EL PAíS › EL AUTOR DE LA úLTIMA ENTREVISTA AL FISCAL ALBERTO NISMAN CONTó SUS IMPRESIONES EN LA CAUSA

“Es una persona que se va a amasijar”

Daniel Berliner, director de la Agencia Judía de Noticias, testimonió en marzo de 2015 y dijo que luego de hablar con Nisman le pareció que se trataba de “una despedida”. El audio de esa nota se está usando para afirmar que no pudo haber sido suicidio.

 Por Raúl Kollmann

“Cuando recibí su último whatsapp, pensé ‘esto es una despedida. Esto es de una persona que se va a amasijar’”. La declaración sobre Alberto Nisman consta en la declaración testimonial del director de la Agencia Judía de Noticias (AJN), un periodista de larga trayectoria, Daniel Berliner. Sin embargo, durante las últimas 48 horas se pretendió usar como prueba de asesinato una entrevista que el mismo Berliner le hizo a Nisman el viernes 16 de enero de 2015, dos días antes de la aparición del cuerpo del fiscal. En la grabación no se percibe nada diferente a lo que Nisman ya venía diciendo, es decir, que tenía pruebas para denunciar a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, al canciller y otros funcionarios por haber firmado el Memorándum beneficiando –según su óptica– a los sospechosos iraníes del atentado. En la presentación del video, varios medios mencionan que se lo ve con garra y de buen ánimo, por lo que sacan la conclusión de que no se pudo haber suicidado. Como se ve en la declaración de Berliner, no es lo que sacó en limpio el periodista: él pensó que se iba a “amasijar”, es decir quitar la vida. Este viernes se realiza la audiencia en la que se definirá el rumbo del expediente. Todo indica que el lunes 21 o el martes 22 la causa irá rumbo a Comodoro Py.

Testimonio

La declaración testimonial de Berliner se concretó el 3 de marzo de 2015, es decir un mes y medio después de realizada la entrevista, cuando el periodista había podido evaluar sus últimos contactos con el fiscal. Estuvo a cargo de la audiencia la fiscal Viviana Fein, su secretario Bernardo Chirichela y presenciaron la declaración representantes de la querella que encabezaba la ex esposa de Nisman, Sandra Arroyo Salgado –aunque antes de que asumieran los nuevos abogados– y la defensa de Diego Lagomarsino, liderada en ese momento por Maximiliano Rusconi.

Nisman siempre mantuvo fluidos vínculos con los medios de comunicación, por lo que era habitual que asistiera a programas, concediera entrevistas y muchísimas veces mantenía conversaciones en off the record. De hecho, después de denunciar a la Presidenta el miércoles 14 de enero, hizo una recorrida por distintos medios nacionales y extranjeros. Berliner y Nisman se conocían muy bien, de manera que el titular de la AJN grabó el reportaje el viernes 16. Aunque en su declaración mencionó la entrevista, recién entregó el audio este lunes y por eso ahora se incorporó al expediente. Este diario habló con Berliner, quien confirmó estos datos.

Animo

En la presentación del audio en televisión se pretendió darle un carácter de prueba de que Nisman no puede haberse suicidado, como contrapeso de las pruebas científicas según las cuales los forenses señalaron que no hay evidencia de accionar homicida y los criminalistas dictaminaron que no había otra persona en el baño en el momento del disparo. La prueba del video, considerada como irrefutable, es que Nisman estaba muy firme y de buen ánimo.

“Ojalá la gente pueda escuchar la prueba que yo tengo –dijo el fiscal en aquella entrevista–. Que nadie piense en blanco o en negro sin escuchar las pruebas. La situación no es fácil. No es sencillo decirle a tu hija que se tiene que preparar para escuchar cosas de su padre que nunca escuchó, que es un monstruo. Yo asumo la responsabilidad. Yo esto lo tenía que hacer, no podía guardarme la prueba. Por mí y por la ciudadanía”.

Algunos detalles no encajan del todo. Nisman no pudo explicarle nada a las hijas porque estaban en Europa y sin comunicación con él. Respecto de las pruebas, tampoco sus dichos se condicen con la realidad. La jueza María Romilda Servini de Cubría le había rechazado la denuncia por no acompañar las pruebas y el propio Nisman estaba desesperado buscando nuevas evidencias. Por eso llamó en forma incesante a su apoyo de siempre, el ex espía Horacio Antonio Stiuso, sin obtener respuesta alguna.

Parece obvio que estar con garra y de buen ánimo un viernes no significa nada respecto de su estado el domingo a la mañana, momento en que –según los forenses– se produjo el deceso. Durante ese fin de semana se conoció la dura respuesta de Interpol, a través de su ex secretario general, el norteamericano Robert Noble, quien dijo que Nisman mentía. Además, el sábado se enteró que no lo esperaba un paseo triunfal al Congreso de la mano de la oposición, sino que el Frente para la Victoria estaría presente y exigía que la sesión fuera televisada. No fueron esas las únicas noticias malas: los principales juristas del país, León Arslanian, Raúl Zaffaroni, Julio Maier y Ricardo Gil Lavedra señalaron que la denuncia era política y no judicial, mientras que la DAIA y la AMIA tampoco emitieron un comunicado de apoyo. El juez Rodolfo Canicoba Corral sostuvo que la denuncia no tenía entidad probatoria y que el fiscal había trabajado a espaldas de cualquier juez. Para colmo, Stiuso, no le atendió el teléfono pese a que lo llamó en cuatro oportunidades. El fiscal esperaba que le aportara otras escuchas telefónicas que finalmente quedó en claro que no existían.

En la presentación mediática de la “última entrevista” se pretende sacar la conclusión contraria a la que sacó Berliner, quien declaró un mes después de hacerla que pensó “esto es una despedida, es de una persona que se está por amasijar”.

Viernes

La jueza Fabiana Palmaghini se declaró incompetente en la causa con el argumento de que a Nisman pudieron haberle entrado a la computadora y, en consecuencia, a sus mails. Y que, por lo tanto, hay violación de correspondencia, que es un delito federal. El ex integrante de la Corte Raúl Zaffaroni dijo el viernes que perfectamente se podría haber mandado esa parte de la causa –la del ingreso a las computadoras– a la Justicia federal, pero que no corresponde hacerlo con la muerte del fiscal. Zaffaroni consideró que no hay ninguna evidencia de homicidio y que el expediente se debía seguir trabajando en la justicia ordinaria.

La audiencia ante la Cámara del Crimen se concretará este viernes. Las partes argumentarán allí a favor y en contra del pase a la justicia federal y luego resolverán los tres jueces de la Sala VI: Mario Filosof, Marcelo Lucini y Rodolfo Pociello Argerich. Los magistrados trabajarán sábado y domingo, por lo cual la decisión se tomaría entre lunes y martes, antes de Semana Santa. Todo indica que el expediente será enviado al fuero federal, lo que siempre quiso Arroyo Salgado y el gobierno macrista. La ex esposa de Nisman acompañó a Macri al debate presidencial, y es evidente que tratarán de torcer la causa contra el gobierno kirchnerista y, en concreto, contra la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner. En toda la maniobra encajó perfectamente la jugada de Stiuso, un hombre alineado con la CIA y los sectores republicanos de Estados Unidos, quien declaró que a Nisman lo mató Irán y un grupo surgido del anterior gobierno. No aportó ni una prueba, pero trazó la línea a seguir.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Alberto Nisman dijo que no era sencillo preparar a la hija para “escuchar cosas de su padre que nunca escuchó”.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.