EL MUNDO › JARED LEE LOUGHNER, EL UNICO DETENIDO POR EL TIROTEO DE ARIZONA

Perfil de un joven sin rumbo

De retórica antigubernamental, Loughner apareció en YouTube quemando una bandera de su país. Su semblanza de MySpace, actualizada horas antes del ataque, incluía un mensaje en el que se despedía. Pero no se mató.

 Por Guy Adams *

Desde Tucson, Arizona

El sábado a la mañana, Jared Lee Loughner puso 30 balas en el cargador de una pistola semiautomática Glock 19. Luego condujo hasta la sucursal de la tienda Safeway en Catalina Foothills, un barrio próspero a cinco kilómetros del hogar que compartía con sus padres, Amy y Randy.

Poco después de las 10 de la mañana, Loughner caminó hasta una concurrida reunión de los ciudadanos con la congresista demócrata Gabrielle Giffords, y disparó. En minutos, seis transeúntes yacían en el suelo agonizando o ya muertos, y otros doce habían sido heridos. Giffords, su objetivo, fue llevada con prisa hasta el hospital, prácticamente luchando por vivir.

Si todo hubiera salido acorde con su plan, Loughner no habría estado vivo para el momento de evaluar las consecuencias de su ataque. Su perfil de MySpace, actualizado horas antes, incluía un mensaje en el que se despedía –“¡Chau, amigos!”– e imploraba a sus lectores: “¡Por favor, no sean malos conmigo!”. Pero Loughner no apuntó esa nueve milímetros hacia él.

Dos transeúntes tacklearon a ese flaquísimo joven de 22 años y lo retuvieron contra el pavimento hasta que llegó la policía. Hasta anoche estuvo en la comisaría del condado de Pima, donde se rehusó a hablar con los efectivos que lo interrogaron para intentar descubrir qué motivó su horrible intención asesina y quién, si es que hubo alguien, lo ayudó a llevarla a cabo.

Los acontecimientos que precedieron al estacionamiento de la tienda Safeway están siendo investigados, y permanecen las marchas y contramarchas de la investigación. Pero se sabe por lo menos que el perfil de Loughner despertó varias alertas. Un joven desempleado, solitario, con hábitos de consumo de drogas e indicios de lo que la policía llama “problemas mentales”. Además fue denunciado por haber hecho amenazas de muerte y haber ingresado paranoicos “posteos” en redes sociales.

Los vecinos de la avenida Soledad, una calle común y corriente poblada por obreros y dueños de pequeños emprendimientos, describieron a la familia Loughner como los hippies locales, que suelen sentarse en sillas en el porche de su casa. Sus hábitos desordenados los llevaron a ganarse quejas, y al menos un vecino se manifestó en protesta. Después de dejar la escuela, Loughner quiso unirse al ejército, pero fue descartado por los reclutadores. Tomó algunas clases en colegios locales, pero nunca se graduó. Y en 2007 fue detenido por posesión de parafernalia de droga. Dos años después enfrentó un cargo no especificado.

Los videos que subió el 15 de diciembre dan cuenta de una retórica antigubernamental como las que suele desplegar el movimiento Tea Party; su inquietud sobre la Constitución y su oposición al control federal de la educación. También se lo puede ver quemando una bandera de Estados Unidos (algo que lo distanciaría del Tea Party). En definitiva, la pregunta clave por responder es si Loughner actuó como un paranoico o si estaba motivado por su hostilidad a la política.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

La imagen que aparece del joven Jared Lee Loughner cuando se pone su nombre en Internet.
SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared