EL PAíS › POR INTENTAR DESTRUIR ARCHIVOS DE LA DICTADURA EN SALTA

Defensa relevó a tres oficiales

El Ministerio de Defensa pasó a disponibilidad a tres oficiales superiores del Ejército por intentar destruir el libro de guardias del Hospital Militar de Salta del período 1976-1983. El material, que podría contener información valiosa sobre los más de 200 desaparecidos de la provincia, fue rescatado y entregado al ministerio por el capitán de inteligencia que recibió la orden de destruirlo. Defensa no dio a conocer su nombre, pero la ministra Nilda Garré elogió su actitud.

Los militares involucrados prestaban servicio en dependencias de la V Brigada de Montaña del Ejército, en Salta. Se trata del ahora ex director general del Hospital Militar, coronel Carlos Fernando Tozzetto Arias, del ex director de sanidad, un teniente coronel que sería de apellido Baena, y del ex jefe de la Compañía de Inteligencia 5 (ex Destacamento 142 durante la dictadura y hasta 1996), teniente coronel Juan Manuel Gestoso Prezas. Defensa los relevó y los pasó a disponibilidad, paso inmediato anterior al retiro, que dependerá de los resultados del sumario interno pero también de la investigación judicial, ya que, por orden superior, el reemplazante de Gestoso Prezas denunció el caso ante la Justicia federal salteña.

Reclutas que realizaban tareas de limpieza en el Hospital Militar encontraron el libro de guardias dos meses atrás. “El libro fue transferido por la dirección del Hospital al Batallón de Inteligencia, cuyo jefe ordenó a un subordinado su destrucción, pese a que le mostró al mismo tiempo una nota del Ministerio de Defensa en la que se solicitaba información de hechos ocurridos en 1976”, informó la cartera en un comunicado. Pero “entendiendo que la destrucción de la documentación podía ser encuadrada como delito”, el capitán “apeló a la superioridad militar y de Defensa”, explicó la información oficial. “Es muy valioso que haya oficiales que reaccionan de esta manera. Son los que van a cambiar la institución”, declaró ayer Garré.

Según los medios locales que el fin de semana publicaron la noticia, a los reclutas que descubrieron el libro del hospital les resultó llamativo leer que figuraban personas ingresadas pero cuyos egresos no estaban registrados. De inmediato, la abogada Tania Kiriaco, que patrocina a familiares de víctimas del terrorismo de Estado de Salta, presentó un escrito ante el juez federal Miguel Antonio Medina, en el cual le solicitó que allane el hospital para secuestrar todos los libros y registros. El juzgado investiga casos de desapariciones forzadas de estudiantes y profesores de la Universidad Nacional de Salta.

Kiriaco invocó en su escrito el caso de Víctor Brizzi, un militante y estudiante de Derecho de 27 años que, en febrero de 1976, luego de pedir prórroga durante varios años, ingresó a cumplir con el servicio militar obligatorio en un regimiento provincial. A Brizzi se le perdió el rastro el 8 de marzo, cuando salió para visitar a su familia. El Ejército lo declaró desertor. “Los libros podrían determinar hasta qué fecha estuvo en la guarnición, si se registró su ingreso por alguna afección o si se registró su deceso”, explicó a Páginai12 la abogada, que hoy podrá acceder al libro de guardias cuando la reciba el fiscal Ricardo Toranzo.

Compartir: 

Twitter
 

La ministra Garré elogió al capitán que denunció la maniobra en Salta.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.