EL PAíS › NESTOR KIRCHNER CONVOCO PARA UN ACTO EL PROXIMO 15, A LAS 15, EN LA PLAZA DEL CONGRESO

Será un martes de marchas y contramarchas

Kirchner anunció un acto en apoyo al proyecto de retenciones móviles del Gobierno en el que será el principal orador. La concentración será frente al Congreso, a la misma hora en que las entidades agropecuarias convocaron en el Monumento a los Españoles.

 Por Martín Piqué

“En mi calidad de ex presidente de la Nación, en mi calidad circunstancial de presidente del Partido Justicialista, junto al espacio nacional y popular que no es justicialista pero que comparte nuestras ideas, propiciamos un acto público para el día martes 15 a las 15 horas en la Plaza Dos Congresos.” Las primeras palabras que pronunció Néstor Kirchner en el Hotel NH confirmaron lo que PáginaI12 había anticipado en su edición de ayer. Que apenas enterado de la convocatoria de las entidades del campo para el Monumento a los Españoles, previsto para el martes 15 a las 15, el Gobierno había resuelto organizar su propia manifestación para el mismo día y a la misma hora pero en el Congreso. Y que el propio Kirchner convocaría personalmente a la movilización. “La convocatoria se hace con la finalidad de profundizar, apoyar y promover el pleno funcionamiento de las instituciones democráticas. El acto no es contra nadie. Es por la Argentina, por el respeto, la pluralidad y la diversidad”, aseguró. Fue su segunda conferencia de prensa desde que comenzó el conflicto por las retenciones móviles al agro.

La nueva presentación de Kirchner había sido anunciada a último momento: la mayoría de los invitados y los periodistas se enteraron ayer mismo, unas horas antes de la conferencia de prensa. Kirchner llegó junto al ministro del Interior, Florencio Randazzo, y se sentó delante de las cámaras y de una pequeña multitud compuesta por dirigentes del PJ, intendentes, legisladores y funcionarios. Kirchner estaba acompañado por una primera línea de hombres del partido: estaban el senador José Pampuro, el reelecto jefe de la CGT, Hugo Moyano; el titular de la Cámara de Diputados bonaerense, Alberto Balestrini; Randazzo; el intendente de Ituzaingó Alberto Descalzo y el gobernador de Mendoza, Celso Jaque (no estuvo el chaqueño Jorge Capitanich, otro de los vices del PJ, que ayer estuvo en el Congreso). Más tenso que en otras apariciones públicas, Kirchner acusó con duras palabras a las entidades del campo y a otros sectores a los que no identificó.

“Tenemos que terminar con las actitudes patoteriles. Vemos con preocupación actitudes ciertamente desestabilizadoras, que ya son acciones cotidianas. Percibimos actitudes que pueden ser tomadas como presión”, advirtió Kirchner. A un costado, mientras el santacruceño seguía hablando, un diputado bonaerense interpretaba la mención a las “acciones desestabilizadoras cotidianas” como una referencia al corte de vías que ayer paralizó por varias horas el tren de la línea Roca. En medio de las críticas, Kirchner calificó la concentración al Monumento a los Españoles como un “acto amenazante”. Lo mismo dijo sobre el tractorazo organizado por la Mesa de Enlace que se realizó ayer en Pergamino. “Estamos de acuerdo con todas las expresiones de pluralidad, pero rechazamos las amenazas. Inclusive se está convocando a actos amenazantes. Convocaron a tractorazos amenazantes que dicen ‘si no hacen lo que yo les digo acá estamos’. Y nadie tiene el derecho de agredir al domicilio de nadie porque votó de tal o cuál forma”, protestó.

La última queja estaba referida a las protestas de las que habían sido objeto los diputados kirchneristas de Tucumán. Al regreso a su provincia, los legisladores vieron de cerca hasta dónde podía llegar el enojo de los ruralistas por ratificar las retenciones móviles. Algunas casas fueron apedreadas, también la fachada de un comercio que pertenece a la esposa del diputado Gerónimo Vargas Aignasse. “Todos los que estamos acá sabemos lo que nos pasó cuando no se respetó la institucionalidad. Ahora pedimos que nos ayuden a parar este esquema de desestabilización”, demandó Kirchner.

