EL MUNDO › CERCA DE CIEN CRONISTAS ASESINADOS EN MEXICO DESDE EL AÑO 2000

Veracruz, tumba de periodistas

Durante la presidencia de Peña Nieto asesinaron a 24 periodistas, la mayoría concentrados en sólo dos estados: Oaxaca (7) y Veracruz (6), donde hacía reportajes Pedro Tamayo, muerto el miércoles en la localidad de Tierra Blanca.

 Por Gerardo Albarrán de Alba

Desde Ciudad de México

El asesinato del periodista Pedro Tamayo, el pasado miércoles, en Tierra Blanca, Veracruz, pone a México en el peor de los escenarios posibles para la libertad de prensa y subraya la vulnerabilidad y precariedad no sólo del ejercicio periodístico, sino de la calidad misma de la democracia en este país.

Con la muerte de Tamayo suman 97 los periodistas asesinados en México desde 2000, según registros de la organización Artículo 19. Durante la administración del presidente Enrique Peña Nieto han ocurrido 24 asesinatos de periodistas, la mayoría concentrados en sólo dos estados: Oaxaca (7) y Veracruz (6), donde hacía reportajes Pedro Tamayo para al menos ocho medios locales

Desde hace unos años, Veracruz se convirtió en el lugar más peligroso de México para el ejercicio profesional del periodismo. Son ya 21 los periodistas asesinados en ese estado desde 2000, de los cuales 17 han ocurrido durante la administración del gobernador priista Javier Duarte de Ochoa. Tres de esos crímenes ocurrieron en este año.

En Veracruz “cada semana es agredido un periodista”, asegura Ana Ruelas, directora de la oficina de Artículo 19 para México y Centroamérica. En entrevista con Página/12, dice que en Veracruz no existe un estado de derecho y no se garantizan ni se respetan los derechos humanos. Además, el gobierno de Duarte “está blindado para no rendir cuentas”, y esto es un aliciente adicional para que sigan ocurriendo estos crímenes en la mayor impunidad.

Pedro Tamayo, de 43 años, es el tercer periodista asesinado en Veracruz en lo que va del año, luego de los crímenes contra Manuel Torres González, el 14 de mayo en Poza Rica, de un disparo en la cabeza, y Anabel Flores, secuestrada en Orizaba, el 8 de febrero. Al día siguiente, su cadáver fue encontrado al borde de una carretera del vecino estado de Puebla con evidentes signos de tortura.

A la lista de periodistas asesinados en territorio veracruzano hay que sumar el fotógrafo Rubén Espinosa, asesinado en la Ciudad de México el año pasado, donde se había refugiado para huir de las amenazas y el acoso del que era víctima en Veracruz.

México es también el país con más periodistas desaparecidos en el mundo: 23 entre 2003 y 2015, un promedio de dos por año. Los casos se concentran en Tamaulipas (8), Veracruz (5), Michoacán (4), Guerrero (2) y Sinaloa, Sonora, Coahuila y San Luis Potosí, con uno en cada estado. En tres de los casos las víctimas son reporteras.

Al igual que en los asesinatos, las autoridades no incluyen líneas de investigación sobre el ejercicio profesional de los periodistas víctimas de desaparición forzada, pese a que al menos en 16 casos están involucrados militares y funcionarios públicos federales, estatales y municipales, de acuerdo con un informe reciente de Artículo 19. Todos, excepto uno, cubrían temas de corrupción y de seguridad, en los que se relaciona a funcionarios y crimen organizado.

Es el caso de Pedro Tamayo, que era un reportero incómodo para los medios en los que trabajaba. especializado en cubrir situaciones de riesgo en una región históricamente violenta, destacó El Piñero de la Cuenca, uno de los periódicos en los que colaboraba, al igual que en Noticieros Radio Max. También publicaba en Crónica de Tierra Blanca, y La Voz de Tierra Blanca, Al Calor Político, Mi Revista Veracruz y El Cañero de la Cuenca.

Pedro Tamayo fue asesinado a balazos a pesar de estar bajo el cobijo de la Comisión Estatal para la Atención y Protección de los Periodistas (Ceapp) y de haber llamado la atención de organismos como Artículo 19, que en enero emitió una alerta cuando el reportero huyó de su comunidad y buscó refugio en el estado de Oaxaca, a poco menos de una hora de camino desde Tierra Blanca. Seis meses después fue asesinado en Veracruz.

Los medios en que colaboraba Tamayo Rosas acusaron al gobernador Duarte de ser “cómplice de la barbarie”. Luego de un recuento de bajas en el gremio periodístico local, aseguraron que guardar silencio ante la ola de violencia contra la prensa en Veracruz “no es permisible en un escenario donde reina la impunidad”.

La noche del miércoles, la Procuraduría de Justicia de Veracruz envió a Tierra Blanca al fiscal especializado en Atención de Delitos Cometidos contra Periodistas, mientras la Ceapp condenó el asesinato del periodista.

En conversación con Página/12, Ana Ruelas destaca la dura realidad a la que están sometidos los periodistas en México, un país donde el 99 por ciento de los crímenes de todo tipo quedan en la impunidad, una situación aún más marcada en Veracruz: “El estado vive una situación muy grave: 22 por ciento de los asesinatos de periodistas en México han ocurrido en Veracruz, y casi 17 por ciento ha sido durante el gobierno de Javier Duarte”, dice la directora de Artículo 19 desde su oficina en la Ciudad de México.

Durante la administración de Enrique Peña Nieto han sido asesinados 24 periodistas en este país, un tercio de esos homicidios han ocurrido en Veracruz, una entidad que concentra apenas 6 por ciento de la población nacional.

Para Ana Ruelas, “esto habla de una política de Estado que busca limitar la libertad de prensa y restringir el flujo de información”.

Veracruz es uno de los siete estados que perdió el PRI en las elecciones de hace mes y medio, en parte como consecuencia del clima de violencia e inseguridad que azota a la entidad y a la escandalosa corrupción de todas las esferas gubernamentales, empezando por el gobernador Duarte, a quien se responsabiliza por otorgar al menos 21 contratos públicos a una red de empresas fantasma creadas para desviar parte del presupuesto del estado.

En este clima han ocurrido los tres asesinatos de periodistas que este año se registran en Veracruz.

Por lo pronto, Artículo 19 documenta cuáles fueron las acciones que realmente se realizaron para proteger al periodista y la percepción que su familia tenía de ellas, considerando que el gobierno de Duarte no tiene líneas de colaboración que permitan garantizar la seguridad de los periodistas en Veracruz.

Compartir: 

Twitter
 

Policías vigilan la escena del asesinato de Pedro Tamayo, baleado en su casa de Tierra Blanca, Veracruz.
SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.