EL MUNDO › LA ONU PRESENTó EL INFORME DE LOS INSPECTORES SOBRE EL ATAQUE EN SIRIA

Confirman el uso de gas sarín

Según las investigaciones, cuyo objetivo era analizar si se utilizaron armas químicas y no quién lo hizo, se dispararon misiles con gas nervioso sarín en Ein Tarma, Moadamiyan y Zamalka, zonas próximas a Damasco.

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, presentó el informe del equipo de expertos que confirmó el uso de gas sarín en un ataque en Siria a fines del mes pasado. El funcionario adelantó, sin embargo, que son otros los que tienen que decir quién las usó y determinar responsabilidades. “La conclusión es que se utilizaron armas químicas en el actual conflicto entre las partes en la República Arabe Siria, también contra civiles, incluidos niños, a relativamente gran escala”, explica el texto de 38 páginas presentado ante el Consejo de Seguridad de la ONU. Según las investigaciones, cuyo objetivo era analizar si se utilizaron armas químicas y no quién lo hizo, se dispararon misiles con gas nervioso sarín en Ein Tarma, Moadamiyan y Zamalka, zonas próximas a Damasco.

Luego de presentar el documento, Ban habló ante la prensa y condenó el ataque con gas sarín del 21 de agosto, que dejó 1400 civiles muertos; lo calificó como un crimen de guerra y advirtió que no puede quedar impune. El secretario general informó que la misión de expertos independientes que viajó en agosto pasado a Siria confirmó, “de manera objetiva e inequívoca”, que se usaron armas químicas en el bombardeo en Ghouta, cerca de Damasco, y aseguró que se trata del peor ataque con armas químicas contra civiles del siglo XXI. Por eso, pidió una repuesta de la ONU. “Insto al Consejo de Seguridad a actuar inmediatamente. Después de dos años y medio de tragedia, es tiempo de que el Consejo de Seguridad muestre liderazgo”, reclamó el secretario general de la ONU en referencia a la guerra civil que azota a Siria y ya dejó más de 100.000 muertos y cerca de dos millones de refugiados. A lo largo del conflicto sirio, el Consejo de Seguridad no emitió resolución alguna relevante debido a un enfrentamiento entre los miembros permanentes con poder de veto. Por un lado, los aliados declarados de las milicias sirias que intentan derrocar al gobierno de Bashar al Assad –Estados Unidos, Francia y Reino Unido– y, por otro lado, los socios incondicionales de Damasco –Rusia y China–, siempre reticentes a autorizar una intervención militar en otro país.

Este enfrentamiento también marcó la recepción del informe. Mientras el embajador ruso ante la ONU, Vitaly Churkin, pidió a sus colegas occidentales que no se precipiten y den tiempo para leer el informe, su par estadounidense, Samantha Power, esbozó su propia interpretación del texto presentado por Ban. “El mandato de la misión no era investigar quién empleó las armas químicas, pero los detalles técnicos del informe dejan claro que sólo el régimen sirio pudo lanzar ese ataque”, aseguró ante la prensa Power. Estados Unidos ya había dicho que en el ataque en Ghouta se habían usado armas químicas y que no tenía dudas de que el gobierno de Al Assad era el responsable.

Durante semanas, el presidente estadounidense, Barack Obama, promovió la idea de un ataque militar contra Siria en castigo por haber usado armas químicas en Ghouta, pero luego tuvo que suspender los planes por falta de apoyo político, tanto dentro de su país como de parte de otras naciones. La misión de expertos de la ONU había llegado a Damasco el 18 de agosto, tras meses de esperar la autorización del gobierno sirio para investigar otros supuestos casos de uso de armas químicas contra civiles, denunciados por los dos bandos.

Tres días después de su llegada, la oposición siria denunció el ataque en Ghouta, en la periferia este de Damasco, por lo que la oficina de Ban pidió a los expertos que se concentraran sólo en esa zona. Durante cinco días, el equipo encabezado por el profesor sueco Ake Sellstrom entrevistó a médicos, testigos y sobrevivientes, tomó muestras de sus cabellos, sangre y ropas y del suelo en Ghouta. El 85 por ciento de las muestras de sangre que fueron analizadas confirmaron que las víctimas habían estado expuestas a gas sarín, mientras que 34 de los 36 pacientes seleccionados para el informe mostraron evidencias de envenenamiento, según explicó ante el Consejo de Seguridad el secretario general de la ONU.

El diplomático surcoreano también detalló que algunas de las víctimas del ataque de Ghouta presentaban restos de “compuestos organofosforados” y síntomas claros asociados al sarín: pérdida de conciencia, dificultades respiratorias, visión borrosa, vómitos y convulsiones. “Mi deseo es que este incidente sirva como una llamada de atención para redoblar los esfuerzos que permitan resolver este conflicto y poner fin al insoportable sufrimiento de la población civil”, pidió el máximo líder de la ONU ante el Consejo de Seguridad.

Este órgano debe, en los próximos días, convertir en una resolución un acuerdo alcanzado entre Estados Unidos y Rusia el sábado en Ginebra que establece un cronograma para que el gobierno sirio entregue y destruya todo su arsenal químico para mediados del año próximo. La iniciativa, ya aceptada por Siria, fue promovida por Rusia como alternativa al ataque que planeaba Estados Unidos.

Mientras Alemania propuso llevar el tema del uso de las armas químicas ante la Corte Penal Internacional en La Haya, Washington y sus aliados europeos están determinados a condicionar el cronograma a posibles sanciones militares contra Damasco, una posibilidad que Moscú sigue rechazando. “Ahora –sentenció Ban– la unidad del Consejo de Seguridad será crítica.”

Compartir: 

Twitter
 

Ban Ki-moon aseguró que se trata del peor ataque con armas químicas contra civiles del siglo XXI.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.