EL PAíS › LOS EMPRESARIOS DEL AGRO CELEBRARON A LA MADRUGADA EN FIGUEROA ALCORTA Y SARMIENTO

Al final, Palermo fue una fiesta

La comisión de enlace se reunió a ver el debate en los bosques de Palermo, junto a sus seguidores. Pensaban que iban a perder ajustadamente, pero algunos “indecisos” se inclinaron sorpresivamente por “el campo” y la locura se desató en la zona norte.

 Por Fernando Krakowiak

Palermo fue una fiesta. En el enclave más rico de la ciudad los empresarios del agro celebraron hoy a las 4:30 de la madrugada un triunfo sorpresivo en el Senado. La cámara alta se negó a ratificar la resolución 125 retrotrayendo la situación al 11 de marzo cuando las retenciones a las exportaciones de soja eran de apenas el 35 por ciento. Esta decisión les permitirá a los productores ser los únicos beneficiados con la espectacular suba de los precios internacionales registrada en los últimos meses. La ventaja que llevaba el oficialismo se fue achicando durante el día a medida que se fueron definiendo los “indecisos” y, si bien Ramón Saadi pareció inclinar la balanza a favor del proyecto oficial, el campo terminó ganando con el voto del vicepresidente Julio Cobos en un desempate dramático luego de haber igualado en 36.

Los dirigentes del agro se reunieron para ver el debate de los senadores por televisión, al igual que lo habían hecho cuando la Cámara de Diputados dio media sanción al proyecto oficial de retenciones. Sin embargo, esta vez, en lugar de verlo solos, optaron por concentrar en los bosques en Palermo para sumar a los productores del interior que el martes participaron del acto y se quedaron en Buenos Aires a la espera de una definición. También se sumaron vecinos de la zona y militantes del Movimiento de Trabajadores por el Socialismo, la Corriente Clasista y Combativa, la Federación de Tierra y Vivienda Disidente y trabajadores desocupados del MTD, conformando un cóctel muy heterogéneo.

Inicialmente tenían previsto concentrarse en la carpa que montaron en la Plaza del Congreso, pero a comienzos de semana decidieron que lo mejor era buscar otro lugar para evitar incidentes con los partidarios del Gobierno y la zona norte se terminó imponiendo por las simpatías que allí despiertan los ruralistas. La pantalla gigante se montó en la calle Infanta Isabel, a metros de Sarmiento y Figueroa Alcorta, y desde temprano los asistentes pudieron seguir los discursos en un clima similar al de una cancha de fútbol.

Hubo carteles en contra de “Stalin”, en alusión a Cristina y Néstor Kirchner, banderas con las consignas “somos la tierra y su paisaje” y “minga las retenciones”, remeras con la inscripción “todos somos el campo”, el infaltable toro inflable “Alfredito”, insultos y silbidos para los senadores oficialistas y aplausos para los opositores y para los justicialistas disidentes.

El legislador César Gioja del Frente para la Victoria de San Juan generó un amplio rechazo cuando afirmó que “la iglesia define el no pago de impuestos como un pecado mortal”. “Caradura”, “alcahuete”, “parásito”, “gusano” le gritaron desde la improvisada popular. Eduardo Torres, del Frente Renovador de Misiones, también exasperó a los presentes cuando aseguró que “para muchos el novillo es más importante que una persona que necesita comer”. “Andate con los monos a Misiones”, le retrucó una señora desde las primeras filas. El economista Eric Calcagno, del Frente para la Victoria, fue otro de los que cosechó un rosario de insultos al afirmar que “el antiguo productor se ha transformado en rentista”. “Igual que vos, ñoqui hijo de puta”, gritó una mujer de anteojos espejados, sombrero de cuero verde y escarapela en el pecho.

No obstante, el mayor repudio fue para el catamarqueño Ramón Saadi, quien en los conteos previos figuraba como “indeciso”, y cerca de las 21 anticipó su voto a favor del Gobierno. “Hijo de puta, hijo de puta”, gritaron los productores, al tiempo que aseguraban, de todas las formas posibles, que había sido comprado. El titular de la Sociedad Rural, Luciano Miguens, también sembró sospechas. “El voto de Saadi nos deja dudas”, sostuvo, aunque no expresó lo mismo respecto a los “indecisos” que terminaron votando en contra del proyecto oficial. “Esto le va a hacer un daño terrible al país”, agregó el presidente de Federación Agraria de Entre Ríos, Alfredo De Angeli, quien se mostró resignado luego de que se conoció ese voto.

Sin embargo, cerca de la medianoche trascendió que el santiagueño y radical Emilio Rached que, según fuentes oficiales, iba a votar junto al Gobierno, finalmente se opondría. Durante la votación, a las 3:50 de la mañana de hoy, se confirmó ese último pronóstico y la elección terminó igualada en 36. Esa situación forzó al vicepresidente Julio Cobos a tener que desempatar y lo hizo a favor de “el campo”, desatando la locura en Palermo, donde Luciano Miguens, presidente de la Sociedad Rural, celebró con Juan Carlos Alderete, de la CCC.

La comisión de enlace tenía previsto reunirse hoy por la mañana para ver cómo seguir con el plan de lucha, hablaban de mantener el reclamo para lograr un triunfo por la vía judicial pues suponían que el Gobierno terminaría imponiéndose en la votación, pero el giro inesperado de la madrugada modificó el escenario. Por lo tanto, hoy todo será festejo.

Compartir: 

Twitter
 

Carlos Garetto, Luciano Miguens y Hugo Luis Biolcati siguen los discursos con la bandera del MST detrás.
Imagen: Alejandro Leiva
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.