EL MUNDO › SE ENTREGARON DIRCEU Y GENOINO

Presos del “mensalao”

El ex jefe de Gabinete de Luiz Inácio Lula da Silva, José Dirceu, y el ex presidente del gobernante Partido de los Trabajadores, José Genoino, se entregaron ayer a la Policía Federal, luego de que el Supremo Tribunal Federal ordenara la detención inmediata de doce de los condenados por el escándalo de corrupción del mensalao. Dirceu, Genoino y otros cinco condenados por el STF en el llamado juicio del siglo se presentaron en dependencias de la PF de sus lugares de residencia, antes de que esa fuerza de seguridad comenzara a ejecutar las órdenes impartidas por el presidente del alto tribunal, Joaquim Barbosa, según informaron los diarios O Globo y Folha.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, y su predecesor, Luiz Inácio Lula da Silva, analizaron la orden de detención contra los ex dirigentes del PT condenados por corrupción y el impacto que el escándalo puede ocasionar en las elecciones de 2014. El principal condenado por la Corte es Dirceu, quien fue el ministro más poderoso del gabinete de Lula da Silva, al que renunció en 2005 por el mensalao. Dilma y su correligionario Lula conversaron durante más de tres horas en el Palacio de Alvorada, residencia presidencial en Brasilia, sobre la inminente detención de Dirceu, condenado a diez años de prisión por delitos de corrupción activa y haber sido el cabecilla de una organización ilícita.

Según el instructor del proceso, el ministro Joaquim Barbosa, el mensalao fue una red que pagó sobornos a legisladores a cambio de su voto en proyectos que eran de interés del Palacio del Planalto (Presidencia) y financió con recursos ilegales campañas electorales, incluso una de Lula da Silva. En la reunión, Dilma y Lula habrían llegado a la conclusión de que es preferible que los arrestos ocurran este año y no en 2014, cuando Rousseff disputará las elecciones para un segundo mandato, dijeron miembros del gobierno al diario Estado de San Pablo.

“Cómo podría yo tener una opinión sobre una decisión de la Suprema Corte, eso no tiene sentido”, declaró el ex presidente, al ser consultado sobre la orden de prisión contra el hombre fuerte de su gobierno, luego de dejar el Palacio de Alvorada. Presidente honorario del PT, Lula habló brevemente con periodistas en Brasilia a bordo de un auto, donde lo acompañaba Rui Falcao, que la semana pasada fue reelecto como presidente del partido. También agregó que quien tiene que plantear su desacuerdo o no con la orden de detención son los abogados, quienes “saben lo que hay que hacer desde el punto de vista jurídico”.

Fuentes consultadas por Folha de S. Paulo señalaron que Rousseff, Lula y algunos ministros acordaron como estrategia mencionar el hecho de que dirigentes del opositor Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB) no fueron procesados por otros casos de corrupción millonarios, como el de los supuestos sobornos pagados para la construcción del subterráneo de San Pablo. La semana estuvo marcada por la conmoción que causó en el gobierno el posible arresto de Dirceu, del diputado José Genoino, ex titular del PT en 2005 y del ex tesorero de la agrupación, Delúbio Soares, quien negoció en persona los acuerdos ilegales con otros partidos y entidades financieras, según figura en la condena del STF.

Nueve de los condenados, entre ellos Dirceu y Genoino, elevaron recursos para anular el veredicto que los acusó de “asociación criminal”, lo que les permitiría reducir sus penas, apelaciones que serán tratadas por el STF en 2014.

La Policía Federal había informado, por otra parte, que realizaba diligencias para que todos los mandatos de prisión se cumplieran y para trasladar a todos los presos en avión a Brasilia este fin de semana. Dirceu, hombre de mayor confianza de Lula durante su primer mandato y considerado el cabecilla del esquema de corrupción, dejó su casa en Vinhedo al culminar la tarde para ir a entregarse a la superintendencia de la PF en San Pablo. Antes de entregarse a la policía, difundió un documento titulado “Carta Abierta al Pueblo Brasileño”, texto en el que reiteró su inocencia, aseguró ser víctima de una condena injusta y se consideró “un preso político de una democracia bajo presión de las elites”.

Compartir: 

Twitter
 

Dirceu se presentó en la superintendencia policial de San Pablo.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.