EL PAíS › LA PRESIDENTA LE PREGUNTO A SHANNON POR EL NUEVO OPERATIVO DEL COMANDO SUR

Una flota con buena onda

El hombre de Bush en la región dijo que el objetivo de la IV Flota es “fortalecer los vínculos militares con los países de Latinoamérica”. Hablaron del conflicto agropecuario, Bolivia y la crisis del mercado inmobiliario norteamericano.

 Por Daniel Miguez

El tema central de la visita del secretario de Estado adjunto para el Hemisferio Occidental de los Estados Unidos, Thomas Shannon, a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner fue la decisión norteamericana de reactivar, después de 58 años, la IV Flota del Comando Sur de su Armada. La Presidenta quiso saber de boca de Shannon cuál era el verdadero objetivo de esta movida militar y Shannon le dijo que no tenía “fines ofensivos”, sino los de “fortalecer los vínculos militares con los países de Latinoamérica”. El funcionario norteamericano dijo que no hablaron de la deuda argentina con el Club de París.

Shannon sabía de la preocupación argentina por la IV Flota, porque antes de que se lo preguntara la Presidenta ya lo había interrogado el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, durante el almuerzo y la larga sobremesa que les consumió más de tres horas en el mediodía de ayer. Entre los langostinos con paltas y palmitos y el lomo con papas a la crema, Shannon le aseguró al jefe de Gabinete que los barcos están preparados para ayuda humanitaria y que los destructores que integran la flota tienen como misión detectar y perseguir el tráfico de drogas en alta mar. “Es una locura que alguien piense que vamos a navegar ríos o aguas territoriales de algún país”, le expresó Shannon. Y después lo repitió ante la Presidenta, según contaron altas fuentes del Gobierno a PáginaI12.

Como la última vez que Shannon estuvo en la Casa Rosada, hace exactamente tres meses, él fue el encargado de relatar a la prensa el contenido de su encuentro y, como aquella vez, también los periodistas le preguntaron si hablaron sobre la deuda de Argentina con el Club de París.

Shannon respondió que “ese tema no se tocó”, aunque arriesgó que después de las elecciones en los Estados Unidos su país puede intentar mediar ante los otros socios del club. Pero si Barack Obama ratifica en las urnas su supremacía en las encuestas, ni los republicanos ni Shannon estarán para hacer esa hipotética gestión.

Uno de los participantes en la reunión con Shannon también afirmó que del tema del Club de París no se habló, porque “no es una prioridad para Argentina hoy”. “Son los periodistas que insisten con ese tema. Y cuando me preguntaron les dije la verdad, que no estaba en la agenda”, contestó Shannon.

Argentina le adeuda al Club de París unos 6800 millones de dólares y la aspiración de la Presidenta es pagarla a 10 años con un interés de no más del 7 por ciento. Los acreedores quieren que se salde en un plazo bastante menor y que el acuerdo sea monitoreado por el FMI, algo a lo que la Argentina se opone, porque no quiere volver a estar bajo ese control después de que canceló la deuda con el Fondo.

El tema electoral también estuvo en la conversación. “Obama es lo nuevo, pero McCain puede dar batalla”, analizó Shannon. Ante la hipótesis de que los republicanos no sigan en el poder, la Presidenta le elogió al funcionario su habilidad “de entender los problemas de Latinoamérica” y dijo que esperaba que si no sigue en el cargo, quien lo reemplace “tenga esa misma mirada sobre nuestros países”.

En otro tramo de la charla, que duró una hora cuarenta minutos, la Presidenta le expresó su preocupación por la amenaza secesionista en Bolivia y le pidió que Estados Unidos no contribuya a ella. Shannon le respondió que su país no quiere convulsiones en la región, que aspira a que el presidente Evo Morales sea ratificado en su cargo en la consulta de revocatoria de mandato a la que convocó y que Estados Unidos no apoya la división territorial de Bolivia.

Shannon se interesó por cómo marchaba el conflicto con las entidades agropecuarias, ya que en su visita del 10 de abril lo encontró en su máxima tensión. También volvió a invitar a Alberto Fernández a que viaje a los Estados Unidos para hablar con los inversionistas, porque a través de los medios llegan noticias distorsionadas. “Yo sé que la realidad no es ésa, pero ayudaría mucho que lo escuchen de su propia boca”, le dijo. El jefe de Gabinete había aceptado la anterior invitación, pero la tuvo que suspender por el conflicto con los ruralistas.

En el encuentro entre la Presidenta y Shannon estuvieron Alberto Fernández; el ministro de Economía, Carlos Fernández; el vicecanciller Victorio Taccetti; los embajadores Héctor Timerman y Earl Anthony Wayne; y subsecretario del Tesoro para Asuntos del Hemisferio Occidental, Brian O’Neil.

Cuando la Presidenta se interesó por la caída del mercado inmobiliario en Estados Unidos y la derivación de las inversiones en los commodities de cereales o el petróleo, O’Neil le dijo que el 91 por ciento de las hipotecas se estaban pagando y que afectó a cuatro estados, pero que la crisis, aunque está controlada, asustó a los inversionistas que se lanzaron al mercado de granos y de petróleo. Opinó que debería haber una legislación global sobre el tema, pero que es muy difícil de consensuar.

La conclusión final, tanto de Shannon como de fuentes del Gobierno, es que la relación entre ambos países “se sigue afianzando”.

Compartir: 

Twitter

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner recibió ayer a Thomas Shannon en la Casa Rosada.
Imagen: Jorge Larrosa
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.