EL MUNDO › MANIFESTANTES EGIPCIOS EXIGIERON QUE MURSI RETIRE SU DECRETO

Protesta a las puertas del Palacio

Desde que el presidente de Egipto asumió superpoderes, las manifestaciones no cesaron. Ayer, los manifestantes rodearon el palacio presidencial y Mursi salió por una puerta trasera.

Decenas de miles de opositores al jefe de Estado egipcio, Mohamed Mursi, rodearon anoche el palacio presidencial en El Cairo para exigirle que retire un decreto con el cual amplió considerablemente sus poderes y que provocó una profunda crisis en el país. Los manifestantes, muchos de los cuales forman parte de grupos laicos y de izquierda, pudieron acercarse al palacio después de haber cortado las alambradas que protegían el edificio.

La policía antidisturbios usó gases lacrimógenos para tratar de dispersarlos, sin éxito, y luego se retiró.

Asesores de Mursi dijeron que el mandatario islamista estaba en el Palacio cumpliendo con su agenda pero que se retiró por una puerta trasera en medio de las protestas, aunque el Ministerio del Interior matizó la información y afirmó que el presidente se fue “a su hora” y de la misma forma que lo hace habitualmente. Algunas personas trataron de escalar las paredes del edificio pero otras se lo impidieron. Los manifestantes rodearon luego el palacio.

Los manifestantes gritaban slogans como “¡Lárgate!” o “El pueblo quiere la caída del régimen”, los mismos que se oyeron en la revuelta que derrocó a Hosni Mubarak a principios de 2011. Muchos de los manifestantes, que agitaban banderas egipcias, acusan a los Hermanos Musulmanes, a los que pertenece Mursi, de haber “vendido la revolución”. Decenas de miles de personas siguieron llegando al palacio en el barrio de Heliópolis, en la periferia de El Cairo, para protestar por los nuevos poderes del presidente Mursi, que la oposición tilda de “dictatoriales”, y en contra de un proyecto de Constitución que debe ser sometido a referéndum en menos de 15 días.

Estados Unidos pidió a los manifestantes que expresen “sus opiniones pacíficamente” y que se les dé “espacio para protestar”, indicó Mark Toner, portavoz del Departamento de Estado. También varios grupos y partidos opositores habían pedido a los cairotas que se dirigieran “pacíficamente” al palacio presidencial, entre ellos los jóvenes del Movimiento del 6 de Abril, que contribuyeron a lanzar la revuelta que tumbó a Mubarak, así como el partido de la Constitución del Nobel de la Paz Mohamed ElBaradei. Asimismo, miles de personas se manifestaban también en la emblemática plaza Tahrir, en el centro de la capital, y unos 10.000 opositores más tomaron las calles en la norteña y costera Alejandría, la segunda ciudad del país, y cantaron slogans contra Mursi y contra la Hermandad Musulmana.

Egipto vive una profunda crisis política desde el decreto del 22 de noviembre, con el que Mohamed Mursi, primer presidente islamista del país, amplió sus poderes y blindó sus decisiones y la comisión que redacta la nueva Constitución ante cualquier intervención de la Justicia. Los detractores y los partidarios de Mursi se manifestaron en masa después del decreto. El país está dividido en dos campos, ambos con gran apoyo del público: Mursi y la Hermandad Musulmana, así como otro grupo islamista ultraconservador, los salafistas, versus grupos laicos y de izquierda. La división política se acentuó cuando el presidente anunció el sábado que el 15 de diciembre próximo se votará en referéndum la nueva Constitución, redactada por una comisión dominada por sus correligionarios.

El poder judicial, al que el presidente prohíbe impugnar sus decisiones, también está dividido. El Consejo Superior de Justicia, encargado de los asuntos administrativos de la magistratura, decidió el lunes delegar unos magistrados para supervisar el referéndum a pesar del llamamiento al boicot de varios jueces, lo que permitiría realizar la consulta. Pero ayer el Club de los Jueces, un sindicato profesional a favor del boicot, reiteró su postura. “No perdonaremos” a los jueces que supervisen la votación, lanzó su presidente, Ahmed al Zind, afirmando que el número de jueces opuestos a la supervisión del referéndum supera con creces el número a favor.

La oposición acusa a Mursi de arrogarse poderes “dictatoriales” y le exige que anule su decreto y la convocatoria del referéndum. Las autoridades responden que la consulta se mantiene, y convocaron a los egipcios residentes en el extranjero a votar a partir de este sábado 8 de diciembre.

Los detractores del proyecto de nueva Constitución, adaptado a marchas forzadas por una instancia dominada por los islamistas, aseguran que no protege derechos fundamentales como la libertad de expresión y temen que abra la puerta a una aplicación más estricta de la ley islámica. Para protestar “contra la tiranía” y contra los artículos relativos a la prensa y a las libertades en el proyecto de Constitución, varios diarios independientes y de oposición decidieron no salir ayer.

La manifestación de ayer se convocó bajo el lema “última advertencia”, Varios partidos liberales y de izquierda convocaron a sus seguidores a sumarse a la masiva protesta de ayer, que llegó ocho días después de que los mismos grupos reunieran a unas 200.000 personas en la plaza Tahrir para manifestarse contra Mursi.

Compartir: 

Twitter
 

Decenas de miles de personas se manifestaron en el barrio de Heliópolis, periferia de El Cairo.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.