EL MUNDO › TRAS EL LLAMAMIENTO DE OCALAN, SU LIDER HISTORICO PRESO EN TURQUIA

La guerrilla kurda depone las armas

El actual comandante guerrillero hizo el anuncio oficial ayer en un video que fue colgado en la página web de una agencia de noticias, reafirmando la estrategia negociadora de Ocalan, que cumple su condena en una isla-prisión.

El llamamiento a la paz con Turquía formulado el jueves por Abdullah Ocalan, el encarcelado fundador de la guerrilla kurda del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), recibió ayer el respaldo de sus milicianos con un anuncio oficial de alto el fuego. “Declaramos el alto el fuego oficial y claramente a partir del día 23 de marzo”, indica en un video colgado en la página web de la agencia de noticias pro kurda Firat el actual comandante de los guerrilleros, Murat Karayilan.

El jefe guerrillero, que ya el jueves y el viernes pasados había pedido a sus hombres que cesaran los ataques, confirma así el respaldo de la actual cúpula del PKK a la apuesta por la paz y la negociación de Ocalan, que desde 1999 cumple cadena perpetua en una isla-prisión. En su mensaje de ayer, Karayilan incluso señala que sus hombres podrían retirarse de suelo turco si las autoridades de Ankara crean las condiciones favorables para ello. Además, afirma que el PKK no realizará ningún ataque, a menos que sea agredido por las fuerzas turcas.

Se estima que el PKK dispone actualmente de unos 5000 militantes, más de la mitad de ellos atrincherados en los refugios que la guerrilla posee en los montes Kandil, en el nordeste de Irak, donde suele estar Karayilan.

Karayilan es desde hace dos décadas el comandante militar más importante del PKK, aunque nunca ha puesto en duda que Ocalan sigue siendo el líder supremo.

Mediante una carta leída ante cientos de miles de kurdos que celebraban el Newroz (fiesta del año nuevo), Ocalan hizo el jueves un decidido llamamiento a la paz, a abandonar las armas y a buscar una solución democrática y negociada al conflicto entre el PKK y el Estado turco, que ha causado 45 mil muertes en los últimos 29 años. “Dejen las armas y salgan fuera de Turquía”, pidió el fundador del PKK, que en 1984 inició su lucha para lograr la autonomía de los 12 millones de kurdos que viven en Turquía. “Hoy es el inicio de un nuevo tiempo. Un tiempo en el que comienzan los derechos democráticos, la libertad y la igualdad. Las armas deben callar”, subrayó Ocalan.

Tras ese anuncio, el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, aseguró que los rebeldes del PKK, un grupo considerado terrorista por la UE, Estados Unidos y Turquía, no serán atacados durante su retirada de Turquía. “No seremos quienes desencadenen estos asesinatos. No lo permitiremos. Queremos que todo se resuelva de manera que sirva a la paz del país”, señaló el viernes el dirigente turco.

El anuncio de Ocalan se produjo tras los contactos con los servicios secretos turcos iniciados en diciembre pasado sobre un posible desarme de la guerrilla. El proceso cobró fuerza en enero y febrero, cuando diputados del Partido Paz y Democracia (BDP), representante político de la población kurda, recibieron permiso para visitar a Ocalan en su celda y llevar un mensaje suyo a la cúpula del PKK, guarecida en las montañas del norte de Irak y que Ankara ataca periódicamente, sin haber logrado parar las infiltraciones guerrilleras en suelo turco.

El líder histórico del PKK ya no lucha por un Estado kurdo independiente, sino que pide una “Turquía democrática” en la que ambos pueblos –el turco y el kurdo– convivan, pero en la que los kurdos cuenten con un estatus especial. En la última década, la actividad del PKK se ha limitado a ataques contra militares y policías. En 2011, la guerrilla retomó los secuestros de civiles, sobre todo maestros de colegio, pero la gran mayoría recuperó la libertad al cabo de días o semanas.

Los kurdos son la minoría étnica más numerosa sin Estado propio. Descendientes de los medos se asientan desde hace más de treinta siglos en los 500 mil kilómetros cuadrados que forman el Kurdistán, desde los montes Taurus de la Anatolia oriental, en Turquía, a los montes Zagros del oeste iraní y el norte de Irak.

Su población está repartida entre Turquía (15 millones), Irán (10 millones), Irak (6,5 millones), Siria (dos millones) y Armenia (un millón).

Compartir: 

Twitter
 

Festejos kurdos en Turquía por el año nuevo persa, tras el anuncio del desarme.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.