EL MUNDO › OBAMA PRESENTO UN PLAN DE 450 MILLONES DE DOLARES PARA RESPALDAR EL POSCONFLICTO EN COLOMBIA

EE.UU. es un socio también en la paz

Santos y Obama se reunieron por los 15 años del Plan Colombia –de lucha contra el narcotráfico y la insurgencia– en momentos en que Colombia negocia un acuerdo con las FARC.

El presidente estadounidense, Barack Obama, anunció ayer el lanzamiento de un plan para financiar la paz en Colombia de inicialmente 450 millones de dólares. El paquete de medidas, que se enmarca en el 15º aniversario del Plan Colombia, consiste en un aumento de los recursos destinados al país andino y pone su énfasis en programas diseñados para el posconflicto.

Obama hizo el anuncio luego de reunirse en privado en el Salón Oval de la Casa Blanca con su par colombiano, Juan Manuel Santos. “De la misma manera en que Estados Unidos fue un socio de Colombia en tiempos de guerra, seremos sus socios en la paz”, aseguró el jefe de Estado estadounidense. “Estamos unidos por una visión común de un futuro más justo, más equitativo y más próspero para nuestra gente”, aseguró el anfitrión. El paquete de asistencia, el cual llevará el nombre Paz Colombia y que suma unos 450 millones de dólares, será presentado oficialmente al Congreso el próximo 9 de febrero cuando entregue su proyecto del presupuesto para el año fiscal 2017 (que arranca en octubre) y desde allí iniciará su trámite en el legislativo, que es quien tiene la última palabra. Su trámite no será fácil porque, si bien a Obama le corresponde presentar el presupuesto del año entrante, para entonces habrá otro presidente en la Casa Blanca, al igual que un nuevo Congreso, que será elegido el 8 de noviembre. Y eso en general se traduce en un año en el que no avanzan muchas iniciativas.

Como parte de la nueva estrategia –dijo Obama– Estados Unidos se comprometerá con el proceso de desminado del territorio colombiano, para que en cinco años no haya una sola mina antipersonal. Esta iniciativa será liderada directamente por el secretario de Estado, John Kerry. “Cuando Colombia estaba devastada por la violencia, la insurgencia, muchos de ustedes perdieron a seres queridos. Por eso se forjó el Plan Colombia”, recordó el líder demócrata. “Colombia era un país al borde del colapso, ahora está al borde de la paz.”

Por su parte, el presidente Santos llenó de elogios al gobierno estadounidense por su respaldo. “La paz será el broche de oro del Plan Colombia y el comienzo de un nuevo capítulo de colaboración y amistad entre nuestras dos naciones. Un capítulo al que hemos decidido llamar Paz Colombia”. El jefe de Estado colombiano dijo que su par estadounidense fue una de las primeras personas en las que confió su intención de comenzar un proceso de paz. “Creo que represento a los habitantes de América latina y el Caribe, a los pueblos que viven al sur del río Grande, cuando le digo gracias. Gracias, señor presidente, por su audacia al restablecer las relaciones diplomáticas con Cuba. Y gracias por entender que la paz en Colombia es la paz en la región”, agregó.

Sobre el Plan Colombia, Santos dijo que existe la percepción de que fue una estrategia exclusivamente militar o de seguridad, pero aseguró que fue más allá de esos motivos. “La razón de su éxito es que fue una estrategia integral, una estrategia que apostó también por los programas sociales, por la justicia, por el desarrollo rural y el fortalecimiento de nuestras instituciones democráticas”, explicó.

Además de la reunión con Obama, la agenda de ayer del presidente Santos incluyó un desayuno con el vicepresidente Joe Biden y un encuentro con el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, donde el mandatario destacó y agradeció el apoyo de dicha institución para el avance de los diálogos de paz en La Habana. “La legitimidad de este proceso radica en la credibilidad que tenga frente a las instituciones como la OEA, la Comisión y Corte Interamericana de Derechos Humanos”, dijo.

Previo al encuentro con Almagro, Santos participó en la ofrenda al “Soldado desconocido”, en el cementerio de Arlington, donde también se refirió al proceso de paz. “Hace varias semanas no muere un soldado ni un policía en Colombia por causa del conflicto con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), y así debe seguir”, dijo. “No hay muerte más absurda y más dolorosa que la de la víspera de la paz”. Durante su estadía en Washington, el mandatario andino también se reunió con líderes demócratas y republicanos para explicarles detalladamente el proceso de paz, ya que de ellos depende la autorización para liberar los fondos.

Apenas quedan 50 días para que se cumpla la fecha límite que el Gobierno y las FARC se dieron en septiembre para alcanzar un acuerdo final después de tres años de negociaciones en La Habana. El 23 de marzo podría suponer el fin de una guerra de más de 50 años, que dejó casi ocho millones de víctimas. No obstante, todavía queda por concretar las zonas de concentración de los guerrilleros y las condiciones de dejación de armas. De hecho, Santos ya abrió la puerta el miércoles a que la fecha de la firma se pudiese extender, sin que esta peligrase. Las autoridades colombianas están trabajando en ver cómo explicarían a la sociedad una extensión de las negociaciones sin que esto suponga un coste político.

Compartir: 

Twitter
 

“Colombia está al borde de la paz”, dijo Obama junto a Santos.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.