EL MUNDO › EL GOBIERNO COLOMBIANO ENVIó A UN GRUPO DE MILITARES A CUBA PARA CONVERSAR CON LAS FARC

Un giro importante en el diálogo de paz

Este jueves, militares y guerrilleros instalarán la subcomisión de cese del fuego de ambas partes y dejación de armas, cuando han pasado más de dos años de negociaciones entre el gobierno de Santos y las FARC.

 Por Katalina Vásquez Guzmán

Desde Medellín

Con la llegada de un grupo de militares ayer a La Habana, Cuba, el proceso de paz con la guerrilla de las FARC dio un punto de giro definitivo. Este jueves, militares y rebeldes instalarán la subcomisión de cese del fuego y dejación de armas, cuando han pasado más de dos años de negociaciones entre el gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Se trata de un grupo que por primera vez se encuentra fuera del campo de batalla para dialogar formalmente los altos mandos militares de Colombia y los guerrilleros, sus enemigos por cinco décadas.

Según el presidente Juan Manuel Santos, se trata de “un paso trascendental” en el proceso de paz y llamó la atención sobre los cuidados que hay que tener en el posible cese del fuego de parte del Estado –la guerrilla ya lo decretó en diciembre pasado–. “El no cese del fuego obedece a que en el pasado fue aprovechado por la guerrilla para rearmarse, para debilitar al Estado, para encontrar el espacio político”, aseguró el mandatario durante su visita a España.

La Delegación de Paz de las FARC Ejército del Pueblo, así como algunos sectores de la sociedad civil, en especial las víctimas, han presionado los últimos meses para que el diálogo avance con el silencio de los fusiles. “Yo he querido construir este proceso aprendiendo de los éxitos y fracasos de los muchos intentos en Colombia y en otros procesos. Y hemos querido ser cuidadosos, planear cada paso muy bien, analizarlo muy bien”, explicó ayer Santos a la TV española.

Para conversar sobre cómo se llevaría a cabo un eventual cese del fuego de ambas partes, así sobre cómo sería la dejación de armas de la guerrilla en caso de firmarse un acuerdo, se conformará la subcomisión que comienza pasado mañana. En representación de las fuerzas militares oficiales arribaron ayer los brigadieres generales Martín Fernando Nieto y Alfonso Rojas Tirado, del ejército nacional; Oswaldo Rivera, brigadier general del Aire; el contraalmirante Orlando Romero de la armada nacional y el brigadier general Alvaro Pico, de la Policía Nacional, bajo la coordinación del mayor general Javier Flórez, quien ya había visitado La Habana en el marco de los diálogos y será el jefe del equipo encargado de la subcomisión. Página/12 pudo conocer que los representantes de las FARC en dicha subcomisión son los comandantes rebeldes Carlos Antonio Lozada, Fabián Ramírez, “Romaña” Henry Castellanos y una comandante rebelde. Milton de Jesús Toncel Redondo, cuyo nombre de guerra es Joaquín Gómez, será el par del general Flórez encabezando la subcomisión.

De acuerdo con la revista Semana, los generales pidieron algunas condiciones para viajar e integrar el grupo de negociadores. “Primero que los cinco deben estar unidos en todo momento y no podrán ser invitados a reuniones por separado. También, que ninguno de ellos hará exposiciones sobre el tema del conflicto, por lo que sólo escucharán las propuestas, y que sería el alto mando el que tome las decisiones posteriores.” Además, se dice que los rebeldes solicitaron los currículums de los altos mandos militares previa su llegada.

Al producirse este encuentro, será la primera ocasión en que entre ellos medien las palabras y no el fuego armado. Por eso, Colombia recibió con optimismo la noticia del viaje de los militares que se sigue inmediatamente después de la visita del enviado del gobierno de Estados Unidos, Bernie Aronson. El norteamericano se reunió por separado con ambas delegaciones, lo que algunos sectores observaron como un buen paso y un espaldarazo de confianza a los diálogos en La Habana.

El jefe del equipo negociador del gobierno, Humberto de La Calle, aclaró sobre la subcomisión que “este equipo trabajará en las recomendaciones que las fuerzas armadas le harán a la delegación del gobierno en materia de cese del fuego bilateral y definitivo y dejación de armas. La subcomisión sesionará en paralelo a las discusiones de la mesa de conversaciones”, agregando que la subcomisión no constituye una instancia de negociación. De La Calle enfatizó que la presencia de miembros de las fuerzas armadas “sólo debe darle confianza y tranquilidad al pueblo colombiano. Es entre los hombres que han vivido la guerra los que ayudarán a construir el tránsito hacia la paz”. Para la ex senadora liberal Piedad Córdoba, la llegada de los militares a Cuba es un “gran avance”.

El ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, envió por su parte un mensaje de tranquilidad al pueblo colombiano que, en parte, desconfía de las negociaciones tomando como referente los diálogos del Caguán hace diez años, gracias a los cuales la guerrilla se fortaleció militarmente, y que terminaron en ruptura. Pinzón explicó que no hay arquitectos más importantes para la paz que los militares y los policías. “Ahora contribuyen con su conocimiento y experticia para ver si es posible llegar a un desarme definitivo”, afirmó el ministro, para quien, en esta ocasión, los militares no se van a “dejar meter goles”.

Compartir: 

Twitter
 

“Yo he querido construir este proceso aprendiendo de los éxitos y fracasos”, dijo Santos desde España.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.