EL MUNDO › POR PRIMERA VEZ NI EL EJERCITO NI PINOCHET CONMEMORARON LA FECHA

A 33 años del golpe contra Allende

Michelle Bachelet le rindió honores al derrocado presidente Salvador Allende y recordó a las miles de víctimas de la dictadura. “A 33 años del golpe nosotros estamos acá con respeto y recogimiento por aquellas personas que perdieron la vida en esa ocasión y también en la lucha por reconstruir la democracia en nuestro país”, aseguró la mandataria en una misa realizada en el Palacio de la Moneda, refiriéndose, entre otros, a su propio padre. Comandante de la fuerza aérea en 1973, fue detenido por sus propios compañeros y murió un mes después en cautiverio. Esto no fue lo único que diferenció este nuevo aniversario del golpe militar. Por primera vez, ni el Ejército ni Augusto Pinochet conmemoraron la fecha, como en años anteriores.

Lo que no cambió, lamentablemente, fue la violencia. Año tras año los enfrentamientos de pequeños grupos radicales con la policía tiñen las marchas y los actos que convocan los gobiernos de la Concertación y las organizaciones sociales y de derechos humanos. Ayer no fue la excepción. En total, unas 140 personas fueron detenidas desde el domingo a la tarde hasta el cierre de esta edición. De los 72 que habían sido arrestados hasta la madrugada de ayer, sólo una quedaba detenida a la tarde. Sin embargo, nuevos choques con los carabineros en frente de la Universidad de Santiago provocó otros 70 nuevos arrestos. Esta manifestación fue rápidamente disuelta con carros hidrantes y gases lacrimógenos de la policía, que anoche ya se encontraba alerta ante la posibilidad de que surgiera un nuevo foco de violencia. El Frente Patriótico Manuel Rodríguez, un grupo radical que toma el nombre de una importante guerrilla que combatió a la dictadura de Pinochet, inició una protesta no autorizada por el gobierno cerca del teatro Víctor Jara.

Los actos oficiales de ayer estuvieron marcados por el repudio a los ataques de un pequeño grupo de encapuchados contra La Moneda. Mientras unas diez mil personas marchaban por el costado del palacio presidencial hacia el cementerio en donde se encuentran los restos de Allende, unas cien personas comenzaron a lanzar bombas de pintura y una molotov contra el edificio. “Jamás pensé volver a ver una llama en La Moneda. No sé quiénes son estas gentes, no nos representan”, aseguró emocionada la diputada Isabel Allende, la hija del derrocado presidente socialista, que lo acompañó durante horas en La Moneda aquel fatídico martes 11 de septiembre de 1973. Bachelet coincidió. “Nadie tiene derecho a atentar contra La Moneda. La Moneda es el símbolo de la lucha que hicimos muchos para recuperar la democracia”, destacó en su discurso.

Los actos del día de ayer se completaron con las ofrendas florales que los partidos Socialista, Comunista y algunas organizaciones sociales colocaron frente a la estatua de Allende, frente al palacio presidencial. Allí el ex presidente decidió suicidarse con el rifle que le había regalado su amigo, Fidel Castro, antes que entregarse a los militares golpistas que ya planeaban matarlo.

Mientras la mayor parte del país participa de las conmemoraciones, el ejército y los sectores más ligados al pinochetismo prefirieron adoptar un perfil bajo. Por primera vez, las fuerzas armadas decidieron no realizar un acto por el aniversario del golpe que los llevó al poder. Aún más llamativa fue la decisión del propio Pinochet de no recibir a los nostálgicos que en esta fecha lo visitan para recordar mejores tiempos. El ex dictador solía recibir a militares retirados y otros aliados en su casa, para conmemorar su ascenso al poder. Esto ya pertenece al pasado de Chile. Ayer sólo tres mujeres le tocaron la puerta y nadie atendió.

Compartir: 

Twitter
 

Bachelet honró a las víctimas.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.