ECONOMíA › ALIMENTOS, BEBIDAS, LIMPIEZA E INDUMENTARIA

La lista de los rebajados

La nómina incluye una amplia gama de productos, en algunos casos mencionando la marca. También abarca rubros de verduras y frutas, pero no de carnes, sector con el que se negocia por separado. La rebaja es del 15 por ciento sobre los valores de lista al 30 de noviembre.

El Gobierno dio a conocer anoche la nómina con los 228 productos cuyos precios deberán bajar un 15 por ciento respecto de los valores de lista que figuraban al pasado 30 de noviembre. Las rebajas se verán en las grandes cadenas de supermercados, que fueron los que firmaron el acta de entendimiento la última semana. Hay alimentos de almacén; productos frescos; bebidas, artículos de limpieza, bazar y de perfumería e indumentaria. Habrá sólo cinco artículos de verdulería y frutería, que cada cadena seleccionará como ofertas. Quedó afuera la carne, industria con la que se negocia por separado.
Economía concertó con los supermercados la lista de productos pero evitó distribuir los precios indicativos. Según el Palacio de Hacienda, esa omisión se debió “a que no se trata de fijar una lista de precios de referencia ni precios máximos ni unificados. Cada cadena de hipermercados y supermercados publicará la lista con sus precios”. Felisa Miceli aclaró que habrá un estricto control para que el acuerdo se cumpla, por parte de la Subsecretaría de Defensa del Consumidor y de parte de los intendentes y gobernadores que adhirieron a la estrategia oficial.
Al respecto, Néstor Kirchner volvió a ser contundente: “Mientras me toque ser Presidente, no habrá pícaros que se queden con la rentabilidad de los argentinos”. Anoche, desde Olavarría, el jefe de Estado añadió: “Queremos una Argentina estable, estable económicamente, que crezca. Pero también queremos cuidar la estabilidad del bolsillo”.
Setenta de los 228 productos con rebajas pertenecen al rubro almacén. De hecho, ya había sido posible encontrar en las góndolas la mayor parte de estas ofertas desde el fin de semana. La mayoría de los artículos pertenecen a primeras marcas. Hay galletitas; café; té; yerba mate; leche en polvo; cacao; mermeladas, harinas; arroz, fideos; mayonesas; sal; diversos enlatados (duraznos; picadillos; salsas; caballa; paté y lentejas). En muchos casos, los comercios no sólo tendrán que adosarle los precios sino también las marcas involucradas.
En los productos frescos, la lista incluye aquellos más básicos (leche entera y descremada fluida; queso cremoso y yogures). También se anotaron tapas para empanadas, pastas y salchichas.
Bebidas: la única gaseosa es la Fanta naranja de un litro y medio. Se sumaron algunos vinos y la cerveza Bieckert.
En limpieza hay jabones para lavar la ropa; lavandina; detergentes; desodorantes; limpiadores; fósforos y papel higiénico. También es variada la oferta en el rubro perfumería, con pañales; shampoo y jabones de tocador. En textiles se dejó constancia de la indumentaria involucrada (medias, remeras, camisas, musculosas, ropa interior), pero no figura ninguna marca ya que varios supermercados tienen marca propia.
El hecho de que la mayoría de los productos rebajados aparezcan con las marcas es un paso adelante respecto de lo sucedido el último fin de semana. En ese momento, cuando Economía señaló vagamente que se incluían 50 artículos dejando total libertad a las cadenas, sucedió que hubo una gran dispersión de precios entre los súper para un mismo producto.
El acuerdo con los supermercados y con algunos proveedores líderes intenta poner freno a la continua alza de la canasta básica, que el mes pasado se incrementó un 3,3 por ciento. Casi el triple que el índice de precios.
De todas maneras, ayer Miceli intentó llevar un poco de tranquilidad y también de sentido común. Durante una conferencia de prensa comentó que, respecto de la inflación, “se han generado expectativas que no tienen nada que ver con la situación real. Las otras veces que la inflación no pudo detenerse en la Argentina fue porque los fundamentos, o pilares básicos de la economía, estaban mal”. Para contraponer aquella situación, la ministra recordó que, en la actualidad, la Argentina convive con superávit fiscal y comercial. En ese sentido, y enviando una señal a la city, confirmó la conformación del fondo anticíclico con el dinero que exceda el superávit fiscal previsto. (Ese ahorro excedente) “será guardado y contenido para momentos en que sea realmente necesario su uso”, afirmó.

Compartir: 

Twitter
 

Felisa Miceli, ministra de Economía, al anunciar en Casa Rosada el entendimiento con la Copal.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.