EL MUNDO › EN MOSUL Y ALREDEDOR DE KOBANI, AVIONES DE LA COALICION ATACARON BLANCOS JIHADISTAS

Las bombas van cayendo en Siria e Irak

El rebrote de violencia está vinculado con el inicio de la ofensiva de EE.UU., llamada Operación Determinación Inherente, para acabar con el grupo islamista. Mas de 1200 personas murieron en octubre en Irak por el conflicto armado.

Las fuerzas militares de Estados Unidos efectuaron cinco ataques aéreos contra el Estado Islámico (EI) en Siria, y otros cinco en Irak, informó el mando central (Centcom). En Siria, los bombardeos tuvieron lugar cerca de la ciudad de Kobani, ubicada en la provincia de Alepo y uno de los tres principales enclaves kurdos en ese país. En tanto, 161 “peshmergas” –milicianos kurdo-iraquíes– entraron ayer en un convoy de una veintena de camiones desde territorio turco para sumarse a la defensa de la ciudad siria frente al ataque del grupo extremista.

En Irak, los bombardeos de las fuerzas estadounidenses, que contaron con el apoyo de países de la coalición internacional creada para acabar con los jihadistas, destruyó un vehículo del EI al sudoeste de la represa de Mosul. Cerca de la zona iraquí de Al Qaim, en la frontera con Siria, los ataques también golpearon cuatro propiedades del EI y destruyeron o dañaron cuatro vehículos de los fundamentalistas.

“Los ataques se llevaron a cabo como parte de Determinación Inherente, la operación para eliminar al grupo terrorista EI y la amenaza que representa para Irak, la región y el resto de la comunidad internacional”, según el comunicado del Centcom.

Al menos 1273 personas murieron y 2010 resultaron heridas por actos de terrorismo y violencia cometidos durante octubre en Irak, informó ayer la misión de Naciones Unidas en ese país (Unami). El desglose de la cifra de fallecidos devela la muerte de 856 civiles, entre ellos 139 miembros de la policía civil, y 417 miembros de las fuerzas armadas iraquíes y de las “peshmergas”.

Los actos de violencia y terrorismo cometidos en octubre en el país provocaron además heridas a 1490 civiles, entre ellos 172 integrantes de la policía civil y 520 militares. Por provincias, Bagdad fue el distrito con mayor número de fallecidos, al haber registrado 379 víctimas mortales civiles, seguida de Saladino (167 civiles y militares fallecidos), Diyala (100), Nínive (87), Babel (61), Kerbala (17) y Kirkuk (16).

El representante de la ONU en Irak, el búlgaro Nikolai Mladenov, exigió al gobierno iraquí que se asegure de que los responsables de estos “crímenes bárbaros” sean llevados ante la Justicia. En el comunicado no se especifican las circunstancias en la que murieron los integrantes de las fuerzas de seguridad y tampoco se ofrecen cifras sobre el número de muertos o heridos en las filas del EI.

Sin embargo, el rebrote de violencia está relacionado con el inicio de la ofensiva estadounidense para acabar con el grupo islamista. Irak vive desde el pasado junio una cruenta guerra contra el EI, que proclamó un califato en zonas del país y de Siria bajo su control.

Por otra parte, un edificio de los radicales fue destruido durante la operación militar norteamericana en Siria, y nueve posiciones del EI resultaron también dañadas, indicó el Centcom. Los jihadistas iniciaron una ofensiva el pasado 16 de septiembre contra Kobani y, desde entonces, está completamente cercada por los radicales, excepto por el norte, donde limita con Turquía.

Los “peshmergas” pasaron ayer su primer día en el enclave de Kobani, en la frontera entre Siria y Turquía, familiarizándose con el terreno, sin tomar parte en la batalla que libran sus colegas kurdo-sirios contra los jihadistas. “Hoy no participaron en la batalla porque necesitan tiempo para conocer la población y la zona”, dijo el comandante y portavoz de las Unidades de Protección del Pueblo (milicias kurdo-sirias) Polat Can.

Los “peshmergas” llegaron a Kobani con artillería y armas pesadas, por lo que prestarán apoyo con este tipo de armamento a los combatientes kurdo-sirios. “Trabajarán mano a mano con nuestras tropas y lo harán en coordinación con la sala de operaciones conjunta que hemos constituido”, indicó Can, que subrayó que dicha sala será la encargada de asignar las tareas.

Los “peshmergas” se trasladaron a Turquía hace cuatro días, para desde allí desplazarse a Kobani, después de que el Parlamento de la región autónoma del Kurdistán de Irak aprobara el envío de efectivos al enclave kurdo-sirio para defenderlo de la ofensiva del EI.

Desde el principio del ataque, los kurdo-sirios, pertrechados con armas ligeras y medianas, se quejaron de su inferioridad frente a los extremistas, que disponen de carros de combate y armas pesadas. Los choques prosiguen en el este y el norte de Kobani entre las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo y el EI.

Durante esta semana los enfrentamientos fueron intensos y, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, desde el miércoles pasado al menos cien miembros del EI murieron.

Entre los fallecidos hay integrantes de la llamada “policía religiosa” del EI, que fueron enviados a Kobani desde otras zonas bajo su control en la provincia de Alepo, donde se ubica esta ciudad, y desde Al Raqa para hacer cumplir con sus preceptos, pero que finalmente se unieron a los combates. El viernes por la noche, las fuerzas kurdo-sirias frustraron un atentado que el EI iba a cometer con un coche bomba en el nordeste de la ciudad, y desde entonces –aseguró Can– el grupo se limitó a lanzar algunos proyectiles de mortero.

Compartir: 

Twitter
 

Un avión despega del portaaviones USS Carl Vinson en la zona del conflicto con el EI.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.