EL MUNDO › MIRADA OPTIMISTA DEL GOBIERNO ARGENTINO A LA SITUACIóN EN BOLIVIA LUEGO DEL REFERéNDUM

La expectativa puesta en el diálogo

En el gobierno argentino preveían un clima de confrontación violenta peor que el que se produjo el domingo. Ahora confían en la muñeca de Evo para encarar una negociación con los departamentos opositores. Hubo un comunicado con Brasil y Colombia.

 Por Daniel Miguez

Antes del domingo, en el gobierno argentino había mucha preocupación por el rumbo que hubiesen podido tomar los acontecimientos en Bolivia. Preveían un escenario de confrontación violenta que llevaría a enrarecer el clima político en la región.

Ayer el clima entre los funcionarios de la Cancillería que miran a Bolivia era de mayor distensión, aunque todavía están lejos de desentenderse del problema. Se percibía cierto optimismo respecto de la apertura al diálogo –ya anunciada ayer– del presidente boliviano, Evo Morales, mucho más entrenado en la negociación desde sus tiempos de sindicalista que su influyente vicepresidente, Alvaro García Linera, el más intransigente con los autonomistas de todo el gabinete.

El gobierno argentino siempre creyó, y más aún después del referéndum del domingo en San Cruz –al que de todas maneras considera ilegítimo–, que la mejor opción para el presidente de Bolivia era abrir el diálogo político y sentarse a negociar con los impulsores de la autonomía cruceña, postura que también sostiene el gobierno de Brasil.

Así como anteayer se montó en la Cancillería argentina una suerte de “comité de crisis” para seguir paso a paso las alternativas de una jornada difícil, ayer el canciller Jorge Taiana siguió en contacto con el gobierno boliviano.

Según fuentes del Palacio San Martín, el análisis que hace Taiana, con el que coincide su colega brasileño, Celso Amorim, es que el polo conservador que se concentra en Santa Cruz no tiene chances a la vista de poder destronar a Evo Morales del poder, y tampoco buenas perspectivas si es que aspiran a buscar la secesión territorial de Bolivia.

“Pero la existencia de ese movimiento es una realidad con la que Evo va a tener que acostumbrarse a convivir, por eso es mejor que entre en la negociación política y desde allí obtenga los mejores resultados posibles”, le dijo a Página/12 una fuente de la Cancillería.

En el Gobierno evaluaban que hubo dos hechos muy positivos que llevaron a que el domingo fuera mucho menos dramático de lo que podía esperarse días antes. Por un lado, la decisión de la OEA de emitir una declaración –para la que trabajaron mucho Argentina y Brasil– condenando cualquier intento separatista en Bolivia, lo que les puso un freno internacional objetivo a quienes podían aventurarse a un próximo paso de esa naturaleza luego del referéndum. Y por otro lado, la decisión de Evo Morales de no movilizar con todo a sus seguidores en Santa Cruz, lo que posiblemente habría deparado un saldo verdaderamente trágico. Sólo hubo escaramuzas –que igual dejaron un muerto y varios heridos– para marcar presencia. “En los barrios humildes de Santa Cruz, Evo tiene una gran prédica y si hubiera querido, el domingo habría sido un desastre. Por suerte, privó la cordura”, evaluó una alta fuente del Gobierno argentino.

En los despachos oficiales señalan que junto a los autonomistas de Santa Cruz se abroqueló toda la oposición al presidente boliviano. Es decir que más allá de la causa del conflicto, los sectores que no quieren a Evo Morales tomaron partido por los líderes de la rica Santa Cruz. “Se juntaron gran parte de los cruceños con los ricos y los blancos del resto del país”, sintetizó la fuente.

“Nuestro mensaje a Evo durante todo este tiempo fue algo así como ‘nosotros te apoyamos absolutamente, pero el problema de Santa Cruz hay que afrontarlo y pacíficamente’”, graficó un funcionario de la Cancillería. Y las primeras respuestas que llegan desde Bolivia parecen ir en ese sentido.


Llamado a negociar

El Grupo de países amigos de Bolivia llamó ayer al diálogo en la nación andina, tras el referéndum autonómico celebrado el domingo pasado en el departamento de Santa Cruz. “Argentina, Brasil y Colombia expresan su convicción de que más que nunca es necesario el pronto establecimiento de un diálogo franco y sincero entre los principales actores políticos de Bolivia, con miras a la preservación de la institucionalidad democrática y la integridad territorial boliviana”, afirmó en un comunicado el Grupo de los tres países. “Este proceso debe estar basado en una agenda abierta, sustantiva y sin precondiciones, y también en el establecimiento de un clima de paz, serenidad y tolerancia”, sostuvo. Asimismo, el trío de naciones expresó su confianza en el pueblo boliviano.

Compartir: 

Twitter
 

Los cancilleres David Choquehuanca y Jorge Taiana, con Evo Morales, a principios de abril.
SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.