en lo suyo: metido entre incendios. Arriesgando el pellejo.

El dolor no da tregua. Tampoco ha permitido a Mariana oír lo que el gobierno de Sebastián Piñera sostiene majaderamente pudo ser la causa de la tragedia –como tantas otras veces–: los atentados responsables de causar los incendios que costaron la vida a los brigadistas fueron perpetrados por mapuches.

“No sé si fue intencional o no, y si fueron quienes el gobierno cree que fueron. Lo que sea que haya ocurrido lo tendrá que resolver la Justicia. Uno como familia quiere justicia. Esto no va a quedar así”, confiesa resignada afuera de su casa. A escasas cuadras de ahí, en el humilde hogar de don José Freire, un hombre de rostro rosáceo y mirada simple, están velando al más pibe de la cuadrilla de fallecidos: Cristián Freire, de apenas 18 años y recién salido de la secundaria. El chico se las rebuscó para ganarse unos mangos que le permitieran financiar su matrícula en la escuela de policía donde había sido aceptado. Su sueño desde la adolescencia estaba cerca de cumplirse.

“Estas muertes son consecuencia de la falta de oportunidades para los más jóvenes. Las empresas forestales monopolizan el mercado laboral, son la única alternativa. Lo que ganan no se traduce en avances para la comuna. Los camiones que se llevan la madera destruyen los caminos”, dice Manuel Painqueo, alcalde de Lumaco, comuna vecina de la que Capitán Pastene depende administrativamente. En los cerros, ya no queda bosque nativo. Sólo pinos y eucaliptus que enriquecen cada día más a las empresas. En Capitán Pastene ese progreso pasa de lado.

Lejos de ahí, el gobierno de Sebastián Piñera decidió declarar un día de duelo oficial para las regiones sureñas de Bío-Bío y La Araucanía, a causa del fallecimiento de los brigadistas. El anuncio lo hizo el ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, uno de los más cuestionados por las políticas que ha llevado adelante La Moneda para enfrentar esta nueva tragedia que enluta al país. “Se pretende dar cuenta del dolor que tiene el gobierno y el pueblo entero por la muerte de compatriotas que estaban trabajando por apagar el incendio”, dijo Hinzpeter con voz compungida.

Acto seguido, reafirmó la tesis de intencionalidad de los siniestros producidos en el sur. “Tal como lo hemos señalado ayer (viernes), hemos leído y recibido información de que estos incendios surgieron en la misma instancia y con cientos de focos... Esto nos permite tener relativa certeza de que se trataría de incendios que no se produjeron por el azar o la naturaleza, sino por la acción de personas”, agregó. Al mismo tiempo, aprovechó para matizar el discurso de La Moneda al sostener que el gobierno, si bien mantiene su tesis, no desconoce la labor del Ministerio Público en materia investigativa y penal.

“Lo que se debe hacer es lo propio de un Estado de derecho. Reunir los antecedentes y ponerlos a disposición de la Justicia y los jueces serán los que determinen las acciones a seguir”, aseguró.

Un día antes, Piñera sostenía que “tenemos información confiable que nos hace presumir que detrás de estos incendios ha habido una intencionalidad criminal”. Según la prensa local, fuentes policiales y de gobierno han asegurado que la supuesta participación de la organización mapuche Coordinadora Arauco Malleco (CAM) es tema de investigación, debido a que información de inteligencia indica a sus dirigentes –que permanecen recluidos en la cárcel de Angol– como los responsables de una campaña para incendiar campos en época estival.

Piñera anunció que se presentará una querella invocando la ley antiterrorista. “Definitivamente, cuando hay una intencionalidad y conducta criminal que provoca incendios en forma simultánea y deliberada se esconden conductas de naturaleza terrorista”, precisó.

El presidente del Partido Socialista, el diputado Osvaldo Andrade, criticó la reacción del gobierno y los acusó de “imprudentes e irresponsables” por presumir la intencionalidad en el origen de los siniestros antes de conocer los resultados de la investigación de la fiscalía.

“Chile necesita bomberos, no incendiarios”, en alusión a las palabras del ministro del Interior y Seguridad Pública, Rodrigo Hinzpeter, quien deslizó que miembros de la Coordinadora Arauco Malleco podrían estar involucrados en la provocación de los incendios que, de paso, han arrasado miles de hectáreas en el sur.

“Chile necesita dirigentes prudentes, no imprudentes. Yo apelo a la responsabilidad de los dirigentes políticos y no a la irresponsabilidad (...) Lo que ha hecho el ministro del Interior es irresponsable, imprudente e incendiario, le está haciendo mal a la solución de los problemas. Desgraciadamente, la mano derecha del presidente le está jugando en contra”, añadió.

La querella invocando la ley antiterrorista interpuesta por el gobierno fue criticada por el director del programa de Derecho Constitucional de la Universidad Diego Portales, Javier Couso, quien planteó a El Mostrador que era “mezclar peras con manzanas”. Esto, por la adjudicación que la Coordinadora Arauco Malleco se habría hecho de un ataque incendiario en la zona, llevó a especular que ese grupo se relacionaba con la tragedia en Carahue.

Los representantes mapuches como Natividad Llanquileo y José Ancalao, de la Federación Mapuche de Estudiantes, cuestionaron las insinuaciones. El vocero de la Coordinadora Arauco Malleco, Angol Huenchullan, exigió disculpas. “Rechazamos categóricamente los dichos y exigimos al ministro Hinzpeter que pida disculpas porque sus declaraciones, claramente, generarán que aumente la represión contra el pueblo mapuche”.

Mientras tanto, Claudio, el compañero de banco de toda la vida del fallecido Cristián Freire, suspira y reclama. “Las forestales se han llevado el bosque, nuestro bosque y no hacen nada por nosotros. Ahora se llevaron a Cristián. Puta madre, esta vida.”

Compartir: 

Twitter
 

Operación de rescate cerca de Temuco durante los incendios forestales que Piñera atribuye al terrorismo.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared