EL PAíS › EL GOBIERNO, ENTRE LA INCREDULIDAD Y LA DESAZóN

Un escenario nunca imaginado

Los malos presagios empezaron a la medianoche porque el vicepresidente no atendía los llamados. Pero hasta las tres de la mañana tenían la esperanza de que Cobos no votara en contra del propio gobierno del que es el segundo en jerarquía.

 Por Daniel Miguez

Ni en la peor de sus pesadillas la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, sus ministros y los principales senadores hubieran soñado con el desenlace de la votación de esta madrugada en el Senado. Y la sensación que podía percibirse en las máximas figuras del Gobierno era de incredulidad y desazón. El desconcierto comenzó a rondar a la cúpula del Gobierno cuando se configuró un cuadro inimaginable hasta unas horas antes: que el vicepresidente Julio Cobos, enfrentado con la Presidenta a sólo siete meses de asumir el Gobierno, tuviera que definir la votación por las retenciones móviles y todo lo que se desprende ello para el futuro inmediato de la política argentina. Aún así, nadie esperaba semejante mazazo.

Hasta las tres de la mañana tenían la esperanza de que Cobos no generara una conmoción votando en contra del propio Gobierno del que es el segundo en jerarquía. “Una cosa es tener juego propio, y otro sería semejante traición”, sostenía un ministro que apostaba a la cordura del mendocino. Una fuente cercana al vicepresidente le había dicho a PáginaI12 que Cobos “si tiene que votar, lo hará responsablemente”, dando a entender que lo haría junto al oficialismo. Pero eso no ocurrió.

A las 4 de la mañana no había mucho margen para que los funcionarios consultados por PáginaI12 pudieran imaginar los pasos a seguir ante el nuevo escenario, que nunca había entrado en sus hipótesis ni como Plan Z. La votación en manos de Cobos fue el corolario de una serie de complicaciones increíbles que habían llevado en un momento a que la decisión quedara en manos del santiagueño Emilio Rached. Aunque la definición hubiera podido ser aún más insólita si un Menem que se había retirado enfermo no hubiese regresado al Congreso y le hubiera dado el triunfo en la votación al oficialismo.

Sin el voto de Rached y con la presencia de Menem, todo quedaba en manos de Cobos. Era medianoche y en el oficialismo había desconcierto y desazón, porque el vicepresidente no quería confesar su voto y le ponía intriga a la definición. Los llamados empezaron a llover en su celular. Como no atendía los malos presagios empezaron a nublar la esperanza del Gobierno.

Era un final inesperado para un día en que la Presidenta había arrancado en la quinta de Olivos atenta a la televisión, aunque desde el día anterior el jefe del bloque, Miguel Angel Pichetto, le aseguraba que, aunque sin que sobre nada, iban a tener los votos necesarios.

Desde el mediodía los canales de noticias aseguraban que había 70 votos definidos, 35 a 35 nada menos, y dos indecisos, pero desde la Casa Rosada tranquilizaban a los dirigentes kirchneristas que llamaban queriendo saber la verdad. “Los dos supuestos indecisos votan con nosotros”, repetían. Se referían al catamarqueño Ramón Saadi y al santiagueño Rached.

Por si había algún funcionario que aún no confiaba en el voto de Saadi en función de su inestable vínculo en Catamarca con Luis Barrionuevo, poco antes de las 9 de la noche, les llegó el alivio, cuando el ex gobernador expuso anunciando su voto a favor del proyecto oficial.

La Presidenta, que en un momento había decidido quedarse en la casa Rosada hasta verificar el voto de Rached a favor del Gobierno, como el tiempo pasaba y no llegaba el turno del santiagueño, a las 22 regresó a Olivos para seguir el debate junto a su marido. Para ese entonces ya llegaban las versiones de que Rached se había dado vuelta asustado por amenazas que había sufrido su familia en Pinto, un pueblo de siete mil habitantes del interior de Santiago del que fue intendente durante diez años.

Para entonces, al Gobierno le quedaba un pequeño margen de alivio, ya que Carlos Menem con gripe y afiebrado se había retirado del recinto para hacerse atender en el sanatorio Otamendi y no pensaba volver al Congreso, seguro de que la votación se definiría a favor del oficialismo. Al trascender que Rached votaría en contra, su hermano, Eduardo Menem, voló con su auto hasta el Otamendi para volver a llevarlo al Senado. No fuera a ser cosa que el kirchnerismo lograra la ley de retenciones móviles gracias a Menem, ya que su ausencia dejaría la votación 36 a 35. Cuando un Menem maltrecho entró al recinto a Cobos le habrá corrido un frío por la espalda. La ley de retenciones móviles y mucho más que esa ley, quedaba en sus manos. Y las usó para votar en contra del oficialismo del que hasta esta madrugada, mal que mal, había formado parte.


Archivos desclasificados

La Cámara de Representantes de Estados Unidos dio media sanción a un proyecto que instruye a la Agencia Central de Inteligencia (CIA) a desclasificar archivos secretos para ayudar a la búsqueda de hijos de desaparecidos durante la última dictadura militar en la Argentina. Tras una reunión con la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, en la que estuvieron también las Abuelas de Plaza de Mayo y el secretario de Derechos Humanos, Eduardo Luis Duhalde, el embajador argentino en Washington, Héctor Timerman, anunció que la media sanción del proyecto incluye “la apertura de archivos secretos en temas vinculados al golpe de 1976, al Plan Cóndor y a la apropiación de niños en la Argentina”. Hace cuatro años se había hecho una desclasificación parcial de documentos secretos pertenecientes al Departamente de Estado norteamericano. El nuevo proyecto de ley fue presentado por el representante por Nueva York, Maurice Hinchey, “al fundamentar que la Argentina reabrió los procesos judiciales sobre derechos humanos”. Hinchey se reunió en enero con la Presidenta junto a otros legisladores de su país, y la mandataria “les pidió la desclasificación de los documentos de inteligencia de Estados Unidos”, informó Timerman.

Compartir: 

Twitter
 

Cristina Kirchner estuvo ayer por la tarde con las Abuelas de Plaza de Mayo Estela Carlotto y Rosa Roisinblit.
Imagen: DyN
SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.