EL MUNDO › LAS TROPAS RUSAS COMENZARON A ABANDONAR SIRIA Y EN GINEBRA SE INICIABAN LAS NEGOCIACIONES DE PAZ

La guerra seguirá contra EI y Al Qaida

Tras los armisticios con los sectores de la oposición respaldados por Occidente, Rusia retiró sus tropas, aunque seguirán las operaciones contra los grupos más recalcitrantes como Estado Islámico y Al Qaida.

El primer grupo de aviones de combate rusos estacionados en la base de Jmeimim, Siria, despegó de regreso a Rusia con motivo de la retirada de ese país ordenada por el presidente Vladimir Putin. Sin embargo, Moscú lanzó un ataque aéreo en los alrededores de la ciudad antigua de Palmira, según informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). La organización señaló que “los bombardeos permitieron el avance del ejército, que ahora se sitúa 4 kilómetros al sur y al oeste de Palmira”, controlada desde mayo de 2015 por el grupo jihadista Estado Islámico (EI).

En este contexto, el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, anunció ayer que la próxima semana viajará a Moscú donde se reunirá con Putin para hablar sobre cómo impulsar el proceso político de paz en Siria, y celebró el anuncio de que Rusia retirará el grueso de sus tropas de ese país.

En el repliegue de la fuerza aérea rusa intervino un avión de transporte Tu-154 y varios bombarderos Su-34, anunció el Ministerio de Defensa en un comunicado. “Cada grupo está integrado por un ‘líder’, un avión de transporte (Tu-154 o Il-76), con personal técnico y equipos, seguido de aviones de combate de distintos modelos”, agregó la nota de prensa.

Putin ordenó una “retirada parcial” de las fuerzas militares de su país de Siria y pidió a su gobierno redoblar los esfuerzos diplomáticos de paz, el mismo día en el que Naciones Unidas inició conversaciones entre el gobierno y la oposición siria para tratar de poner fin a una guerra que ya está en su sexto año. Al anunciar su decisión durante una reunión televisada con sus ministros de Defensa y Relaciones Exteriores, el mandatario dijo que la campaña de ataques aéreos rusos permitió a las fuerzas del presidente sirio, Bashar Al Assad, inclinar la balanza a su favor y ayudó a crear las condiciones para un diálogo de paz. Una vez que el grupo aéreo entre al espacio ruso, los aviones se dirigirán por separado a sus bases habituales y, si es necesario, harán escala para cargar combustible. “Nuestras bases, la marítima en Tartus (puerto en el Mediterráneo) y la de aviación en el aeródromo de Jmeimim (Latakia) seguirán funcionando. Deben ser defendidas por tierra, mar y aire”, precisó Putin.

Por su parte, China celebró el inicio de la retirada militar rusa para avanzar hacia una solución negociada de la guerra civil siria. “Creemos que la decisión rusa será una señal positiva a todas las partes implicadas, alentándolas a resolver la cuestión a través del diálogo y la negociación”, señaló ayer el vocero del Ministerio chino de Asuntos Exteriores, Lu Kang. Afirmó, además, que el inicio de la retirada rusa llega tras la reciente puesta en marcha de un acuerdo de alto el fuego que en general se está respetando, y de la reanudación en Ginebra de las conversaciones entre el Gobierno y la oposición.

