EL MUNDO › TEHERAN, DESAFIANTE, INSTALARIA 3000 NUEVOS CENTRIFUGOS EN NATANZ

Escalada en la crisis nuclear iraní

 Por Angus McDowall *
Desde Teherán

El presidente Mahmud Ahmadinejad puede haber evitado una gran crisis internacional al liberar a los 15 marinos británicos capturados, pero ahora parece querer escalar la confrontación nuclear de Irán con Occidente con una ceremonia el lunes en un lugar donde se sospecha que desarrolla su armamento nuclear. Ahmadinejad dijo en enero que Irán instalaría 3000 nuevos centrífugos en la planta de Natanz para mayo, y el miércoles pasado prometió “buenas noticias pronto” sobre el programa nuclear. La ceremonia en Natanz es para celebrar el aniversario del “día nuclear” de la primera producción de Irán de uranio enriquecido, y acudirá toda la prensa internacional.

“Irán puede tener algo que probar al salir de esta crisis, porque hubo dudas sobre la decisión de liberar a los marinos”, dijo un analista en Teherán que pidió que su nombre quedara en el anonimato. “Tienen que probar internamente que hicieron lo correcto y que no van a ceder en sus derechos nucleares.” La planta de enriquecimiento de uranio de Natanz está en el centro de los temores occidentales, de que Irán esté tratando de construir una bomba atómica, una acusación que Irán siempre ha negado. Hace dos semanas, el Consejo de Seguridad de la ONU endureció las sanciones sobre Irán por seguir con sus planes de enriquecimiento a pesar de los repetidos pedidos de que parara.

Cuando la crisis sobre los marinos terminó, Estados Unidos trató de llevar la atención del mundo nuevamente al programa nuclear de Irán. “Yo vería la detención de los marinos británicos como una muestra de su poca voluntad para trabajar con la comunidad internacional”, dijo el vocero de seguridad nacional de la Casa Blanca, Gordon Johndroe. “Lo que mostraría que están alineados con la comunidad internacional es cumplir las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU y suspender las actividades del enriquecimiento de uranio y del reprocesado.”

El jueves, el jefe negociador nuclear de Irán, Ali Larijani, descartó cualquier suspensión de su programa de enriquecimiento, que dice que es legal y pacífico. “Irán está dispuesto a negociar sólo los posibles aspectos bélicos de su programa y no sus derechos nucleares”, dijo. “Irán no aceptará ninguna precondición o suspensión durante un tiempo. Tampoco suspender el enriquecimiento puede ser una precondición o el resultado de las negociaciones.” En febrero, la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), el guardián nuclear de la ONU, informó que Irán había instalado dos cascadas de 164 centrifugadoras en la planta que finalmente tendrá lugar para 50.000, permitiéndole técnicamente a Irán entrar en la producción industrial. El combustible nuclear para alimentar a los centrifugadores está todavía bajo el control de la AIEA en el lugar.

Sin embargo, se cree que el programa puede enfrentar muchos obstáculos técnicos, ya que Irán sólo enriqueció uranio al 5 por ciento, muchísimo menos del 85 por ciento necesario para fabricar una bomba.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Traducción: Celita Doyhambéhère.

Compartir: 

Twitter
 

Una empleada rusa trabaja en la planta nuclear iraní de Bushehr.
SUBNOTAS
  • Escalada en la crisis nuclear iraní
    Por Angus McDowall *
    Desde Teherán
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.