EL MUNDO

Masiva marcha contra ETA en las calles de Madrid

Organizada por el Partido Popular, la protesta sirvió para romper el aislamiento del partido que dirige Mariano Rajoy.

 Por Oscar Guisoni
Desde Madrid

Una multitudinaria manifestación secundó ayer en Madrid la postura del Partido Popular contraria a la negociación con el grupo separatista vasco ETA. La marcha fue convocada por la conservadora Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) y el Foro de Ermua, un espacio también afín al PP que nuclea a asociaciones contrarias a la actual política antiterrorista del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. A pesar de que los organizadores de la marcha habían solicitado a los manifestantes que no se corearan consignas contrarias al gobierno, el grito de “Zapatero dimisión” fue uno de los más oídos durante la tarde. Lo más singular de esta marcha es que se ha realizado contra una negociación que nadie está llevando a cabo, ya que la administración de Rodríguez Zapatero cortó todo contacto con ETA después del atentado en Madrid del 30 de diciembre pasado.

En medio de un clima caracterizado por la abundancia de iconos del nacionalismo españolista del más rancio cuño, como las banderas rojas y amarillas del reino, o los cerca de veinticinco mil globos del mismo color que se lanzaron desde temprano y hasta los acordes del himno con el que se cerró el acto, una multitud cifrada por la Comunidad de Madrid, gobernada por el Partido Popular, en un millón y medio de personas, desafió el frío y la constante amenaza de la lluvia con la esperanza de demostrar que el poder de convocatoria de la derecha es mayor que el de la izquierda, que hace tres semanas realizó otra multitudinaria manifestación por las mismas calles. La policía cifró en ciento ochenta mil el número de participantes.

El Partido Popular realizó un gigantesco esfuerzo logístico para asegurar el éxito de la manifestación, a la que no se sumaron ni los sindicatos ni la mayor parte de los partidos con representación parlamentaria. Aproximadamente unos trescientos autobuses trasladaron a los manifestantes desde otras ciudades españolas hacia la capital. El presidente del Foro de Ermua, Mikel Buesa, fue el responsable de cerrar el acto, en el que tuvo duras palabras contra el jefe de gobierno Rodríguez Zapatero, al que acusó de intentar continuar con la negociación con ETA a pesar de que ésta rompió el alto el fuego con su virulento atentado en la terminal aeroportuaria de Barajas.

La marcha se enmarca también dentro de la estrategia del Partido Popular para no quedar aislado ante la posición más abierta al diálogo del gobierno de Zapatero, que en estos momentos cuenta con la adhesión de la totalidad de las fuerzas políticas parlamentarias, a excepción de la derecha. Pero el objetivo que perseguía el partido de Mariano Rajoy ayer no se cumplió. La Federación de Ecuatorianos residentes en España, que había convocado la marcha anterior en conjunto con los sindicatos mayoritarios, UGT y Comisiones Obreras, se negó a participar y los organizadores se tuvieron que contentar con una representante de la Federación madrileña que se desmarcó de su organización madre. En el orden sindical, los únicos presentes fueron los representantes de la policía. Un bizarro grupo del inexistente Unificación Comunista de España, que marchó con banderas republicanas y al grito de “la izquierda valiente sí está presente” trató de darle a la manifestación una pluralidad que nunca tuvo. Al contrario de lo sucedido tres semanas atrás, cuando se convocó a todas las fuerzas políticas y sociales a sumarse, los organizadores de la marcha de ayer dejaron fuera de modo explícito a todos los partidos nacionalistas que integran actualmente el gobierno vasco.

Bajo el lema principal de la manifestación, “Por la libertad. Derrotemos juntos a ETA. No a la negociación”, desfilaron ayer las principales figuras del Partido Popular. Mariano Rajoy volvió a machacar con su discurso al gobierno de Zapatero, al que se manifestó dispuesto a secundar “sólo si rectifica, si cambia de política”.

Compartir: 

Twitter
 

Miles de asistentes concurrieron a la Plaza de Cibeles, en Madrid, para repudiar a la ETA.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.