EL MUNDO › AVANCE JIHADISTA EN LIBANO, COMBATES EN SIRIA Y RECLUTAMIENTO EN EUROPA

Secuestro masivo en dos pueblos de Irak

Una centena de militantes del EI llegaron ayer en unos 30 vehículos y rodearon las poblaciones de Gharib y Al Shajara. Buscaban a 15 hombres que habían quemado su bandera y capturaron decenas de personas en ambos pueblos.

La organización Estado Islámico (EI) realizó ayer un secuestro masivo en Irak, intentó tomar el control de aldeas del Líbano, sostuvo combates con el ejército sirio y continuó reclutando jihadistas en Europa.

Por un lado, un grupo de sus milicianos secuestró a 170 habitantes de dos poblaciones en Irak, en una de las cuales se habría quemado una bandera de la organización. Una centena de militantes llegaron ayer en unos 30 vehículos y rodearon las poblaciones de Gharib y Al Shajara, al oeste de Kirkuk, según informaron los círculos de los servicios de seguridad de Irak.

Según relataron los residentes de Gharib, los miembros del Estado Islámico buscaban a 15 hombres que habían quemado su bandera, y capturaron alrededor de 90 personas del pueblo. Respecto de Al Shajara, la otra aglomeración, un testigo dijo que las mujeres del lugar suplicaron a los militantes que no lastimaran a los hombres secuestrados. Los miembros de Estado Islámico les aseguraron que se limitarían a investigar la quema de la bandera, y sólo castigarían a los responsables de los hechos.

“Los secuestrados fueron llevados a la ciudad de Hawijah, donde Daesh (Estado Islámico) tiene una prisión y un tribunal”, dijo un oficial de la organización.

Los secuestros masivos se convirtieron en una práctica habitual en la zona de influencia de Estado Islámico, un califato que comprende desde el norte de Irak hasta el oeste de Siria, territorio que controla desde junio pasado.

Por otro lado, milicianos de EI escondidos en las montañas de la frontera sirio-libanesa intentan tomar el control de las aldeas libanesas cercanas, aseguró el jefe de Seguridad del Líbano. El mayor general

Abbas Ibrahim dijo que las fuerzas libanesas están en alerta máxima para evitar que los milicianos se apoderen del territorio libanés cercano a las montañas Qalamoun, que demarcan la frontera oriental del Líbano con Siria.

Según el jefe de Seguridad del Líbano, en el último tiempo el EI ha aumentado su número de milicianos en el área Qalamoun con el objetivo de asegurar el territorio transfronterizo para reforzar sus operaciones sirias. “Estado Islámico no quiere dominar Qalamoun, sino que quiere utilizarlo para asegurarse la espalda en la región mediante el control de pueblos (libaneses) en contacto con dicha área”, consideró.

“Los militares y las fuerzas de seguridad están en alerta máxima”, aseguró el mayor libanés. Las incursiones transfronterizas del Estado Islámico se suman a la preocupación de que el Líbano pueda involucrarse aún más en el conflicto de la vecina Siria.

La guerra civil que estalló hace cuatro años en dicho país ya salpica al Líbano, donde en 2014 EI y el Frente Al Nusra (rama de Al Qaida en Siria), atacaron la ciudad libanesa de Arsal y secuestraron a varios soldados. Asimismo, hombres armados entre los que había milicianos de EI se enfrentaron con el ejército en la ciudad costera de Trípoli. EI manifestó su intención de extender su califato hacia Israel, Palestina, Jordania, Chipre, Líbano, y el sur de Turquía.

El califato es un sistema de gobierno similar al de una república aristocrática, en el que el califa se erige como líder máximo del pueblo y del Islam y gobierna siguiendo los preceptos de la sharia (ley islámica)

En los últimos meses, los combates se han intensificado en Qalamoun y otras áreas a lo largo de la frontera donde EI y otros insurgentes se enfrentan a las fuerzas del gobierno sirio.

Ibrahim aseguró que EI es el grupo armado dominante en Qalamoun, donde en el último tiempo “unos 700 nuevos combatientes prometieron lealtad al grupo jihadista, por lo que ahora son más de 1000 combatientes”. Esta situación puso en alerta al gobierno libanés, que estudia establecer requisitos más estrictos para los sirios que quieran cruzar la frontera debido a la prolongación de la guerra civil, según informó ayer un alto cargo de la seguridad libanesa. Las autoridades migratorias libanesas requerirán a los sirios, a partir del próximo lunes, que detallen el propósito y la duración de su estancia. Sin embargo, Ibrahim aseguró que los sirios seguirán sin necesitar un visado especial para ingresar en Líbano. Las nuevas medidas de control fronterizo pretenden evitar un aluvión de refugiados. Además, Beirut intentará, de este modo, evitar la llegada de miembros de Estado Islámico que pretendan entrar al país disfrazados de víctimas de guerra.

La organización Estado Islámico preocupa no sólo a Oriente Medio. Ayer, el diario belga Le Soir reveló que cada mes se trasladan desde Bélgica diez hombres para sumarse a la agrupación jihadista. En total sumarían 184 combatientes transferidos desde el país europeo, y el informe agregó que unos 100 murieron en combate o permanecen desaparecidos. El ministro de Interior belga, Jan Jambon, lanzó un proyecto piloto con expertos de propaganda antijihadista. Se trata de un proyecto europeo, destinado a los 28 países de la Unión Europea, pero que se gestionará desde Bélgica. Pero según Le Soir, los expertos dudan de su eficacia .

Compartir: 

Twitter
 

Un joven camina entre escombros en Faluja, Irak, ciudad bajo el control del EI.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.