EL MUNDO › DESPUES DE LA CALMA TRAS LOS SAQUEOS, VUELVE LA TENSION AL NORDESTE DE BRASIL

Se acuarteló la policía militarizada

El acuartelamiento de los uniformados se debe a que el viernes fue arrestado el líder del movimiento de policías, el ex agente y actual concejal por el opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) Marco Prisco.

La policía militarizada de Bahía permanecía acuartelada y amenazaba ayer con reanudar la huelga de dos días concluida el jueves, durante la cual hubo saqueos y se registraron al menos 39 muertos en esta ciudad, que será sede durante el Mundial de Fútbol que comienza en junio. El comandante de la policía militarizada de Bahía, Alfredo Castro, informó que el acuartelamiento se debe a que el viernes fue arrestado el líder del movimiento de policías, el ex agente y actual concejal por el opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) Marco Prisco. Según Castro, la detención de Prisco se debe a un proceso penal contra él y otras seis personas vinculado a una huelga de 2012 y que también fue liderada por el ex policía. Electo tras una huelga organizada en la víspera del Carnaval de 2012, Prisco busca ser electo diputado estatal en las elecciones generales de octubre.

El viernes por la noche, la Policía Federal arrestó a Prisco, a pedido del Ministerio Público (fiscalía), acusado de cometer delitos durante la huelga anterior, entre ellos algunos calificados como “crimen político grave”, como el haber atentado contra la seguridad nacional al promover la interrupción de servicios esenciales. El soldado Ivan Leite, portavoz de la asociación de policías y bomberos de Bahía (Aspra) presidida por Prisco, dijo que “casi el ciento por ciento” de los agentes está paralizado, incluso los que integran batallones especiales.

El acuartelamiento derivó en un aumento de la violencia en Salvador, añadió Castro, aunque no dio detalles sobre los incidentes. Según el diario Folha de São Paulo, al menos 16 asesinatos se produjeron en Salvador y su región metropolitana entre las 19 horas del viernes y las 5.50 de ayer. En ese lapso, al menos 20 automóviles fueron robados. Entre el martes y el jueves, período en que duró la huelga realizada en demanda de un reajuste salarial que fue finalmente concedido, al menos 39 personas murieron en el marco de los disturbios, que incluyeron saqueos, robos y actos de vandalismo. La policía de Bahía ya hizo en 2012 una huelga de 12 días que desató una ola de violencia y dejó 157 muertos.

Para contener la situación, la presidenta Dilma Rousseff autorizó el envío de unos 6000 soldados del ejército y agentes de la Fuerza Nacional de Seguridad, que depende del Ministerio de Justicia. “Es inadmisible que la seguridad de la población bahiana esté en riesgo”, lamentó la mandataria. Las tropas federales arribaron el miércoles a la capital bahiana y en principio permanecerán allí hasta el lunes. Su permanencia en la ciudad aun después de concluida la huelga fue decidida el jueves por las autoridades. A raíz de la tensión generada por el acuartelamiento y la paralización policial, el comercio y el transporte colectivo en Feira de Santana y Salvador –las principales ciudades de ese estado– no volvió a funcionar, inclusive cuando las calles son patrulladas por las tropas federales.

La Justicia de Bahía decidió el miércoles que la huelga era ilegal e impuso una multa de 50.000 reales por día (unos 22.000 dólares) al sindicato de huelguistas si no retomaban el trabajo. Un día después, la Justicia federal determinó la suspensión inmediata de la huelga, tras fijar una multa de 1,4 millones de reales (620.000 dólares) y bloquear los bienes de los responsables de la paralización. La crisis de seguridad en Salvador se agudiza cuando faltan 53 días para que comience el Mundial de Fútbol, que se disputará desde el 12 de junio al 13 de julio. Seis partidos de la Copa se disputarán en el estadio de la capital de Bahía, Fonte Nova: España-Holanda, el 13 de junio; Alemania-Portugal, el 16 de ese mes; Suiza-Francia, el 20; Bosnia-Irán, el 25; un partido de los octavos de final, el 1º de julio, y uno de cuartos, el 5 de ese mes.

Fuentes del gobierno estiman que la huelga de Bahía puede ser emulada en otros estados cuando restan 53 días para el Mundial. Por esta razón, efectivos del ejército están acantonados desde hace días en el Conjunto de Favelas de la Maré, en Río de Janeiro, donde se quedarán hasta 18 días después de la final del Mundial, que se disputará en el estadio Maracaná, según lo dispone un decreto firmado por Rousseff.

El ministro brasileño Gilberto Carvalho, secretario general de la Presidencia, opinó que las policías estaduales están “politizadas” y admitió que esto preocupa al gobierno en vísperas del Mundial de Fútbol, cuando se esperan manifestaciones. “Indudablemente estamos frente a un proceso de politización de las policías provinciales... estamos viendo la resistencia de las policías provinciales a que se cambien sus antiguas estructuras”, declaró Carva-lho. “Es posible que los sindicatos policiales puedan querer aprovechar la Copa del Mundo, cuando la presencia de la policía es muy importante, para poner el cuchillo en el cuello de las autoridades exigiendo un aumento salarial. Pero esto no llega a configurar un partido policial”, agregó el funcionario.

Por su parte, Isaac Jorge, portavoz del gobernador de Bahía, Jaques Wagner, explicó que “será revisado el código de ética policial”, una de las demandas de los huelguistas, y se aumentará el sueldo, aunque esto deberá ser posiblemente aprobado por la Asamblea Legislativa, porque representa un aumento en el presupuesto del estado. La tasa de homicidios en el estado de Bahía aumentó un 400 por ciento entre los años 2000 y 2010, a 41,1 por cada 100.000 habitantes, según el oficial Instituto de Investigaciones Económicas Aplicadas (IPEA).

Compartir: 

Twitter
 

“Es inadmisible que la seguridad de la población bahiana esté en riesgo”, lamentó Dilma Rousseff.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.