EL PAíS › EN UNA REUNIóN CON SCIOLI, DICE QUE EN 18 MESES REDUCIRá EL VOLUMEN EN UN 78 POR CIENTO

Macri prometió generar menos basura

En el encuentro, el jefe de Gobierno presentó un ambicioso plan que incluye nuevas plantas de tratamiento que aún no fueron licitadas. Scioli consiguió el gesto que buscaba para obtener un lugar para un nuevo relleno.

 Por Eduardo Videla

El jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, se comprometió a reducir en un 78 por ciento la cantidad de residuos que envía la Ciudad a los rellenos sanitarios de la provincia de Buenos Aires, en el ambicioso plazo de 18 meses. Lo hizo por escrito, en la reunión que mantuvo ayer con el gobernador Daniel Scioli, en un hotel del microcentro porteño. Logró así descomprimir por un tiempo la tensa situación creada tras la advertencia del mandatario bonaerense: si la Ciudad no cumplía con la Ley de Basura Cero, no permitiría el ingreso de camiones con basura a la provincia.

Scioli se mostró satisfecho al término del encuentro: “Quería una propuesta, quería un resultado. Hoy veo que tenemos una base de trabajo importante que habla de reducir la basura que se entierra en la provincia en un 44 por ciento en menos de un año, y 78 por ciento en junio de 2014. Buscaba esto, una reacción positiva”.

Días atrás, el gobernador bonaerense había asegurado que el problema de la basura había llegado a “un límite”, debido al inminente cierre del relleno Norte III de la Ceamse y la falta de alternativas para reemplazarlo, y llegó a advertir a Macri que iba a impedir el ingreso de los residuos en el territorio provincial.

El encuentro se llevó a cabo ayer, en el hotel NH de la calle Bolívar al 100. Macri fue acompañado por el jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta, y el ministro de Ambiente, Diego Santilli. Scioli asistió con su jefe de ministros, Alberto Pérez, y el titular de Desarrollo Sostenible, Hugo Bilbao.

“Cuando dije que mi paciencia tenía un límite y los rellenos también, lo hice con el sentido más profundo de la responsabilidad, lo hago con la angustia y la preocupación que merece este tema –afirmó Scioli, que fue el vocero de la reunión–. Los rellenos tienen una vida útil y es necesario la aplicación de nuevas tecnologías y acelerar la puesta en marcha de estas plantas de tratamiento.”

“Si no había un gesto de la Ciudad, era imposible hablar con los intendentes para que cedan un terreno para un nuevo relleno”, evaluaron en gobierno bonaerense.

Santilli, por su parte, explicó cómo hará el gobierno porteño para hacer en un año y medio lo que no hizo en cinco. “Para llegar a estos números, hay licitaciones en curso y otras por convocarse, pero todas forman parte de un plan maestro que posee la ciudad sobre higiene urbana”, indicó.

“Para marzo –agregó–, también contaremos con la nueva planta de tratamiento de residuos áridos, que son los restos de obra. Ahí se enviarán mil toneladas menos. Y la doble contenerización permitirá reducir en 120 toneladas diarias, es decir que al 1º de marzo, enterraríamos un 29 por ciento menos.” Según Santilli, para junio de 2013 la Ciudad estará en un ciento por ciento con contenedores verdes y un 76 por ciento con contenedores negros, lo cual llevaría a que “lleguemos a un 31 por ciento menos de residuos que vayan a disposición final”, conjeturó. Y para noviembre la planta de áridos casi que duplicará su operatoria y llegará a tratar 1800 toneladas diarias, lo que representaría una nueva reducción, llegando al 44 por ciento respecto de las cifras de hoy.

“Finalmente, para agosto de 2014, tendremos en marcha una planta de tratamiento de residuos húmedos, que nos permitirá tratar dos mil toneladas más”, agregó. Esa planta aún no está licitada y se desconoce dónde funcionará. Si se pone en marcha, se llegaría a la hipotética cifra de 1350 toneladas diarias destinadas a entierro, un 78 por ciento menos que hoy.

Eugenia Testa, directora política de Greenpeace, opinó ante Página/12 que la presentación de Macri “no es un plan de acción sino una lista a grandes rasgos de lo que piensan hacer”. Relativizó la eficacia de la planta MBT que comenzará a funcionar en enero porque “trabaja con basura mezclada y tiene muy bajo nivel de recuperación”. “En la medida en que no haya separación en origen no puede haber resultados óptimos”, opinó.

A su vez, las organizaciones ambientalistas alertaron sobre la posibilidad de que la reducción de residuos se haga en base a la incineración, tal como sugirió Rodríguez Larreta en declaraciones radiales: “Aseguró que la Ciudad utilizará tecnologías térmicas de tratamiento de residuos, para alcanzar la meta prometida”, advirtieron en un comunicado que firman Greenpeace, la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN), Los Verdes y Fundación Ciudad. Y recordaron que las tecnologías de combustión están prohibidas por la Ley de Basura Cero.

De acuerdo con la Ley de Basura Cero, la Ciudad debió reducir este año el 50 por ciento de la basura generada en 2004. Esa meta fue superada en abril. Para la diputada María Elena Naddeo (FPP), “mientras no se establezca el sistema de separación domiciliaria, los rellenos sanitarios van a seguir desbordando”. Y Adrián Camps (PSA) puso en duda el cumplimiento de los objetivos porque “el funcionamiento de las plantas no podrá efectivizarse en el corto plazo”.

Compartir: 

Twitter
 

Macri y sus ministros, frente a Scioli, con los suyos, en un salón de un hotel céntrico.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.