EL MUNDO

Putin exige que EE.UU. deje Irak

El presidente ruso anunció la producción de misiles nucleares de largo alcance en su escalada verbal contra Estados Unidos.

 Por Rodrigo Fernández *
desde Moscú

El presidente ruso, Vladimir Putin, exigió ayer a Washington que fije una fecha de retirada de las tropas que tiene desplegadas en Irak y manifestó que “luchar contra el pueblo es una tarea sin futuro”, refiriéndose a lo que sucede en ese país árabe. El mandatario aceleró los planes de rearme de Rusia y anunció la creación de misiles nucleares intercontinentales de nuevo tipo, aunque no dio más detalles.

Al mismo tiempo, Putin recordó que ya están armando al ejército con nuevos Tópol-M, misiles que, según aseguran los expertos, pueden penetrar cualquier escudo nuclear, incluido el que EE.UU. está desarrollando.

“La construcción de misiles continuará, incluida la de sistemas estratégicos completamente nuevos. No sólo de clase Tópol, sino de otros totalmente nuevos. El trabajo en esta esfera continúa, y continúa exitosamente”, dijo Putin al contestar en directo por televisión a las preguntas que los rusos le hacen una vez al año.

El líder ruso subrayó que en el programa de modernización de las fuerzas armadas se presta atención “no sólo a los tres componentes nucleares (misiles intercontinentales, aviación estratégica y flota nuclear submarina), sino también a otros tipos de armamento”. Putin habló de los nuevos aviones de combate SU-34, que calificó de “líderes mundiales”, de las nuevas bombas de precisión, de nuevos aviones y sistemas de defensa antiaérea. Resumiendo, dijo: “Nuestros planes no son simplemente grandes, son grandiosos. Y completamente realizables. Nuestras fuerzas armadas serán compactas, pero muy eficaces y garantizarán la seguridad del país por mucho tiempo”. Respondiendo a una pregunta de un habitante de Kazán, la capital de Tatarstán, Putin opinó que “uno de los objetivos” de la invasión de Irak “por supuesto es controlar las reservas de petróleo de ese país”. Y en respuesta a otro ciudadano señaló estar de acuerdo con el presidente estadounidense, George W. Bush, en que “sólo después de que los dirigentes de Irak estén en condiciones de mantener una situación estable se puede hablar de la retirada del contingente internacional”.

“Pero la diferencia de nuestras posiciones consiste en que mientras los estadounidenses piensan que no se puede fijar una fecha de salida de las tropas extranjeras yo considero que es necesario hacerlo. Hasta que no lo hagan, los dirigentes iraquíes, sintiéndose bajo la protección fiable del paraguas norteamericano, no se apresurarán a desarrollar sus propias fuerzas armadas y órganos de defensa del orden público”, manifestó sin ambigüedades Putin.

Putin volvió a advertir que si Estados Unidos continúa con sus planes de emplazar elementos de su escudo nuclear en Polonia y la República Checa sin tener en cuenta los intereses de Rusia, entonces Rusia tomará “medidas de respuesta para garantizar la seguridad de los ciudadanos”.

El único problema que reconoció Putin en Rusia en estos momentos es la inflación, que el gobierno se había fijado este año en un 8%, pero que ya es del 8,5%. “En el Kremlin habrá otra persona en 2008, pero lo importante es mantener la continuidad de la actual política”, opinó Putin, al tiempo que se mostró contrario a disminuir las facultades del presidente y aumentar las del gobierno. Para muchos observadores, esta última declaración es una prueba más de que Putin, en realidad, no pretende convertirse en primer ministro una vez que termine su mandato presidencial en marzo próximo.

* De El País de Madrid. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

Un empleado del Congreso ruso escucha a Putin por televisión.
SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.