EL PAIS › KIRCHNER RESPONDIO A LAS CRITICAS DEL PRESIDENTE DE MEXICO POR LA CUMBRE

“Que Fox se ocupe de los mexicanos”

El mexicano lo había acusado de preocuparse por quedar bien con la opinión pública y hacer fracasar la Cumbre. Kirchner le respondió. “Yo me ocupo de defender a los argentinos como corresponde”, dijo. Bielsa se comunicó con el canciller mexicano para pedirle explicaciones.

 Por Fernando Cibeira

“El presidente Fox que se ocupe de México, a mí me votaron los argentinos”, dijo ayer el presidente Néstor Kirchner en un cruce que marca uno de los puntos más álgidos de la relación bilateral entre Argentina y México, por lo general exenta de conflictos. La pelea es coletazo de lo ocurrido durante la Cumbre de las Américas de Mar del Plata, en la que Vicente Fox llevó la voz cantante de la posición pro ALCA. En el viaje de vuelta a su país, el mexicano dio una entrevista en la que opinó que Kirchner había pensando más en quedar bien con la opinión pública argentina que en conducir una cumbre exitosa. Las declaraciones motivaron una desmentida desde México y varias comunicaciones telefónicas entre ambas cancillerías. Según los trascendidos, hoy se daría el conflicto por superado en forma oficial, aunque la mala sintonía persistirá.
El encuentro marplatense marcó un quiebre en la relación entre Kirchner y Fox, que si bien nunca fue muy intensa tampoco había debido soportar contratiempos. Una de las pocas rispideces se generó en abril pasado, cuando Argentina apoyó al chileno José Miguel Insulza para la secretaría general de la OEA frente a las pretensiones del candidato mexicano, el actual canciller Luis Derbez. Aquello fue un anticipo: Derbez era el favorito de Estados Unidos para el cargo.
Fox sorprendió al Gobierno al llegar a Mar del Plata con una postura tan de punta por la reapertura del ALCA en 2006, lo que le permitió a George W. Bush mantener un segundo plano en la ofensiva. Rápidamente, el gesto le deparó al mexicano una primera consecuencia. La reunión bilateral que había pedido con Kirchner jamás se concretaría. Al otro día se quejó de eso en público y dijo que la cumbre “estaba muy politizada”.
Durante el duro discurso de Kirchner en la apertura oficial marplatense, Fox se mostró rígido. Hasta Bush aplaudió en ocasiones, como cuando Kirchner reclamó reformas en los organismos financieros, pero al mexicano se le notó que no le gustó nada de lo que escuchaba. Por la noche, le hizo un desplante a Kirchner no asistiendo a la cena de honor, aduciendo cansancio. En las sesiones finales, Fox intentó introducir el ALCA en el debate, pero Kirchner lo paró en seco. “No es tema de esta cumbre”, le dijo, y le dio la palabra al siguiente presidente. El final es conocido. La declaración salió dividida: con una mención a favor de la reapertura del ALCA –apoyada por 29 países– y otra que sostuvo que eso debe supeditarse al fin de los subsidios agrícolas y de las asimetrías entre las economías del continente, que firmaron el Mercosur y Venezuela.
El presidente mexicano se descargó en el avión de vuelta ante una periodista de su país. “La impresión que nos llevamos varios es el que el pensamiento del conductor, en este caso el Presidente (Kirchner), estaba más orientado a cumplir con la opinión pública argentina y con la imagen del Presidente ante los argentinos que con el logro eficaz de una cumbre exitosa”, sostuvo. También opinó que la Anticumbre celebrada paralelamente en Mar del Plata “tuvo una influencia muy fuerte en él o él tuvo una influencia sobre ellos, no sé cuál es la realidad”.

La respuesta
El presidente Kirchner tuvo ayer su primera aparición pública desde Mar del Plata. Fue a un acto en Ezeiza para inaugurar un laboratorio de control de gases vehiculares. Aunque la cita no parecía tener relación con el entredicho, Kirchner aprovechó la tribuna para responder. “El presidente Fox que se ocupe de México, a mí me votaron los argentinos y yo me voy a ocupar de defender a los argentinos como corresponde”, dijo. Aclaró que “estamos de acuerdo con la integración económica pero sin asimetrías, sin subsidios, sin proteccionismo y donde los intereses de nuestros pueblos estén respetados de par a par y nos podamos integrar con justicia”.
Kirchner insistió que en ese marco seguirá “defendiendo los intereses del país en las reuniones internacionales” y criticó a quienes piensan que “la buena diplomacia es tener una actitud de pleitesía y de agachar la cabeza ante los fuertes y ser educados, aunque nos lleven todo”. Y agregó que “siempre va a ser educado, pero le vamos a pegar al chancho hasta que aparezca el dueño cuando nos quieran llevar las cosas que nos corresponden”.
Por la mañana, el Presidente se había reunido en la Casa Rosada con el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y con el canciller Rafael Bielsa. Luego, Bielsa estuvo intentado comunicarse con su par mexicano, el canciller Derbez, para una ratificación o rectificación oficial de los dichos de Fox. Pero los cancilleres tuvieron una jornada de desencuentros telefónicos y recién pudieron conversar avanzada la tarde. Para entonces, ya se conocía una declaración de Derbez en la que negaba las palabras que, era obvio, Fox había pronunciado. “El presidente Fox no lo ha dicho, entonces la opinión de México no es lo que están diciendo”, sostuvo el canciller. En diplomacia suelen negarse cosas que evidentemente sucedieron, con el criterio de quitarle carácter oficial a un hecho que puede acarrear consecuencias más allá de lo deseado.
Los cancilleres conversaron finalmente pasadas las 15. Allí convinieron terminar con la escalada de acusaciones cruzadas y dar el conflicto por concluido con una declaración que se conocería hoy. Bielsa debía conversar antes con Kirchner. Fox, en tanto, puesto al tanto del mensaje que le habían enviado desde el acto en Ezeiza, esquivó un nuevo retruque. “El tema de la cumbre terminó y yo a otra cosa mariposa”, se desentendió.
En el gobierno argentino aprovecharon la tensión creada con México para dar nuevas muestras de fe en el funcionamiento del Mercosur, que tan compacto lució en Mar del Plata, anunciando nuevas reuniones del bloque en los próximos días (ver aparte). Además, en conferencia de prensa, Bielsa resaltó lo que llamó la “contradicción de humores” de Fox porque cuando se fue de Argentina manifestó “su voluntad inequívoca de integrarse al Mercosur en 2006”.

Compartir: 

Twitter
 

Vicente Fox y Néstor Kirchner al ingreso de la apertura de la Cumbre de Mar del Plata.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.