EL MUNDO › CALIFORNIA, VIRGINIA, N. JERSEY FUERON A LAS URNAS

Elecciones “glocales” para W.

 Por José Manuel Calvo*
Desde Washington

La posible repercusión en las urnas del deterioro político de Bush se puso ayer a prueba en dos estados que celebraban elecciones a gobernador, Virginia y Nueva Jersey. La dimensión nacional de las convocatorias locales se justifica porque se trata de averiguar si la Casa Blanca es, hoy por hoy, una carga para los candidatos republicanos. En California, otro escenario de interés general, Arnold Schwarzenegger se enfrentaba a unos sondeos que pronosticaban malos resultados para sus propuestas.
Además de los gobernadores de Virginia y Nueva Jersey y de la importante alcaldía de Nueva York –el favorito es el millonario Bloomberg, frente al demócrata Ferrer–, ciudades como Detroit, Houston, Boston, San Diego y Atlanta elegían alcaldes, y en siete estados se celebraban diversos referendos. Aunque es siempre peligroso extrapolar consecuencias políticas globales a partir de convocatorias locales o parciales, la de ayer era la primera jornada-termómetro para tratar de detectar los humores de los votantes después del duro otoño sufrido por la Casa Blanca y por el Partido Republicano y un avance de la dramática pelea que habrá en las legislativas de dentro de un año.
El combate que se siguió más de cerca en Washington fue el del vecino estado de Virginia, donde los dos candidatos (el de Bush: Jerry Kilgore y para los demócratas Tim Kaine) llegaron empatados a los sondeos tras una feroz campaña. Kaine tiene el respaldo del gobernador saliente, Mark Warner, posible candidato presidencial. En Nueva Jersey, el demócrata Jon Corzine la tenía algo más fácil, pero él mismo reconoció ayer su nerviosismo porque la ventaja sobre su rival, Doug Forrester, se ha estrechado tras una campaña en la que ha habido enorme despilfarro de dinero y de golpes bajos.
No sólo es Bush el que está en la cuerda floja: Schwarzenegger no se presentaba a las elecciones, pero su nombre era lo único que faltaba en las boletas de los referendos de ayer en California. Los electores tenían que aprobar o rechazar, entre otras cosas, el aumento del período de prueba para los profesores antes de tener contrato fijo; la exigencia de que los sindicatos tengan permiso de sus afiliados para usar sus cuotas en campañas políticas; el incremento del poder del gobernador para limitar el gasto público y la eliminación del monopolio de los congresistas de diseñar los distritos electorales. Las medidas eran populares hace unos meses, pero la pelea frontal de Schwarzenegger con los sindicatos se ha revelado mortal para el gobernador.

* De El País de Madrid. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.