EL MUNDO › DIJO QUE REFORMARIA LA CONSTITUCION PARA PRESENTARSE EN 2017

Correa apuesta por la re-re

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, se mostró ayer dispuesto a reformar la Constitución para levantar la restricción para su reelección en 2017. Además, aseguró que revisará su decisión anterior de no presentarse, ante el avance de la oposición en las últimas elecciones locales y para garantizar la continuidad de la llamada Revolución Ciudadana, el proceso político que comenzó con su llegada al poder. “Creo que sobre la base de esta elección (del domingo pasado en que la oposición ganó la alcaldía de Quito), el país debe empezar a debatir seriamente las restricciones que pusimos a la reelección en la Constitución”, expresó el mandatario durante su tradicional informe sabatino de labores. “El triunfo de la derecha en la capital podría ser utilizado como trampolín para intentar desestabilizar al gobierno”, alertó.

“No les estoy diciendo que me voy a lanzar a la reelección, pero sí creo que hay que levantar esas restricciones, sí creo que hay que pensarlo seriamente, sí creo que hay que dejar la puerta abierta en caso de que esos nubarrones se hagan más grandes”, indicó. Correa expresó que no busca nada personalmente en el ejercicio de la presidencia y que su cargo está a disposición del pueblo ecuatoriano, pero dijo estar listo para salir a defender la Revolución Ciudadana.

“Si fuera cierto que la gente votó contra el gobierno, el oficialismo debería haber perdido en todo”, agregó Correa al rechazar los análisis que advertían una derrota del oficialismo en todo el país. Según Correa, el oficialismo alcanzó el 39,5 por ciento del total de votos acumulados en las votaciones del domingo y dijo que por ello sigue siendo la primera fuerza política del país, mientras que la votación ponderada de la oposición no llega al 25 por ciento. También observó que, de acuerdo con los datos que dispone, AP y sus aliados habrían captado más del 50 por ciento de los votos para prefecturas (gobernaciones), seguido del derechista CREO (Creando Oportunidades) con el 12 por ciento.

Pero pidió a los integrantes de su fuerza política “estar en las trincheras para defender lo alcanzado”. Retó también a sus opositores a propiciar su propia reelección: “Si, como dicen, el gran derrotado (en las elecciones del domingo) fue Correa, van a ser los más entusiastas en apoyar la reelección presidencial, porque seguramente perderemos en 2017”. Tras apuntar que su responsabilidad es garantizar la continuidad de su proyecto político, el jefe de Estado destacó que el triunfo del domingo pasado podría hacer que la oposición, a quien Correa engloba en “la derecha”, intente desestabilizar a su gobierno. “No es una derecha silvestre, sin mayor perspectiva, la que ganó en Quito, sino una derecha organizada, con apoyo internacional, con una estrategia de poder, y que entra en el marco de la nueva ofensiva imperial contra los gobiernos progresistas de América latina”, manifestó Correa.

“O nos renovamos o perecemos”, alertó Correa al evaluar los problemas de AP, aunque repitió que la tendencia de izquierda era la gran triunfadora de los comicios del domingo pasado. “Las fuerzas de izquierda somos más del 50 por ciento del país y la derecha no llega al 38 por ciento”, remarcó, y no descartó convocar a una alianza de todas las fuerzas progresistas para detener los avances de la derecha.

Aclaró que no aludía directamente al alcalde electo, Mauricio Rodas, quien se autoproclama como centroprogresista, pero aseguró que la gente que rodea al nuevo jefe de Gobierno de Quito prepara un modelo “antinacional” y “antipatriótico”. Por ello, reiteró que su gobierno aún tiene metas por cumplir. “Mucho por hacer para que este proceso sea irreversible y poder dejar a nuestros hijos un país sin tanta manipulación y corrupción, un país bañado en verdad, un país sin los poderes de siempre acechando para volver a dominarnos”, dijo.

La Constitución aprobada en 2008 impide la reelección presidencial más allá de un segundo período, pero la gobernante AP ostenta una amplia mayoría para eliminar ese obstáculo, y así lo anunció la presidenta de la Asamblea Nacional, Gabriela Rivadeneira. “Nosotros hemos planteado, no ahora sino desde siempre, la posibilidad de que el presidente Rafael Correa pueda ir de nuevo a las urnas”, declaró Rivadeneira, quien es militante de AP.

De acuerdo con la líder parlamentaria, la bancada del partido gobernante se reunirá en los próximos días para debatir una eventual enmienda constitucional al artículo que impide la reelección presidencial indefinida. El movimiento oficialista Alianza País, que cuenta con 100 votos de los 137 escaños en la Asamblea Nacional, planteó el viernes la discusión sobre este tema a fin de permitir que su líder compita en las próximas elecciones.

El miércoles próximo, los asambleístas de gobierno tendrán una primera reunión para optar por la enmienda constitucional que tiene ya el espaldarazo y la aceptación de Correa.

Compartir: 

Twitter
 

Correa anuncia en su programa de televisión que está dispuesto a seguir en 2017.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.