EL PAíS › CRISTINA KIRCHNER Y EL PRESIDENTE DE ECUADOR SE REUNIERON EN LA CASA ROSADA Y COMPARTIERON UN ALMUERZO

“Hacer esfuerzos para que esto se profundice”

Ambos mandatarios coincidieron en la necesidad de la integración regional y en sus críticas a los organismos multilaterales y a los medios “monopólicos”. Firmaron acuerdos de cooperación agrícola, forestal y cultural.

 Por Nicolás Lantos

“Si me permiten vamos a brindar por Ecuador, por la República Argentina, por el Honoris Causa que hoy va a recibir el presidente Rafael Correa, por la tradicional amistad entre ambos pueblos, por la América del Sur, la Unasur y por todos nosotros en definitiva, que somos todos los americanos del sur que estamos viviendo una etapa inaudita y que vamos a seguir haciendo esfuerzos para que esto se profundice aún más. Por Argentina, por Ecuador, salud a todos y a todas.” Con esas palabras, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner dio por inaugurado el almuerzo que ofreció en honor al jefe de Estado ecuatoriano. Antes, ambos dieron sendos discursos en los que coincidieron en la importancia de la integración regional, criticaron el rol de los organismos multilaterales y de los medios hegemónicos y coincidieron en la necesidad de profundizar el proceso comenzado hace alrededor de una década en el continente.

“No puede haber nada más importante que la soberanía y la democracia popular, y que cada vez que la soberanía y la democracia popular han sido atacadas finalmente terminan devastando el Estado y finalmente terminan devastando a los pueblos”, señaló la mandataria argentina antes de advertir sobre “la necesidad de aunar esfuerzos en la región” por “la importancia de las reservas en materia de todo tipo de recursos”. Con el ruido de fondo de la embestida de los fondos buitre contra el país, CFK hizo énfasis en “la necesidad y la urgencia de formular mecanismos alternativos a los multilaterales existentes, no por una cuestión ideológica o política, sino por una cuestión eminentemente práctica”.

Para la mandataria “ha llegado la hora de generar espacios, instrumentos diferentes en nuestra propia región, que dentro de las leyes y dentro de una normativa propia aseguren que toda esa década ganada en inclusión, en progreso, en mejoras, no sea echada a perder porque quieran transferirle la crisis”. También recordó que “esos mecanismos de resolución de conflicto” no sólo han depredado las economías de los países periféricos, sino que “se están demostrando ineficientes e ineficaces para resolver sus propios problemas”. De ahí, aseguró, la importancia de encontrar nuevos caminos: “Estamos absolutamente convencidos de que las soluciones de inclusión, de ampliación de los mercados internos, de ampliación del consumo, no solamente son aplicables a nuestra propia región sino también a los países desarrollados”.

A su turno, Correa había recordado que “durante el presente siglo las dos naciones sufrieron el desastre de una crisis financiera irresponsable y temeraria, que dejaron sin ahorro y sin esperanza a cientos de miles de habitantes de nuestros pueblos” y destacó que “hoy ambas naciones se inscriben en la gran tendencia alternativa al neoliberalismo, y hoy ambas naciones irradian soberanía, pensamiento renovado y propio, dignidad y esperanza para nuestros pueblos”. También hizo referencia al conflicto entre Argentina y los fondos especulativos, al asegurar que todos los países “tienen el deber y el derecho de renegociar deuda espuria y no puede ser que se premie a los más infames en su sistema jurídico que siempre privilegió el capital antes que a los pueblos y los Estados”.

Antes del almuerzo, que se llevó a cabo en el Museo del Bicentenario, la Presidenta recibió a su par ecuatoriano en el Salón de los Pintores de la Casa Rosada, para dirigirse a su despacho donde mantuvieron una reunión bilateral, cuyo temario permaneció en reserva, pero habría incluido tópicos sobre relaciones comerciales, integración regional y el caso Chevron, petrolera estadounidense con intereses en la Argentina a la que el Estado ecuatoriano le realizó un juicio millonario por daño ambiental.

A continuación se trasladaron al Salón de las Mujeres Argentinas donde se firmaron acuerdos en materia cultural y de cooperación agrícola, ganadera, forestal, pesquera y acuícola. Además, se firmó un memorándum de entendimiento en materia de apoyo a la industria de la Defensa, un convenio de reconocimiento de títulos y certificados de estudios de educación primaria, educación general básica y secundario y de reconocimiento mutuo de títulos, diplomas y grados académicos de educación superior.

Por la mañana, Correa había visitado la Casa Patria Grande Néstor Kirchner, donde se reunió con referentes del espacio Unidos y Organizados, con quienes habló de la coyuntura política, reiteró el apoyo “incondicional” de Ecuador al reclamo argentino por la soberanía del Atlántico Sur y destacó la “desmonopolización de los medios” llevada adelante por el gobierno argentino. “Hoy las corporaciones y los monopolios político-mediáticos intentan de cualquier forma corroer, destruir, debilitar lo que hemos logrado y mienten descaradamente para frenar este modelo de inclusión que hemos puesto en marcha en nuestra región”, manifestó. “En América latina –concluyó–, han reemplazado descaradamente a los partidos políticos de oposición, de derecha, aquellos culpables del saqueo y de la tragedia de la región, que se desmoronaron por sus propios errores. Son los grandes opositores a los gobiernos progresistas.”

Compartir: 

Twitter
 

Rafael Correa y Cristina Kirchner pusieron énfasis en la necesidad de una mayor integración de la región.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.