ECONOMíA

El acuerdo de precios llegó a la industria de alimentos

 Por Cledis Candelaresi

“El pedido fue del Presidente. Y es la primera vez que un presidente se involucra en una negociación sobre los precios”, fue la sincera reflexión de Alberto Alvarez Gaiani, titular de la Copal, después del acuerdo que firmó con Felisa Miceli. Luego de la gestión que encaró el propio Néstor Kirchner, la ministra de Economía consiguió ayer rubricar una carta de entendimiento con los productores de la alimentación para que éstos apliquen, a su vez, descuentos a súper e híper. Es uno de los caminos para garantizar que la prometida reducción del 15 por ciento en las góndolas se haga efectiva, a menos hasta el final de enero.
El acuerdo que hoy Alvarez Gaiani detallará ante un plenario de sus miembros, no incluye una bonificación precisa pero sí el compromiso de reducir los precios de venta en algunos selectos artículos que cada industria elija. Un camino que ya abrieron SanCor y La Serenísima, con la voluntad de aplicar descuentos sobre la leche fluida, el yogurt de litro y el cuartirolo, resignando algunas subas que ya habían dispuesto para los primeros días de diciembre.
Pero según admiten aquellos industriales, esas canastas pueden modificarse en cualquier momento, por ejemplo, si hubiera un aumento de demanda importante al cual no pudieran responder las productoras, muchas de las cuales están trabajando a full. En este momento la clave fue hacer un gesto político hacia el Gobierno, sacrificando margen en algunos artículos para ayudar no sólo a las grandes cadenas sino también a los autoservicios y comercios más chicos del interior del país, que también deberían beneficiarse con las rebajas de sus proveedores.
A cambio la Copal reclamó que el Gobierno se comprometa a ejercer la misma presión sobre sus propios abastecedores de insumos. Así apuntaron básicamente hacia los fabricantes de envases a los cuales desde Economía ya se identificó como un sector concentrado, que por este hecho habría subido de modo significativo sus precios. Sobre este juicio, Kirchner no dudó en comprometerse a hacer la gestión reclamada por Alvarez Gaiani.
La obligación asumida por los industriales de la alimentación quedó plasmada en el documento rubricado ayer por la ministra de Economía “en el marco de las políticas antiinflacionarias” encaradas. Estas se articulan en torno de los acuerdos sectoriales, para cuyo cierre en algunos casos resultó decisivo el convite a practicar rebajas que formula el propio jefe de la Casa Rosada. La primera fase consistió en comprometer a los supermercados. La inmediata fue hacer extensiva esa presión a los otros eslabones de la cadena, para que los comercializadores pudieran efectivamente mantener los descuentos a sus clientes hasta el 31 de enero, sin tener ellos que resignar íntegramente márgenes. Las ocho semanas que restan hasta entonces son demasiadas para hacer un pronóstico certero.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.