En el salón lo aplaudió un auditorio con predominio absoluto del peronismo. Kirchner enseguida aclaró que el oficialismo pretendía que el acto del martes en el Congreso no fuera excluyentemente justicialista. “No pretendemos bajo ningún aspecto hacer una plaza monocolor”, aseguró. Para reforzar esa definición, Kirchner recibirá hoy a las 16 a un grupo de dirigentes de la centroizquierda no peronista y de los movimientos sociales que apoyan la política de retenciones del Gobierno. La reunión será también en el Hotel NH estarán la ministra de Salud, Graciela Ocaña; el subsecretario de Integración Económica, Eduardo Sigal; la senadora Vilma Ibarra, el titular de Cascos Blancos, Gabriel Fuks; entre otros.

Test de preguntas y respuestas

Cuando terminó su discurso ante las cámaras, Kirchner se preparó para la conferencia de prensa. Esta vez no hubo sorpresas cuando su vocero extendió el micrófono para que se escuchara la primera pregunta. Entonces le preguntaron si no pensaba que convocar a un acto justo al mismo día y a la misma hora que la concentración en el Monumento a los Españoles podía alimentar el enfrentamiento y derivar en incidentes. “Este no es un acto contra nadie. Y nosotros no le hemos cortado la ruta a nadie, sino a favor del respeto, la convivencia y la pluralidad. No queremos que nos patoteen más, que nos agravien más”, contestó Kirchner.

Enseguida le preguntaron si estaba dispuesto a ser uno de los oradores del acto en el Congreso. “Si lo tengo que ser no tengo ningún problema”, contestó con una sonrisa. “Yo no soy de los que dicen ‘anímense y vayan’. El pueblo argentino sabe que en el acierto y en el error siempre puse mi cara. A veces he acertado, a veces me he equivocado, pero tenemos que terminar con la teoría de la imposición”, aseguró. El auditorio festejó con un aplauso.

“Algunos diputados dijeron que se les hacía difícil votar cuando recibían llamados suyos. ¿Usted llama a los legisladores?”, le preguntaron. “Yo soy el presidente del PJ. Es natural que hable con los legisladores del PJ. Hablo por teléfono con gobernadores, intendentes, senadores, con diputados, dirigentes gremiales. No creo que esté prohibido”, respondió Kirchner.

Al momento de hablar de la actualidad del peronismo, el apellido Duhalde volvió a ser uno de los temas recurrentes de la conferencia de prensa. “A Eduardo no lo escucho ni lo leo. ¿Qué dijo? Tiene todo su derecho”, se limitó a responder el ex presidente cuando le mencionaron a su antecesor. También le enumeraron las disidencias que el conflicto por las retenciones móviles fue dejando entre las filas del PJ. Le mencionaron a Felipe Solá, Carlos Caserio, Carlos Reutemann, Juan Schiaretti, Mario Das Neves, Jorge Busti. Kirchner intentó desdramatizar y salió con la cita radical que atribuyó a Hipólito Yrigoyen –en verdad pertenece a Leandro Alem– que “se rompa pero no se doble”. “Nosotros no somos una sociedad anónima. Somos un partido democrático, tenemos una filosofía política y cada uno tiene sus responsabilidades electorales. Cuando no había discusión decían que éramos verticalistas”, gruñó Kirchner.

Aunque menos suelto que en la conferencia de prensa anterior, el ex presidente volvió a dar muestras de su capacidad para incluir bromas en medio de un momento delicado. “¿El Gobierno debe hacer alguna autocrítica por lo que pasó desde el 11 de marzo?”, lo consultaron. Su respuesta fue contundente. “Yo no soy parte del Gobierno”, replicó con una sonrisa maliciosa y entre las carcajadas del resto del salón.

Compartir: 

Twitter

Néstor Kirchner volvió a convocar a una conferencia de prensa para hacer un anuncio.
Imagen: Pablo Piovano
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.