EL MUNDO

Hillary dijo que nunca autorizaría la tortura

En un debate de candidatos demócratas, la amplia favorita para ganar las elecciones de 2008 dijo que de ser electa dejaría tropas en Irak, y lo mismo dijeron los otros candidatos.

 Por Antonio Caño *

Desde Washington

En un momento en el que los demócratas en el Congreso parecen haberse rendido ante la estrategia de la administración de Bush en Irak, los principales candidatos de la oposición a la presidencia de EE.UU., especialmente Hillary Clinton, están también dispuestos a aceptar la idea de que será necesario mantener un cierto número de soldados en aquel país durante un largo período de tiempo.

El comentarista conservador William Kristol calificó el debate celebrado por los ocho candidatos demócratas en la noche del miércoles en New Hampshire como “un gran día para los republicanos”. Puede serlo si, como se sospecha, el realismo y la prudencia de los candidatos demócratas llega a irritar a las bases del partido, ansiosas de acabar la guerra de Irak, y esto termina dividiéndolos. Ni Clinton, ni Barack Obama, ni John Edwards, los tres primeros contendientes según las encuestas, se comprometieron de forma categórica a acabar con la guerra si llegan a la Casa Blanca. Menos que nadie, Clinton. “Reduciré drásticamente nuestra presencia en Irak para limitarla a la misión de proteger nuestra embajada, a nuestros civiles y para estar seguros de que podemos llevar a cabo actividades antiterroristas en ese país”, dijo. Fue la más acosada durante el debate, no sólo porque era la única que todavía no se ha retractado de su voto a favor de la guerra de Irak en el Senado sino porque volvió a votar el miércoles una resolución de línea dura contra Irán.

“Me avergüenzo de ti, Hillary, por haber votado eso”, le dijo otro de los candidatos presidenciales, Mike Gravel, en relación con el voto favorable de Clinton a una petición para que la Guardia Revolucionaria Islámica (un cuerpo de elite del ejército iraní al que EE.UU. vincula con la violencia en Irak) sea declarada una organización terrorista. Tanto Joseph Biden como Christopher Dodd, dos candidatos demócratas con mucha experiencia en el Senado, votaron en contra de esa propuesta, mientras que Obama evitó participar en la sesión y dedicó el día a su campaña electoral en New Hampshire.

Hillary Clinton fue también el centro de las miradas cuando el moderador del debate le preguntó directamente si ella estaría dispuesta a autorizar excepcionalmente la tortura para obtener información de Osama bin Laden. “Es un asunto de principios. La tortura no puede formar parte de la política de Estados Unidos, punto”, contestó. Cuando el moderador le recordó que había sido su marido, Bill Clinton, quien había aludido hace tiempo a esa excepción, la candidata respondió: “Bueno, no es él quien está en este tribunal esta noche”.

Clinton es cada día más el objeto de atención de la prensa y de los ataques de sus contrincantes, porque cada día se afianza el amplio margen de ventaja que tiene sobre el resto de los aspirantes demócratas, alrededor de un veinte por ciento (según la media de distintas encuestas) sobre Obama, y, más aún, sobre Edwards.

* De El País de España. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

Hillary lleva veinte puntos de ventaja y no se arrepiente de haber votado a favor de la guerra.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.