A través del enviado especial para el conflicto en Siria, Staffan de Mistura, la ONU mostró su esperanza de que la retirada de las tropas rusas de Siria influya en el proceso diplomático que lidera para lograr la paz. “El anuncio hecho en el mismo día que comenzaron las negociaciones en Ginebra, es un paso significativo que esperamos tenga un impacto positivo, que tienen por objetivo lograr una solución política al conflicto sirio y a una transición política en el país”, afirmó, en nombre del mediador, Ahmad Fawzi, su portavoz.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, dijo que la caída de Siria en la guerra civil hubiera sido evitada si los gobiernos de la región no hubieran usado el conflicto como campo de batalla para ajustar cuentas. En un comunicado difundido el día del quinto aniversario del inicio del conflicto, Ban advirtió que si las negociaciones de paz fracasan, “las consecuencias para el pueblo sirio y para el mundo serán aterradoras”. Sobre el conflicto en Siria, el secretario general recordó que comenzó cuando las protestas callejeras pacíficas en favor de un cambio político fueron violentamente reprimidas, y afirmó que la destrucción en la que se sumió Siria no era inevitable. En este sentido, la intervención de las potencias occidentales sumadas a Arabia Saudita y los Emiratos funcionaron como catalizador de esta cruenta guerra al permitir el desarrollo de los grupos más violentos como Estado Islámico y Al Qaida.

Paralelamente, la Comandancia General de las Fuerzas Armadas de Siria anunció que continuará la lucha contra el terrorismo. En un comunicado publicado en la agencia de noticias oficial siria, Sana, el Ejército nacional señaló que proseguirá con las operaciones de combate “con firmeza y determinación, en coordinación con los amigos y aliados, hasta la vuelta de la seguridad y estabilidad al suelo sirio”. En ese sentido, las fuerzas armadas precisaron que continuarán la lucha contra grupos como el EI, el Frente al Nusra (filial siria de Al Qaida) y otras organizaciones fundamentalistas vinculadas a ellas.

Y destacaron que “es natural lo acordado por los ejércitos sirio y ruso para la reducción de la presencia de las fuerzas militares de Rusia, que va en línea con los acontecimientos tras los grandes éxitos logrados en la lucha contra el terrorismo”. El texto recordó que recientemente se expandieron las reconciliaciones y los alto el fuego en varios frentes de guerra, y que muchos terroristas han huido.

Una fuente de seguridad en el terreno afirmó que el ejército sirio, gracias a los bombardeos de la aviación y los helicópteros rusos, tomó control de una colina al oeste de Palmira, tras una violenta batalla con el EI. Si el ejército sirio logra tomar Palmira, joya arqueológica declarada Patrimonio de la Humanidad, sumaría “una importante victoria, ya que esto le abriría el camino hasta la frontera con Irak”. Pese a que el presidente Putin anunció el lunes el retiro de la mayor parte del contingente desplegado en Siria, el viceministro ruso de Defensa, Nikolai Pankov, precisó que su país seguirá bombardeando “objetivos terroristas”.

Kerry no precisó cuándo viajará a Moscú, pero su portavoz, John Kirby, recordó que tiene previsto visitar Cuba entre el próximo domingo y el martes junto al presidente estadounidense, Barack Obama; y que el viaje a Rusia se producirá después, sin especificar la fecha. Estados Unidos cree que la decisión de Putin de replegar la mayoría del grupo aéreo desplegado en septiembre en Siria es una señal “potencialmente positiva y alentadora”, aseguró Kirby en su conferencia de prensa diaria. Si Putin cumple su intención de retirar la mayoría de las tropas y centra el resto en el combate al Estado Islámico y el Frente al Nusra, esas serán contribuciones bienvenidas, agregó el funcionario norteamericano.

Los primeros pilotos rusos que regresaron de Siria fueron recibidos ayer con todos los honores en la base militar de Voronezh, en el sudeste de Rusia, por una multitud que agitaba banderines rusos y que traía flores y globos para celebrar su retorno. Antes de aterrizar hicieron un vuelo de exhibición, según imágenes transmitidas por la televisión rusa. En Siria, por su parte, los jihadistas del Frente al Nosra, la filial siria de Al Qaida, hablaron de “derrota” rusa y anunciaron que lanzarán una ofensiva en este país en las próximas 48 horas.

Compartir: 

Twitter
 

Los pilotos que regresaban de Siria fueron recibidos en Rusia. Estados Unidos expresó su satisfacción por la retirada.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.