DEPORTES › EL PRESIDENTE DE INDEPENDIENTE ANALIZA LA DIFICIL SITUACION DEL CLUB

“No vamos a descender a la B”

Javier Cantero, elegido en las elecciones del mes pasado, dijo que tienen que administrar “con racionalidad, austeridad y transparencia”, para que a la entidad de Avellaneda no le suceda lo mismo que a River.

 Por Leonardo Castillo

Un pasivo de casi 200 millones de pesos, incumplimientos salariales e irregularidades administrativas de todo tipo conforman el complicado panorama que la flamante Comisión Directiva que encabeza Javier Cantero encontró en Independiente, tras la gestión de seis años que Julio Comparada llevó a cabo en la institución. Sin embargo, el mandatario no pierde la fe. “Tenemos que gestionar con racionalidad, austeridad y transparencia, es el camino que debemos seguir para volver a conseguir títulos”, consideró Cantero, en una charla que mantuvo con Página/12.

–¿En qué situación encontró a Independiente tras asumir?

–Nos encontramos con lo que esperábamos: un desastre administrativo y financiero. Hay irregularidades administrativas de todo tipo. Además de la deuda, que es enorme, encontramos muchas desprolijidades en los porcentajes de los pases de los jugadores, incumplimientos salariales con los empleados que debimos afrontar con urgencia, cheques rechazados por todos lados y una total escasez de recursos. Además, recibimos una inhibición que no esperábamos y que, por cierto, nos complicó bastante.

–¿Qué fue lo más urgente que debieron solucionar?

–Por suerte, antes de fin de año cumplimos con los compromisos salariales que teníamos con los empleados del club, los profesores de distintas actividades y los docentes del colegio. Fue el primer problema que resolvimos. Pagamos los sueldos, los aguinaldos y las primas.

–¿Y ahora cómo sigue la gestión?

–El principal objetivo que tenemos pasa por bajar la deuda, manejarnos con un pasivo razonable. Y después empezar a crecer. Tenemos que ser austeros y manejarnos con racionalidad. Después, si transitamos este camino de forma consecuente, vendrán los éxitos deportivos. Pero la situación que debemos remontar es muy complicada. Por eso decidimos renunciar a todas las asignaciones que reciben los dirigentes y revisores de cuentas por la función que cumplen. Los que estamos al frente tenemos que ser los primeros en dar el ejemplo.

–En este contexto, ¿cómo hará Independiente para conseguir refuerzos?

–Si incorporamos, lo haremos con algún aporte que venga de afuera del club. No estamos en condiciones de hacer grandes erogaciones. Estamos trabajando en este sentido y espero que las gestiones que estamos haciendo rindan sus frutos. La prioridad pasa por un delantero.

–¿La incorporación de Rubén Ramírez está descartada?

–Bueno, está difícil. No nos gustó que en medio del esfuerzo que estamos haciendo por conseguir su pase, Ramírez diga que prefiere ser dirigido por (Julio) Falcioni en Boca. Pero vamos a tratar de hablar con él.

–¿Qué postura tiene en torno a la supuesta renuncia a la jefatura de la barra brava que hizo Pablo “Bebote” Alvarez a través de una red social?

–Es algo que no tiene sentido. ¿A qué renuncia? Ser jefe de una barrabrava no es un cargo institucional en la vida de Independiente, es algo que no tiene sustento ni pertinencia.

–Es decir, esta administración no tendrá vinculaciones con los barras.

–A ver, el colorido de las banderas en las tribunas, los cantos y el folklore es algo que disfruto como toda persona que concurre a los estadios, pero lo que no vamos a hacer es darle plata ni entradas de favor a un grupo de hinchas caracterizados. Eso se terminó.

–La salida de Antonio Mohamed como entrenador, presionado por la barra brava, ¿resultó fundamental para el triunfo electoral que logró Independiente Místico, la agrupación que lo postuló como presidente?

–Creo que sí. La salida de Mohamed fue muy desprolija y la gente lo manifestó en la cancha en ese partido que se jugó contra San Martín (SJ), cuando la gente repudió a los violentos. Somos la expresión política de un sentimiento de hartazgo de los socios con respecto a un estilo de conducción.

–¿Por eso cree que recibió un respaldo tan contundente en las urnas?

–Sí, además a los socios les cayó muy mal la intromisión del poder político en la vida del club. Por eso fue tanta gente a votar.

–¿Qué impresión le causó Ramón Díaz?

–La mejor. Entendió que había una necesidad de achicar el plantel y la realidad en la que nos encontramos. Nos planteó los problemas de infraestructura que hay en el predio de Villa Domínico, y de qué forma eso dificulta su trabajo, y la verdad es que tiene razón.

–¿Se puede gobernar Independiente sin el respaldo de Julio Grondona?

–Aspiramos a tener la mejor relación posible con la AFA, donde vamos a defender los intereses de Independiente, pero no vamos a confrontar con Grondona, ésa no es nuestra intención.

–¿Tiene miedo de que Independiente se vaya al descenso como River?

–Estoy convencido de que no vamos a llegar a esa situación. No conozco las cuestiones o los errores dirigenciales que determinaron el descenso de River, pero confío en que no vamos a llegar a eso. Independiente no va a descender a la B Nacional.

–¿Cómo tendría que estar Independiente dentro de tres años para que usted pueda decir que cumplió lo que pretendía?

–Tener una deuda manejable, ganar algún título y recuperar algunas disciplinas deportivas como el básquet, el waterpolo y el patinaje artístico. Además, queremos hacer una pensión nueva para alojar a los chicos que juegan en las inferiores y que provienen del Interior. Hoy, el ejemplo que todos toman son Vélez y Lanús, pero cuando uno habla con los directivos de estos clubes nos dicen que en el pasado, ellos tenían como modelo a Independiente. Por eso, tenemos que volver a ser el Independiente que fuimos, ni más ni menos. Ese es nuestro sueño.

Compartir: 

Twitter
 

Cantero tendrá una misión complicada al frente de Independiente, pero confía.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared