EL MUNDO › ROUSSEFF Y EL EX MANDATARIO DE BRASIL ESTAN BAJO ASEDIO DE JUECES Y MEDIOS

Encerrona judicial contra Dilma y Lula

La presidenta fue citada por el Tribunal Superior Electoral –encabezado por un juez simpatizante de Cardoso– que investiga los gastos de la campaña de 2014 y respondió por escrito a una requisitoria del magistrado a cargo de otra causa.

 Por Darío Pignotti

Desde Brasilia

El diputado Cunha (der.), opositor a Dilma, está a cargo del brazo destituyente en el Congreso.

Cerco que se cierra. La presidenta Dilma Rousseff fue citada ayer por el Tribunal Superior Electoral (encabezado por un juez simpatizante de Fernando Henrique Cardoso) que investiga los gastos de la campaña de 2014, cuando fue reelecta causando una frustración de la que aún no se repone el ex candidato Aécio Neves, del Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB) y devenido dirigente del campo golpista. Campo donde confluyen fuerzas partidarias como el PSDB de Neves y Cardoso, propietarios de medios, algunos jueces y sectores de la policía.

Precisamente un comisario federal anunció ayer haber iniciado averiguaciones sobre la relación del ex mandatario Luiz Inácio Lula da Silva con lobbistas acusados de sobornar a funcionarios en beneficio de empresas en una causa conocida como Zelotes. Hasta el momento no se han presentado pruebas contra Lula en ninguna de las averiguaciones en curso, salvo algunos indicios de impacto noticioso como un bote de aluminio de 1250 dólares que el fin de semana ilustró las página electrónicas de grandes medios.

A partir de la canoa sin motor con capacidad para cinco personas (mejor si fueran delgadas) varios analistas llegaron a la conclusión de que ese “navío” es el eslabón que une al ex presidente con una casa de fin de semana mal habida, donde iba a pescar, y un departamento en un edificio construido por el sindicato de bancarios frente al mar. Donde nadie lo vio tomando sol ni a Lula ni a su esposa, pese a lo cual un fiscal del interior de San Pablo citó a ambos.

La prensa y voceros de la Justicia repiten que Lula es titular de ese inmueble pese a que él demostró con documentos no serlo. Esos mismos medios sostuvieron que una cadena de elementos que imputarían a Lula acabará por imputarlo en el mayor de los procesos: la causa “Lava Jato” por corrupción en Petrobras.

Volvamos a los hechos de ayer cuando el diputado Eduardo Cunha, a cargo del brazo destituyente en el Parlamento, autorizó la creación de una comisión investigadora cuyo propósito declarado es develar los lobbies en el caso Zelotes, pero su razón es colaborar con la encerrona contra Dilma y Lula.

Paralelamente la presidenta respondía por escrito a una requisitoria del magistrado a cargo de la causa Zelotes que al convocarla posiblemente buscó notoriedad y sumar complicación al gobierno, pues no hay nada que la vincule con los ilícitos contemplados en ese proceso.

“Están queriendo linchar a Lula... él es un ciudadano como cualquier otro, no queremos que esté encima de la ley. Ahora, no vamos a quedarnos de brazos cruzados frente a los ataques livianos y sin base legal, vamos a salir a defenderlo” prometió la senadora Fátima Bezerra, hablando en nombre del Partido de los Trabajadores ante el plenario de la Cámara alta.

El partido de Lula y Dilma junto a sindicatos y movimientos sociales planean un acto de “desagravio” para fin de mes, que incluye un abrazo al edificio junto al mar construido por el sindicato de los bancarios.

Sol y nubes

Si no fuera por estas maniobras judiciales informadas anoche con un título catástrofe en el Jornal Nacional de la cadena Globo, dando por segura la culpabilidad de Lula, esta primera semana de febrero se presentaba como el clima en Río de Janeiro en vísperas del Carnaval: soleado y con decenas de miles de personas en la playa.

Lejos de la “tormenta perfecta” que los pronosticadores de la oposición habían anunciado para el verano que está promediando.

Obviamente los relámpagos indican que se avecina algún chaparrón: el campo opositor (políticos-editores-jueces) comenzó a trabajar, posiblemente coordinado, para que caigan rayos sobre Dilma y Lula.

Cristiano Zanin Martins, abogado de Lula, se “sorprendió” y consideró “ilegal” la actitud del comisario Marlon Cajado, quien inició una investigación por su cuenta contra el ex presidente, paralela a la que lleva adelante el juez a cargo de la causa Zelotes.

Actitudes como las de Cajado no se ajustan a derecho, son “políticas” aseguró el comisario retirado Armando Coelho Neto.

“Yo no creo que haya un combate a la corrupción, lo que estamos viendo es una guerra declarada al PT... No soy del PT y hay muchas cosas del PT que no me gustan”, completó Coelho Neto, quien presidió la asociación de comisarios de la policía federal.

Con estas embestidas judiciales el campo destituyente parece lanzado a recuperar terreno luego de haber fracasado el vendaval que arrasaría con Dilma y Lula debido a una serie de iniciativas tomadas por el gobierno desde diciembre y enero (Dilma no tomó vacaciones mientras Aécio Neves se fue a Miami), a la inacción del PSDB, paralizado por la fractura interna, y el repudio que causa Eduardo Cunha, incluso en el público golpista, luego de conocidas sus cuentas millonarias en el exterior.

Brasilia era un hervidero de rumores ayer por la tarde. Los había de toda índole, y de credibilidad variada. Entre ellos los que sugerían que el juez y los fiscales de la causa por Petrobras, sabidamente antilulistas, pueden anunciar nuevos allanamientos en los próximos días.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.