EL MUNDO › RUSIA MANTIENE SU APOYO AL RéGIMEN DE DAMASCO

Aíslan más a Siria

La retirada de los embajadores de los principales países de la Unión Europea y de las monarquías del Golfo presionó al gobierno de Bashar al Assad.

Siria se queda sola en la escena internacional y Moscú, como el último aliado de peso que le queda a Damasco, ayer trató de lanzar un salvavidas al régimen de Bashar al Assad que pueda evitar el descenso imparable hacia una guerra civil. La retirada de los embajadores de los principales países de la Unión Europea y del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), que se sumaron ayer a las anunciadas el lunes por Washington y Londres, dejaron todavía más aislado a un régimen que se enfrenta a sangre y fuego al levantamiento de la población en muchas de sus ciudades.

España, Francia, Italia, Reino Unido, Alemania y Dinamarca llamaron ayer a consulta a sus embajadores en la capital siria ante el incremento de la violencia contra la población civil. La Unión Europea, mientras tanto, afirmó que no tiene intención de seguir los pasos de algunos de sus miembros en respuesta a la violencia en Siria. “Es importante mantener a gente sobre el terreno”, especialmente porque no hay prensa libre en Siria”, dijo el vocero de la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton.

Los Estados del Golfo anunciaron que seguirán los pasos de Túnez y expulsarán a los embajadores sirios de sus países, anunció la televisión Al Arabiya. Túnez declaró el fin de semana al embajador sirio en su país persona non grata. Los ministros de Exteriores del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), Omán, Kuwait, Arabia Saudita, Qatar, Bahrein y los Emiratos Arabes Unidos, debatirán el próximo sábado en Riad sobre un procedimiento conjunto en el conflicto sirio.

El gobierno alemán, por su parte, citó ayer al embajador sirio para pedirle explicaciones tras la detención en Berlín de dos supuestos espías que vigilaban a opositores sirios exiliados en Alemania. Los dos detenidos son un sirio, de 34 años, y un germanolibanés, de 47, sospechosos de espiar para los servicios secretos sirios. Según fuentes de seguridad alemanas, ninguno era empleado directo de la embajada, pero podrían pertenecer al entorno de la legación. Así lo confirmó el ministro de Relaciones Exteriores, Guido Westerwelle, que advirtió que Berlín “en ningún caso admitirá” que se intimide a opositores en Alemania.

Ayer, había llegado a Damasco el ministro ruso de Exteriores, Serguei Lavrov, para entrevistarse con el presidente sirio, Bashar al Assad. Entre otras cosas, su visita fue recibida como una llamada de atención para que Al Assad abra un diálogo real. “Moscú quiere que las reformas anunciadas por Al Assad se hagan realidad y puedan convencer a aquellos opositores que no han decidido tomar las armas y que todavía creen en una solución negociada”, explicó un analista que pidió no ser identificado. Según declaró el propio Lavrov a la prensa rusa, el presidente sirio aseguró en la reunión que está dispuesto a dialogar con todas las fuerzas políticas.

“El presidente sirio está totalmente comprometido con el cese de la violencia, independientemente de donde provenga”, afirmó, al tiempo que advirtió que Rusia no tolerará una intervención extranjera para solucionar la crisis. Por su parte, Al Assad se comprometió al citado diálogo y a cooperar con “cualquier esfuerzo que apoye la estabilidad en Siria”, reiterando su respaldo a la misión de observadores de la Liga Arabe, suspendida por la continuación de la violencia.

Según las declaraciones difundidas por la agencia oficial siria Sana, el mandatario agradeció a Rusia su veto el sábado pasado a la resolución del Consejo de Seguridad y denunció que el resto de los países no entienden “su visión de efectuar reformas internas sin la injerencia extranjera”.

Una de las medidas estrella en el plan de reformas de Al Assad es un cambio constitucional que supuestamente garantizará el pluripartidismo, ya que hasta ahora sólo el partido gobernante Baaz es admitido. El borrador de la Carta Magna será sometido en la primera semana de marzo a un referéndum popular, según el calendario anunciado por Al Assad en enero pasado.

La noticia de que la comisión constitucional ya ha finalizado sus trabajos fue difundida en paralelo con la llegada de Lavrov, al que decenas de miles de personas recibieron en la ruta del aeropuerto, en una nueva muestra de la fuerza con que todavía cuenta el régimen en Damasco. Sin embargo, mientras en la capital se ofrecía la zanahoria, el régimen se guardaba de nuevo el palo para la castigada ciudad de Homs. El Ministerio del Interior anunció que “continuará la persecución de los grupos terroristas armados que operan en Homs”, un bastión opositor. Las autoridades sirias acusaron en un comunicado a esos “grupos terroristas” de la escalada de la violencia en las últimas semanas e insistieron en que continuarán su ofensiva “hasta recuperar la seguridad y la estabilidad en la ciudad”. Homs volvió a ser ayer nuevamente el escenario de bombardeos del régimen, denunciaron grupos opositores sirios.

Compartir: 

Twitter
 

El presidente sirio, Bashar al Assad, recibió al canciller de Moscú, Serguei Lavrov.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.