EL MUNDO › HUBO DIECISIETE MUERTOS Y CASI CINCUENTA HERIDOS EN AFGANISTAN

Ataque a una universidad en Kabul

Un ataque lanzado el miércoles por un grupo de insurgentes contra la Universidad Americana de Kabul (Afganistán) finalizó ayer con la muerte de 17 personas, entre ellas siete estudiantes y un profesor, y casi medio centenar de heridos.

Alrededor de 750 alumnos y profesores se encontraban en el recinto académico cuando una fuerte explosión rompió los cristales de las aulas en el inicio a un asalto que ayer el presidente del país, Ashraf Ghani, calificó de un cobarde intento de entorpecer el progreso y el desarrollo de Afganistán. Por su parte, el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, condenó el “cobarde” ataque y aseguró que sus responsables no lograrán su objetivo de entorpecer la causa de la paz en Afganistán. “Este ha sido un asalto cobarde contra académicos motivados y con talento, tanto los profesores como los estudiantes, que estaban dedicados a un futuro mejor y más próspero para Afganistán, además de contra el personal policial y de seguridad que ayudan a que ese futuro sea posible”, dijo ayer Kerry en un comunicado, mientras estaba de visita en Arabia Saudita.

Un atacante suicida lanzó un vehículo lleno de explosivos contra la barrera de la universidad, lo que abrió el paso para que otros dos insurgentes fuertemente armados penetraran en el recinto, abriendo fuego contra los que hallaban a su paso. “Querían masacrar a los estudiantes”, dijo el jefe de policía de Kabul, Abdul Rahman Rahimi. Para evitar la matanza, un grupo de respuesta rápida de las fuerzas especiales de la Policía se presentó en la universidad y, aula por aula, fue evacuando a los estudiantes mientras trataba de neutralizar a los dos atacantes.

Este fue el segundo ataque en menos de un mes contra la Universidad Americana, que ya vio cómo a comienzos de agosto un grupo de hombres armados no identificados secuestraba a dos profesores, uno estadounidense y otro australiano. La principal agencia de inteligencia afgana, el Directorio Nacional de Seguridad (NDS), advirtió que sus investigaciones apuntan a que el ataque fue preparado al otro lado de la frontera, en referencia a Pakistán, al que Kabul culpa de forma reiterada de permitir a los insurgentes refugiarse en su país. “Ghani habló por teléfono con el general Raheel Sharif, el jefe del ejército de Pakistán”, subrayó en una nota la oficina del presidente.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.