EL MUNDO › FRANCISCO VIAJA A GEORGIA Y AZERBAIJAN, EN UNA REGION CARGADA DE CONFLICTOS

Viaje con un mensaje de paz

Siempre motivado por el tema de la paz, el mismo papa Francisco, dirigiéndose a los fieles reunidos en la Plaza de San Pedro para una de las audiencias generales de junio, explicó el motivo de sus viajes a la región del Cáucaso.

 Por Elena Llorente

Desde Roma

Como una visita donde predominará el espíritu interreligioso y los deseos de paz, y no el exclusivo interés por los pocos católicos de la región, se perfila el viaje que hoy comienza el papa Francisco a Georgia y Azerbaijan, dos países ubicados entre el Mar Negro y el Mar Caspio, en la frontera entre Europa y Asia, una zona delicada por tener cerca a países en conflicto como Siria e Irak y limitar con Rusia, Turquía e Irán. A esto se le agrega el conflicto entre Armenia y Azerbaijan por el Nagorno Karabaj, un territorio ocupado principalmente por armenios que llevó a una guerra entre ambos estados entre 1991 y 1994 y que todavía no ha tenido una solución definitiva. En efecto, los católicos propiamente dichos en la región son poquísimos. Según datos difundidos por el Vaticano, en Georgia (de mayoría ortodoxa) llegan a 112 mil mientras en Azerbaijan (de mayoría musulmana) son apenas 570.

Esta visita, que comienza hoy en Georgia y concluirá en Azerbaijan el 2 de octubre, es el segundo viaje que el papa Francisco hace a esa región en pocos meses, después de haber estado en Armenia en junio.

“Será un viaje de paz y el Papa llevará un mensaje de reconciliación para toda la región”, dijo a los periodistas el nuevo portavoz vaticano y director de la sala de prensa, Greg Burke. El Vaticano destaca el acento “ecuménico” de la visita a Georgia e “interreligioso” de la de Azerbaijan. En Georgia, en efecto, los católicos siguen tres tipos de ritos diferentes (latino, armenio y asirio-caldeo). Por esta razón, se explicó además, acompañarán al papa en este viaje el cardenal argentino Leonardo Sandri, que es desde 2007 el prefecto de la Congregación (vaticana) para las Iglesias Orientales, y el cardenal suizo Kurt Koch, presidente del pontificio Consejo parta la Unidad de los Cristianos.

El diario vaticano L’Osservatore Romano por su parte destacó que la elección del tema de la paz busca resaltar que este viaje se realiza en el marco del Año de la Misericordia –que la Iglesia está celebrando por deseo del papa Francisco– y es también un llamado a la paz en el mundo, especialmente para esa región.

La llegada de Francisco a Tiflis, la capital de Georgia, un país que fue parte de la Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) hasta 1991, está prevista para las 15 horas locales. Será recibido en el aeropuerto por el presidente de la república Giorgi Margvelashvili, y por el patriarca ortodoxo, Ilia II, con quien luego tendrá un encuentro privado. El sábado se encontrará con la comunidad católica pero también visitará la catedral patriarcal de Svetitskhoveli en la histórica ciudad de Mtskheta, cerca de la capital, patrimonio histórico de la Humanidad según Unesco y considerada una Ciudad Santa por los ortodoxos locales.

El domingo, el papa partirá a las 8,10 de la mañana hacia Baku, la capital de Azerbaijan, un país que hasta 1991 fue también parte de la URSS y donde la mayoría de la población es musulmana, pero de un islamismo secular y democrático. Su principal actividad en Baku , aparte de los saludos oficiales, será la visita al monumento de los caídos por la independencia, el encuentro privado con el Jeque de los Musulmanes del Cáucaso en la mezquita Heydar Aliyev y el posterior encuentro con el jeque y los representantes de otras comunidades religiosas del país, ortodoxa y judía entre ellas.

Según el padre Vladimir Fekete, prefecto apostólico del Azerbaijan y responsable de la misión de los salesianos en Baku, “el conflicto de Azerbaijan con Armenia por el control de la región del Nagorno Karabaj, que empezó hace más de 25 años, ha causado muchas víctimas. Se trata de una cuestión política que lamentablemente repercute sobre el país creando tensiones y sufrimientos. Nosotros esperamos que la presencia del papa Francisco pueda impulsar la búsqueda de vías de reconciliación”. Nagorno Karabaj se considera a sí misma una nación desde fines de la guerra de 1991-94 pero no cuenta con el reconocimiento internacional y teóricamente sigue bajo control de Azerbaijan.

Siempre motivado por el tema de la paz, el mismo papa Francisco, dirigiéndose a los fieles reunidos en la Plaza de San Pedro para una de las audiencias generales de junio, explicó el motivo de sus viajes a la región del Cáucaso. “He aceptado la invitación para visitar estos países por un doble motivo. Por una parte para valorar las antiguas raíces cristianas de esas tierras –siempre con el espíritu abierto al diálogo con las otras religiones y culturas– y por la otra, para reforzar las esperanzas y los senderos de la paz”, dijo. “La historia nos enseña que el camino de la paz exige ser tenaz y dar permanentes pasos, empezando por los pequeños que irán creciendo poco a poco. Precisamente por eso es que mi deseo es que todos den su propia contribución a la paz y la reconciliación”, concluyó el pontífice.

Ayer, al recibir en el Vaticano a una serie de organizaciones caritativas que operan en Siria e Irak, volvió sobre el tema de los esfuerzos por la paz. Agradeció a las Naciones Unidas por el trabajo de mediación entre los distintos gobiernos para terminar con el conflicto y pensar en primer lugar en las poblaciones inermes. Pero también insistió, como lo ha hecho otras veces, en la necesidad de que la comunidad internacional “no mire para otro lado”.

El retorno de Francisco a Roma está previsto para el domingo a las 22 hora italiana.

Compartir: 

Twitter
 

El Papa se dirigió a los fieles reunidos en la Plaza de San Pedro.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.