EL MUNDO › LA CANCILLER CRITICO UNA PUBLICIDAD DE UNA AEROLINEA DE EE.UU.

Turismo sexual en Colombia

El aviso de Spirit Airlines, que vuela entre Fort Lauderdale y Cartagena de Indias, muestra a un hombre con aspecto de agente de seguridad, con lentes oscuros y un audífono, y detrás de él a cuatro mujeres en bikini.

La publicidad de la aerolínea estadounidense Spirit Airlines, que vincula el turismo en Cartagena de Indias con el escándalo provocado por los agentes norteamericanos en la reciente Cumbre de las Américas, indignó ayer a la canciller de Colombia, María Angela Holguín, quien reclamó que quitaran el aviso por considerar que dañaba la imagen del atractivo y masivo destino turístico. El aviso de Spirit Airlines, que vuela entre Fort Lauderdale y Cartagena de Indias, muestra a un hombre con aspecto de agente de seguridad, con lentes oscuros y un audífono, y detrás de él a cuatro mujeres en bikini.

“La campaña se mueve bajo el slogan ‘More bang for your money’, es decir ‘más sexo por su dinero’ según señala en su edición de ayer el diario El Tiempo, de Bogotá. El aviso apareció después del escándalo en que se vieron involucrados la semana pasada agentes de seguridad del presidente Obama. Holguín manifestó que sintió “una rabia infinita” al enterarse del anuncio publicitario y que de inmediato se comunicó con su colega de la cartera de Comercio, Industria y Turismo, Sergio Díaz-Granados, para pedirle que interviniera en el asunto y éste le dijo que el aviso ya había sido retirado de la página. Por su parte, el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo señaló en su página en Internet que Díaz-Granados conversó con el director de Spirit Airlines para América latina, Manuel Jaquez, para decirle que la publicidad es “inapropiada e indecorosa”.

“Dicha publicidad, además de oportunista tras los sucesos ocurridos la semana anterior, lesiona de manera directa al destino y a los inversionistas que han creído en él”, dijo por su parte la Asociación Colombiana de Agencias de Viajes y Turismo. El organismo agregó que ha estado luchando contra el turismo sexual en Colombia, por lo que considera “inaceptable” que una aerolínea estadounidense lo promueva.

Mientras tanto el Pley Club, un conocido local nocturno de Cartagena, del cual habrían salido las prostitutas que generaron el escándalo que implica a once miembros del Servicio Secreto del presidente estadounidense Barack Obama, permanece, una semana más tarde, sumido en el silencio. El local, ubicado irónicamente en una casa blanca que hace esquina en la avenida El Bosque, cerca del centro histórico de Cartagena, abre a partir de las ocho de la noche, pero desde que estalló el escándalo, no permite el paso a los periodistas.

Según versiones de la prensa estadounidense, los agentes habrían llevado a unas 20 prostitutas del Pley Club a los dormitorios del hotel donde se alojaban mientras estaban en servicio para preparar la visita de Obama.

Los vigilantes del local nocturno tratan de desmentir esas versiones. “Pierden su tiempo, el Pley Club no fue el lugar donde estuvieron los agentes de seguridad”, dijo uno de los vigilantes en la entrada. El escándalo estalló porque al parecer una de las prostitutas habría reclamado airadamente en el hotel que no se le pagó la tarifa acordada.

Hasta ahora, once agentes del Servicio Secreto y al menos diez militares están implicados en el escándalo.

El club tiene un salón principal con mesas y una tarima donde hermosas jóvenes hacen un show de strip tease y pole dance cada media hora. “A medida que avanza la noche, el espectáculo se hace más intenso”, comentó un cliente. Ese salón tiene capacidad para unas 150 personas. Además, hay otra zona de la casa con habitaciones, donde pasan los clientes que contratan a las prostitutas. “Las chicas sólo salen a la calle para fumar”, reveló ese cliente.

El escándalo sorprendió en Colombia, país donde la prostitución no es una actividad ilegal, aunque tampoco está regulada. “La prostitución está penalizada cuando implica a menores de edad. El proxenetismo es una actividad penada, que a menudo se agrava con otros delitos conexos. Como delito único es vinculada con la violencia contra la mujer”, explicó Pilar Rueda, de la Dirección de la Mujer de la Defensoría del Pueblo.

Compartir: 

Twitter
 

Los guardaespaldas de Obama protagonizaron un escándalo en un local nocturno de Cartagena.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.