EL MUNDO › ISRAEL AMENAZO CON MATAR AL PRIMER MINISTRO SI HAY ATENTADOS

Los palestinos no tienen inmunidad

“Nadie estará a salvo en Hamas mientras este grupo no renuncie al terrorismo”, advirtió ayer el ministro de Defensa israelí, Shaul Mofaz.

 Por Juan Miguel Muñoz*
Desde Jerusalén

“Nadie de Hamas es inmune, ni siquiera Ismail Haniya” (candidato a primer ministro y líder de esa organización). El ministro de Defensa israelí, Shaul Mofaz, amenazó ayer a todos los miembros del movimiento fundamentalista, dirigentes políticos o militares, parlamentarios o futuros ministros, con la muerte bajo los misiles si el movimiento fundamentalista rompe el alto el fuego.

El asesinato de terroristas –denominados “selectivos” por Israel– “es una política correcta que continuará”, declaró Mofaz a la Radio del Ejército. “Desde el momento en que Hamas elija el camino del terror, no será cuestión de liderazgo político o no político. Será un liderazgo terrorista y nadie estará a salvo”, añadió.

Jihad Islámica –que ha perpetrado cuatro atentados suicidas en Israel en los últimos 13 meses– y las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa –el brazo armado de Al Fatah– continúan lanzando cohetes artesanales Qassam casi a diario sobre varias ciudades del sur de Israel. Hamas, por el contrario, no ha reivindicado atentado ni ataque alguno desde que se comprometiera a una tregua en febrero del 2005, aunque en su carta fundacional sigue reivindicando la destrucción de Israel. Menos ahora, cuando afronta la formación del gobierno y pretende romper su aislamiento internacional, algo que ha logrado en buena medida al ser recibidos sus dirigentes en Rusia, Turquía, Egipto y Jordania, además de otros países árabes.

Ayer arrancó la campaña electoral, y los jefes de Kadima, el partido fundado por Ariel Sharon en noviembre, son tildados de blandos desde la derecha y la extrema derecha religiosa. Ni Mofaz ni el primer ministro interino, Ehud Olmert, están dispuestos a mostrar que les tiembla la mano. Tampoco en el asunto del que el jefe del gobierno ha hecho una de sus banderas ante la cita con las urnas. “No es un secreto –afirmó– que en los próximos años no invertiremos las sumas que gastamos en el pasado en construcción y desarrollo de infraestructuras fuera de la línea verde.”

Olmert se refería a su promesa de que Israel abandonará parte de Cisjordania y al desmantelamiento de una veintena de asentamientos. Y por línea verde aludía a las fronteras que dibuja su Ejecutivo con la construcción del muro. Olmert prometió que cesará las inversiones y otros gastos en Cisjordania, si triunfa en los comicios del próximo día 28 y encabeza el próximo gobierno. “Israel dará pasos gigantes en el desarrollo y esto cambiará la faz del Estado”, pronosticó. El dinero que no se destinará a los más de 150 asentamientos servirá para financiar obras de desarrollo en el territorio de Israel, especialmente en el desierto meridional del Neguev y en Galilea.

Por otro lado, los 45 diputados de Al Fatah boicotearon ayer la sesión del Parlamento y anunciaron que recurrirán a la derogación de las normas que Hamas decidió la víspera en la Cámara. El movimiento islamista anuló una reforma que otorgaba al presidente, Mahmud Abbas, amplios poderes frente al futuro Ejecutivo.

* De El País de Madrid. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

De izq. a der., el jefe militar Dan Haluz, el primer ministro Ehud Olmert y el de Defensa, Shaul Mofaz.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared