EL PAíS › LA ALIANZA QUE GANó EL CONFLICTO

Guadalupe Lombardo

 Por Raúl Dellatorre

El punteo de los senadores que podrían votar hoy a favor o en contra del proyecto oficial sobre retenciones móviles no era la única cuenta que hacían anoche las entidades rurales después del acto en Palermo. En perspectiva, hubo anoche otro recuento más trascendente: quién acumuló más poder, entre las entidades que participaron del conflicto, tras cuatro meses de un protagonismo excluyente en los medios y en la opinión pública. No se trata de una cuestión de personalismos o de aspiraciones a candidaturas de uno u otro dirigente, sino de distintos proyectos en pugna. En tal sentido, el que encarna Mario Llambías, titular de CRA, entrelazado con el duhaldismo y la rama sindical que representa José Luis Barrionuevo, parece haberle sacado varios cuerpos de ventaja al que proyectaba Eduardo Buzzi, de FAA, pensando en el gobernador Hermes Binner como principal aliado. El triunfo de los “halcones” en el juego interno de la Mesa de Enlace definiría los próximos pasos de la dirigencia rural, tras los resultados que surjan hoy del Senado.

Las más de 100 mil personas que participaron del acto de anoche, junto a un amplio arco opositor al Gobierno, coronaron la larga campaña contra la política oficial. Vestida de “marcha federal”, Llambías la exhibió como demostración de fuerza definitiva contra el Gobierno. Y también frente a sus actuales compañeros de ruta. A lo largo del conflicto, CRA fue trazando una política de alianzas que recién se vio en todo su esplendor en la última semana. Y se exhibió sin pudor recién ayer.

El protagonismo de Eduardo Duhalde, aun en ausencia, se hizo explícito a través de su esposa, Hilda González, “Chiche”, y de José Luis Barrionuevo y sus huestes. El empresario y sindicalista gastronómico recibió la invitación al acto en boca de Llambías y Miguens, pero no de Buzzi. El duhaldismo tiene una afiatada y sólida relación con Carbap, la filial de CRA para Buenos Aires y La Pampa. Uno de sus más activos dirigentes es Jorge Srodek, secretario general, macrista, quien a lo largo del conflicto fue acercándose a De Angeli hasta transformarse en su socio principal dentro de la dirigencia rural. Además de Carbap, De Angeli tuvo apoyo de Jorge Busti, ex gobernador entrerriano y duhaldista. Casualmente.

De la mano de Srodek, De Angeli recorrió varias ciudades bonaerenses como orador central. La estrategia para proyectar la figura del “Melli” se completó con el reconocimiento de las asambleas de “autoconvocados” en Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba, menos espontáneas que promovidas por dirigentes vinculados a CRA. De Angeli, históricamente enfrentado a Buzzi en la FAA, había encontrado un lugar de “mayor reconocimiento” fuera de su organización. Y la línea Carbap-Duhalde iba cerrando su estrategia para hegemonizar el conflicto.

La apuesta de Buzzi era diferente. Encontró rápidos gestos de respaldo en Hermes Binner, a quien lo acerca el secretario gremial de FAA, Omar Barchetta. A su vez, la posibilidad de abrir un frente de centroizquierda en base al reclamo de pequeños productores despertó entusiasmo en un sector de la CTA (Víctor De Gennaro y Claudio Lozano), quienes se acercaron para apoyar a Buzzi. Durante la mayor parte del conflicto, el titular de Federación Agraria apareció como la voz dominante de la dirigencia, pero no hegemonizando la política del conjunto de la Mesa.

De hecho, el broche final, en el acto de anoche, quedó en manos del sector Carbap-Duhalde. Abrió De Angeli, cerró Llambías. Buzzi debió resignarse al papel de “telonero” del show, al igual que Gioino y Miguens. Aunque estos dos últimos, a diferencia de Buzzi, por una opción propia por el bajo perfil. Coninagro ve muy comprometida la suerte de SanCor y de ACA, sus dos empresas emblemáticas, que podrían pagar un alto costo como consecuencia del conflicto (la primera, si el Gobierno le suelta la mano; la segunda, porque perdió terreno frente a su competidora Cargill en la comercialización de granos). SRA prefiere llegar a la Exposición Rural sin este clima de conflicto y desaliento, que podría llevar la muestra a un seguro fracaso. A ninguno de los dos les queda cómoda la confrontación.

Los dirigentes de la Mesa de Enlace calculaban anoche que el oficialismo podría lograr una ajustadísima mayoría para aprobar su proyecto. Si así fuera, se evalúan dos líneas de acción posibles: una acción judicial contra el aumento de las retenciones y abrir un compás de espera hasta ver la reacción “en las bases”. Es decir, si los “autoconvocados” encontraban eco para volver a las rutas. Sólo si se diera esta última posibilidad, la dirigencia lanzará alguna medida.

Ahora que los “halcones” dominan, la prudencia no es una contradicción: si hay ambiente para la protesta, bienvenida, porque suma en favor de la nueva derecha opositora. Si no hay ambiente, especulan, más vale no arriesgar lo ya acumulado. El camino, a partir de ahora, empieza a mirarse con la luz larga.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.