EL MUNDO › LAS ACCIONES DE LA CIA EN EUROPA COMPLICARON LA REUNION ENTRE RICE Y MERKEL

Cita de hielo entre dos damas de hierro

El secuestro de un ciudadano alemán por la CIA y los vuelos secretos de la organización en Europa empañaron ayer el encuentro de la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, y la nueva canciller alemana, la conservadora Angela Merkel.

 Por José Comas*
Desde Berlín

La secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, y la canciller federal alemana, Angela Merkel, se entrevistaron ayer durante tres cuartos de hora en Berlín y trataron de aplacar el escándalo por las actividades de la CIA en la lucha antiterrorista. Las dos mujeres afirmaron que el combate contra el terrorismo tiene que llevarse adelante dentro del marco de la ley y el respeto a los principios democráticos comunes entre Alemania y Estados Unidos. Rice admitió posibles errores en el caso del ciudadano alemán de origen libanés Jaled Al Masri, de 42 años, secuestrado por la CIA en Macedonia el día de Noche Vieja de 2003, trasladado a Afganistán donde lo mantuvieron preso y lo interrogaron hasta finales de mayo de 2004 para después liberarlo en Albania cerca de la frontera con Macedonia.
La organización defensora de los derechos civiles ACLU presentó el martes ante un tribunal en el estado de Virginia en EE.UU. una demanda contra la CIA por el secuestro de Al Masri. Según el abogado defensor de Al Masri, las autoridades norteamericanas negaron a su defendido la entrada al país y participar en una conferencia de prensa, lo retuvieron el sábado en un aeropuerto del estado de Georgia y lo devolvieron a Alemania. El grado de irritación y confusión provocado por las revelaciones de las actividades de la CIA en la lucha antiterrorista marcó la primera visita de Rice a Berlín para entrevistarse con el nuevo gobierno, con la canciller Merkel y con el ministro de Exteriores, Frank-Walter Steinmeier.
Los esfuerzos de las dos poderosas mujeres por hacer buena letra y destacar la buena relación transatlántica quedaron eclipsados por las actividades de la CIA que afectan a Alemania, no sólo los vuelos secretos con escala en aeropuertos alemanes, sino sobre todo el caso del secuestrado Al Masri. Tras la entrevista con Rice, Merkel explicó en relación con los vuelos la dificultad de mantener el equilibrio entre la necesidad de respetar las reglas democráticas y las de los servicios secretos para llevar adelante su trabajo. Sostuvo Merkel: “Tenemos que respetar las reglas y esto significa parta Alemania las leyes y nuestras obligaciones internacionales”.
Rice aludió al caso Al Masri y dijo que no podía entrar en detalles, pero que se trata de un caso jurídico que tiene que resolverse ante los tribunales; “si se cometieron errores, haremos todo lo posible para corregirlos. En la política se producen errores, pero prometemos a nuestros aliados que haremos todo lo que podamos para que, si ocurren, se corrijan”. Concluyó Rice: “Parto de la base de que esa cuestión se arregle en Alemania por la vía jurídica y en caso necesario también en el sistema legal de EE.UU.”.
El tema Al Masri flotó sobre toda la conferencia de prensa y Merkel declaró en otro momento: “Hemos hablado de un caso que el gobierno de EE.UU. aceptó como un error y yo estoy contenta de que la ministra de Exteriores haya repetido aquí que, si se producen tales errores, naturalmente se corregirán con urgencia. Todo tiene que realizarse sobre las bases del estado de derecho. No hemos hablado de otros casos. Por eso no puedo reconocer un esquema en estos asuntos”. Rice estaba presente al lado de Merkel cuando la canciller se refirió al tema en la conferencia de prensa de Berlín y no dijo nada en contra sino que repitió: “He acentuado que en el campo de la política a veces se cometen errores. Si éste es el caso, haremos todo lo que podamos para corregirlos”. Fueron las últimas palabras de Rice en la conferencia de prensa de Berlín.
La información de Reuters atribuye a “altos representantes del gobierno de EE.UU.” términos muy duros hacia Merkel. Informa la agencia que funcionarios norteamericanos discutieron con los colaboradores de Merkel cómo pudo la canciller llegar a la conclusión de que Rice reconoció errores en el caso Al Masri. Reuters cita a altos funcionarios con una frase muy poco amable respecto de Merkel: “No tenemos claro lo que le pudo pasar por la cabeza”.
En Berlín, Rice recalcó que “EE.UU. no tolera ninguna tortura. Atenta contra las leyes de EE.UU. participar en la tortura o planear acciones de tortura. EE.UU. actuará siempre según sus leyes y sus compromisos internacionales. Esto lo expresó con claridad el presidente”. Pero su afirmación fue contradicha por la ONG Human Rights Watch, que declaró que “negar la existencia de prisiones secretas es absurdo”.

* De El País de Madrid. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

Las caras lo dicen todo sobre una reunión signada por el distanciamiento.
SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.