EL MUNDO › OTTAWA PUSO A TEHERAN EN SU LISTA DE PAISES TERRORISTAS JUNTO CON SIRIA; ISRAEL, AGRADECIDO

Crece la pelea diplomática entre Canadá e Irán

Tras el anuncio de Canadá de suspender las relaciones con Irán, cerrar su embajada en ese país y expulsar a los diplomáticos iraníes, el gobierno de Ottawa incluyó a la República Islámica en la lista de países que apoyan al terrorismo, junto con Siria. Mientras el presidente de Israel, Shimon Peres, agradeció ayer a Canadá la medida, Irán denunció la decisión y el Parlamento estudiará hoy lo sucedido para dar una respuesta firme.

El gobierno de Canadá expulsó el viernes a todos los diplomáticos iraníes y cerró su embajada en Teherán. El ministro de Relaciones Exteriores canadiense, John Baird, calificó a Irán de la “mayor amenaza para la paz mundial” y aseguró que este país abastece de armas al régimen sirio, no sigue las resoluciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre su programa nuclear y amenaza la existencia de Israel. Canadá había suspendido en marzo las actividades de su embajada en Siria y había ordenado a fines de mayo la expulsión de diplomáticos sirios en Ottawa. “La postura de Canadá para con el régimen iraní es conocida. Canadá considera al gobierno de Irán como la principal amenaza para la paz y la seguridad mundiales en este momento”, agregó el canciller mediante un comunicado. “Irán está entre los peores violadores de derechos de las personas en el mundo,” precisó el funcionario. “Alberga a grupos terroristas a los que entrega ayuda material, lo que obliga al gobierno de Canadá a inscribir oficialmente a Irán como Estado que respalda al terrorismo”, agregó.

La decisión de Canadá obtuvo el respaldo de alguno de sus aliados occidentales, quienes argumentan que el programa nuclear de Irán tiene como objetivo la construcción de la bomba nuclear y han acusado al régimen de promover el terrorismo internacional. En tanto, el Departamento de Estado de Estados Unidos manifestó que compartía la preocupación de Canadá por el apoyo de Irán al régimen sirio, los derechos humanos en el país y el programa nuclear. “Queremos que todos los países se sumen a nosotros en el aislamiento de Irán de la manera que lo consideren apropiado”, dijo el vocero del Departamento de Estado, Patrick Vendrell. El portavoz agregó que “hay muchas maneras diferentes de hacerlo”. Israel también se mostró satisfecho con la decisión. “Canadá ha demostrado una vez más que los principios deben anteponerse a la comodidad”, dijo Peres en una nota en la edición electrónica del diario Yediot Aharonot. El presidente israelí exhortó al resto de países de la comunidad internacional a ver en Canadá un ejemplo a seguir. “Irán es el centro del terrorismo internacional, un centro de flagrante violación de los derechos humanos y tiene ambiciones expansionistas por todo Medio Oriente”, manifestó. El viernes fue el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, el que agradeció la decisión tomada por Canadá, a la que consideró como un ejemplo para toda la comunidad internacional. “Felicito al primer ministro de Canadá, Stephen Harper, por su liderazgo a la hora de enviar un mensaje claro a Irán y a todo el mundo”, subrayó.

Por su parte, Irán acusó ayer al gobierno canadiense de encontrarse bajo influencia del gobierno israelí. “El gobierno actual de Canadá es un gobierno extremista, influenciado por el régimen sionista, que adopta medidas para presionar al pueblo iraní y crear problemas a los ciudadanos de nuestro país”, declaró el portavoz del Ministerio iraní de Relaciones Exteriores, Ramin Mehmanparast. El canciller añadió que Irán dará una respuesta adecuada. “En el pasado, Canadá ha adoptado medidas unilaterales ilegales”, destacó el canciller iraní.

“Sobre todo sanciones contra el banco central iraní, el cierre de cuentas bancarias de iraníes o el cierre de los servicios consulares a los iraníes”, enumeró. Mehmanparast definió como inexplicable la decisión de Canadá. “Pone sombra sobre la victoria diplomática obtenida por Irán en la cumbre de la NAM (Movimiento de Países No Alineados)”, sostuvo. Esa cumbre se desarrolló a fin del mes pasado en la capital iraní pese a las presiones ejercidas sobre los países del Movimiento por Estados Unidos, Israel y Canadá, que trataron de boicotear el encuentro con vistas a demostrar que Irán está aislado, dijo Mehmanparast.

En este contexto, el Parlamento iraní estudiará hoy la decisión de Canadá. “La República Islámica de Irán revisará la apresurada decisión de Canadá de cerrar su embajada en Teherán y adoptará una firme respuesta al respecto”, dijo ayer el portavoz de la Comisión de Seguridad Nacional y Política Exterior de la Cámara, Husein Naqavi Huseini. El vocero consideró “ilógica y radical” la suspensión de las relaciones y atribuyó la medida a una pretensión de neutralizar el éxito que consiguió Irán con la Cumbre. Asimismo, el presidente del Parlamento iraní, Ali Lariyani, decidió anular el viaje que tenía previsto el mes próximo a ese país para una reunión internacional. Varios parlamentarios iraníes se unieron ayer a las críticas al gobierno de Ottawa como también han apuntado que la decisión de suspender las relaciones con Teherán ha sido a instancias de Israel, el Reino Unido o Estados Unidos.

Medios iraníes anticiparon que Teherán reaccionará pronto al proceder “precipitado” de Canadá, país donde vive casi medio millón de iraníes, sobre todo en Toronto, lugar en el que Teherán deseaba abrir un consulado. Los ocho diplomáticos canadienses en Irán dejaron ya la ciudad de Teherán, mientras que los 17 diplomáticos iraníes tienen un plazo de cinco días para partir de Canadá.

Compartir: 

Twitter
 

El presidente iraní Ahmadinejad sostiene que su programa nuclear tiene fines pacíficos y hace a la soberanía de su país.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.