EL PAIS

Cortes ratificados, aunque a las partes no les guste la medida

Gualeguaychú y Colón ratificaron las medidas aunque el gobierno uruguayo insista en que condiciona el diálogo a que se abran los puentes sobre el río. Para los vecinos, las futuras reuniones en España son producto de sus medidas de fuerza.

 Por Laura Vales

En Gualeguaychú y Colón ratificaron que continuarán con los cortes a pesar de que gobierno uruguayo puso como condición para iniciar las negociaciones su levantamiento. “Ya hicimos la experiencia: cuando liberamos la ruta, Uruguay no dialogó. No queremos más maniobras de dilación”, sostuvo José “Pepo” Pouler, coordinador de la asamblea ambientalista. Los vecinos evalúan que la reapertura de las conversaciones entre los gobiernos es producto, en buena medida, de la presión que ejercen los piquetes. Ayer volvieron a cortar los tres puentes internacionales.

El anuncio del acuerdo entre Argentina y Uruguay para hacer una reunión abierta en España fue recibido como una buena noticia pero con pocas expectativas. Para los entrerrianos, el dato relevante sigue siendo que Botnia no detiene su construcción. “Por eso el diálogo es bienvenido, pero al mismo tiempo tenemos miedo de que sea una bomba de humo”, explicó Pouler.

El corte del puente de Gualeguaychú lleva diez semanas, mientras que en Colón hay un bloqueo permanente desde hace cinco días. En Concordia, la localidad más alejada del punto de conflicto, la protesta se extendió durante cinco horas, de cinco de la tarde a diez de la noche. Estuvo sostenida por integrantes del Movimiento Territorial de Liberación, la organización de desocupados del Partido Comunista. La asamblea histórica de Concordia, que responde al gobernador Jorge Busti, no participó de la medida pero tampoco la impidió, como había hecho en oportunidades anteriores, previas a que la Corte de La Haya rechazara el pedido uruguayo de desalojar los puentes.

Los asambleístas criticaron las declaraciones del vicepresidente de comunicaciones de Botnia, Marko Janhunen, sobre que la planta de Fray Bentos no será relocalizada. “Cuando los uruguayos aflojan y dicen que aceptan el diálogo, Botnia se endurece. Parece que se pusieran de acuerdo, es como una jugada de ajedrez, una estrategia que utilizan para no hacer ningún cambio”, consideró Pouler.

–¿La asamblea se opone a la propuesta de que se construya un ducto para tirar lejos de Gualeguaychú los desechos industriales de Botnia?

–El tema nunca se trató oficialmente dentro de la asamblea, no hubo una votación. Puedo darle una opinión personal: en el río Uruguay una cuarta parte del año soplan vientos del sud-sudoeste, las famosas sudestadas conocidas en el Río de la Plata, que hacen que el caudal vuelva aguas arriba. El ducto, por esto, no sería una solución.

–¿Y las otras propuestas?

–Se habla de ponerle un cuádruple filtro a la chimenea para evitar el olor a huevo podrido, pero ¿qué va a pasar con los contaminantes que salgan por la chimenea? Y está el tema de la lluvia ácida en 70 u 80 kilómetros alrededor de la planta. Hay una realidad que lo dice todo: la Comunidad Económica Europea nos “premia” con esta industria que, dice, va a traer trabajo, pero no compra los productos originados a 100 kilómetros a la redonda de estas plantas. Incluso a los alimentos producidos en un radio de 100 a 200 kilómetros los compran con una serie de controles que encarecen los costos, o sea que ellos tienen conciencia de la contaminación de las pasteras.

Desde el corte de la ruta 135, en Colón, Silvia Echeverría también defendió la continuidad de los bloqueos. “Me parece que más allá de lo que puedan decir sobre que el corte no sirve, que es inútil estar acá y que ya perdió vigencia como herramienta, obviamente el corte es efectivo y hemos logrado bastantes cosas, incluido este anuncio de reapertura del diálogo”. La gente de Colón tiene previsto realizar esta noche una nueva asamblea en la que decidirá si mantiene el bloqueo por tiempo indeterminado o vuelve a la modalidad anterior, de protestas intermitentes.

Echevarría se refirió también a la reunión española, todavía sin fecha ni concurrentes. “Tengo no más expectativas que con cualquier otra gestión diplomática”, dijo. “Cada uno hace lo que tiene que hacer en el lugar que le corresponde, y después se verán los hechos concretos. Esto es un principio de dialogo, pero lo que importa es que Botnia sigue edificándose; mientras eso suceda nosotros vamos a seguir bloqueando.”

Finalmente, en Concordia, el coordinador del MTL local, Ramón Cabrera, anticipó que pondrán a votación la fecha del próximo bloqueo. Cabrera reclamó que en el diálogo también participen vecinos de Entre Ríos: “Que primero hablen los gobiernos, pero que además se dé un lugar a las asambleas”.

Compartir: 

Twitter
 

El corte de ayer en Gualeguaychú, donde ya van diez semanas de medidas de fuerza.
SUBNOTAS
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.