EL MUNDO › CRíTICAS AL ABUSO DE LA INSIGNIA HUMANITARIA

Más que engaño, crimen de guerra

El reconocimiento de que el ejército colombiano se hizo pasar por la Cruz Roja para engañar a las FARC y liberar a Ingrid Betancourt colocó al organismo humanitario en el ojo de la tormenta. Aunque la entidad civil ayer mantuvo un bajo perfil, tal como acostumbra, la Asociación Internacional de Abogados y la oposición política en Bogotá estimaron que la violación de la Convención de Ginebra puede dañar la credibilidad de la Cruz Roja y constituir un crimen de guerra. “No creemos que nos afecte”, dijo a PáginaI12 Carlos Ríos, el encargado de prensa del grupo humanitario en Colombia.

La Cruz Roja nunca se pronuncia por nada porque su razón de ser es su imparcialidad y confianza de todas las partes en conflicto. Fiel a su tradición, la entidad no pareció inmutarse ayer, después de que el presidente colombiano, Alvaro Uribe, reconociera que un militar utilizó un emblema del organismo sin autorización en una operación en la que quince rehenes de la guerrilla fueron rescatados semanas atrás. “El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) toma nota de la declaración del presidente Alvaro Uribe Vélez”, indicó la organización en un comunicado de tono moderado.

Frente la cámaras de televisión, Uribe pidió disculpas al grupo humanitario. “Pedimos al CICR que nos perdone. Lamentamos que esto haya ocurrido”, dijo.

La Cruz Roja respondió con un escueto llamado de atención. “El emblema de la Cruz Roja tiene que ser respetado en todas las circunstancias y no puede ser usado en forma abusiva”, señala el texto.

A raíz del hecho, la delegación colombiana del CICR tuvo una reunión confidencial con el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos. “Hemos tenido una relación constructiva con el gobierno y queremos seguir trabajando para las víctimas del conflicto armado”, señaló a este diario Yves Heller, portavoz del CICR en Bogotá.

Tras las disculpas y la reunión con funcionarios colombianos, la Cruz Roja se mostró satisfecha. “Es muy bueno que el gobierno se haya pronunciado”, añadió Heller.

Pero detrás de los buenos tratos, lo cierto es que el protocolo de la Convención de Ginebra de 1949, suscrito por Colombia, prohíbe la acción llevada a cabo por el gobierno. “Queda prohibido hacer uso indebido del signo distintivo de la Cruz Roja”, indica el texto.

La jugarreta que dejó bien parado al ejército colombiano podría significar una exposición de trabajadores humanitarios a mayores peligros en el futuro, señaló Mark Ellis, experto en leyes internacionales y director de la Asociación Internacional de Abogados. “Si se usa el emblema de forma engañosa, eso abre una brecha en la Convención. (Según mi información) La manera en que fue utilizado el logo de la Cruz Roja podría ser un crimen de guerra”, apuntó.

En tanto, el senador del opositor Polo Democrático Alternativo Gustavo Petro lamentó que el uso del emblema del CICR empañe el éxito del rescate de rehenes. “El presidente Alvaro Uribe y los mandos militares subvaloran el derecho internacional humanitario y sobre todo un principio que es fundamental, que es la distinción entre combatientes y civiles”, dijo a Radio Caracol el congresista, uno de los más férreos críticos del gobierno.

Informe: Juan Manuel Barca.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice
  • LOS RESCATISTAS DE INGRID SE VALIERON DEL EMBLEMA PARA ENGAñAR A LA GUERRILLA
    Usaron el disfraz de la Cruz Roja
    Por Katalina Vásquez Guzmán
  • OBAMA SE COMPROMETIó A LUCHAR PARA ELIMINAR EL ARSENAL MUNDIAL
    Un mundo sin armas nucleares
  • ISRAEL Y HEZBOLá LE DIERON UN CIERRE A LA GUERRA DEL LíBANO DOS AñOS DESPUéS
    Canje de cadáveres por prisioneros
    Por Juan Miguel Muñoz
  • IGNORAN UN FALLO DE LA CORTE DE LA ONU
    Sin clemencia en Texas

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.