EL MUNDO

Las claves del cuco de la derecha que empieza a gobernar Polonia

Es Lech Kaczynsky, nacionalista, antirruso, antigay y uno de los emergentes del movimiento que ayudó a liquidar el comunismo.

 Por Stephen Castle *

El controvertido presidente de Polonia, Lech Kaczynski, juró ayer mientras el resto de Europa esperaba para ver si sus promesas electorales nacionalistas, retórica antirrusa y hostilidad a los derechos de los homosexuales se traducirán en políticas. Famoso desde su infancia, cuando protagonizó con su hermano gemelo una película popular, Kaczynski se transformó luego en una figura del entorno del movimiento sindical Solidaridad, que ayudó a derribar el comunismo polaco. Pero el reciente ascenso de Kaczynski refleja el giro de Polonia a la derecha al tiempo que el país, que se unió a la Unión Europea (UE) el año pasado, apoyó al partido conservador Ley y Justicia en las elecciones presidenciales y parlamentarias de octubre.
Kaczynski, de 56 años, utilizó su puesto como alcalde de Varsovia como un trampolín para la campaña presidencial en la cual prometió luchar contra la corrupción y proteger los intereses polacos en la UE y contra Rusia y Alemania. En sus primeras declaraciones luego de su juramento, el nuevo presidente dijo que Polonia mantendría su fuerte relación con Estados Unidos y prometió hacer de los problemáticos vínculos con Rusia “un tema importante” para su presidencia. Y añadió: “No existen razones objetivas para que las relaciones con Rusia no sean buenas”. Bajo la Constitución polaca, el presidente tiene poderes limitados, aunque puede proponer y bloquear leyes y es el comandante de las FF.AA.
Pero Kaczynski es un caso especial porque su hermano gemelo, Jarsolaw, es un importante líder en el partido Ley y Justicia, que ha formado un gobierno de minoría. Aunque Jarsolaw sacrificó la posibilidad de convertirse en primer ministro en favor de Kazimierz Marcinkiewicz, muchos observadores creen que los hermanos gemelos serán las fuerzas dominantes en la política polaca. Algunos polacos expresaron su preocupación acerca de que se concentre demasiado poder en una sola familia. Otros creen que el verdadero peligro es que, a causa de la falta de mayoría parlamentaria del gobierno, éste tendrá que depender del apoyo de partidos políticos impredecibles y de extrema derecha.
Los diplomáticos, que esperaban que la liberal Plataforma Cívica emergiera como ganadora de las elecciones, esperan ansiosamente para ver cuántas cosas cambiarán en diversos frentes con los gemelos Kaczynski en la conducción. El nuevo ministro de Finanzas, Teresa Lubinska, causó alarma en las capitales europeas al criticar a los hipermercados Tesco en Polonia, describiéndolos como una inversión no productiva en la economía polaca. Como alcalde de Varsovia, Lech Kaczynski se opuso al aborto, buscó prohibir una protesta de derechos de los homosexuales y argumentó que sería “muy peligroso para nuestra civilización poner los derechos de los homosexuales en igualdad de condiciones”.
El discurso al Parlamento de Kaczynski se enfocó principalmente en temas internos incluyendo la necesidad de depurar al país de la corrupción y la influencia de ex comunistas. El presidente dijo: “El estado no está desarrollando sus tareas correctamente. Por esa razón, debe ser purificado y reconstruido”. Las elecciones marcaron un gran giro de dirección política con la partida de ex comunistas, incluyendo el presidente saliente Aleksander Kwasniewski y el ex primer ministro Marek Belka. El nuevo gobierno de minoría se enfrenta a una dura tarea en llevar adelante sus promesas electorales para proteger los beneficios, fomentar el crecimiento económico y bajar la tasa de desempleo de 17 por ciento del país.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12. Traducción: Virginia Scardamaglia.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.