EL PAíS › LOS APRONTES ELECTORALES DE EDUARDO DUHALDE EN LOMAS DE ZAMORA

Historias de pago chico

En la cuna política del ex presidente todos están atentos al avance de su armado político anti K. Sus seguidores aseguran que “quiere llegar a la Presidencia de nuevo por el voto popular”. “Aparece cuando ve sangre”, lo critican los kirchneristas.

 Por Gustavo Veiga

En Lomas de Zamora, el pago chico de Eduardo Duhalde, hay demasiados y prematuros ruidos de aprontes electorales. Los problemas de desnutrición infantil o de inseguridad en la comuna que gobierna Jorge Rossi han sido tapados en las últimas semanas por la hiperactividad del Negro, como lo llaman sus íntimos al ex presidente. Casi no hubo político local que evitara pronunciarse sobre el entramado que, en tres etapas, está pergeñando el ex presidente: posible elección 2008 en el PJ bonaerense, legislativas del 2009 y presidenciales del 2011. Con esos objetivos se suceden las reuniones donde se discute hasta el aggiornamiento de un proyecto que patentó Chiche, su esposa, a mediados de los ’90: las manzaneras.

“La gente de Lomas no lo quiere, salvo su banda”, dice una vecina de la Plaza Grigera, frente al Palacio Municipal. No piensa igual un pequeño empresario que explora acercarse al Movimiento Productivo Argentino (MPA), creado por el propio Duhalde el 21 de junio de 2001. “Es la única alternativa que existe, dígame otra”, inquiere. Mientras el omnipresente cosechador de voluntades anti K ya instaló la idea de que está volviendo, hay muchos que se preguntan si realmente alguna vez se fue. En Lomas de Zamora parece que no, a juzgar por lo que sostienen sus partidarios y detractores.

Alfredo Fernández, el presidente del bloque del Frente para la Victoria en el Concejo Deliberante, le pegó más fuerte que nadie: “En general aparece cuando el Gobierno está en problemas. Si hablamos en términos de caza, aparece cuando ve sangre”. Para otro concejal, en este caso Sebastián Leporace, de Unión Lomense (una fuerza que responde al diputado nacional Francisco De Narváez), “es un hombre que le ha dado mucho a la Argentina y a la provincia de Buenos Aires”.

En lo que coinciden los sectores duhaldistas y aquellos que no lo son, es en que “el Negro quiere llegar a la presidencia de nuevo por el voto popular”. “Tiene la sangre en el ojo porque, cuando llegó a la Rosada, no lo eligió la gente”, recuerdan. Mientras Duhalde utiliza al MPA como mascarón de proa, viaja por el interior abriendo sedes de su movimiento y estrecha filas con Adolfo Rodríguez Saá, Jorge Busti, Juan Carlos Romero y Carlos Reutemann, entre otros, en Lomas Zamora cada peronista hace su propio juego.

El intendente Rossi profundizó su enfrentamiento con el ex presidente porque desairó a su esposa Chiche, cuando hace un tiempo ella le reclamó por unos planes de vacunación. “No la recibió”, dicen quienes conocen las internas del distrito. El jefe comunal se alineó con Néstor Kirchner en abril de 2006, momento desde el cual se transformó en mala palabra para Duhalde. Un contrato por 98 millones de pesos destinado a canalizar el Arroyo del Rey fue la piedra fundacional del acuerdo celebrado en la Casa Rosada. Rossi desde entonces tiene llegada directa a funcionarios clave del gobierno nacional como el ministro de Planificación, Julio De Vido, con quien se reunió el jueves pasado en el palacio municipal. “Es un amigo que está concientizado con las problemáticas y necesidades del conurbano”, lo elogió el intendente.

El actual concejal y ex senador bonaerense del PJ Eduardo Amalvy, es otro de los políticos que fogonea la rentrée de Duhalde. “El tiempo va a decir si hay un lanzamiento efectivo a la política o no. De hecho, estamos fabricando un armado bajo su conducción, lo que no quiere decir que alguna vez pueda llegar a ser candidato.”

En el andamiaje que se está formando en Lomas de Zamora (y también a nivel nacional) el PRO de Mauricio Macri juega un papel clave. Jorge Macri, el primo del jefe de Gobierno porteño y líder de esa fuerza en la provincia, coquetea con el PJ, pero también quiere imponer ciertas condiciones en una eventual alianza. Amalvy sostiene que “el duhaldismo no será furgón de cola del PRO”, pero Jorge Macri desafía: “Todos los peronistas que acepten la conducción de Mauricio Macri tendrán su lugar en el espacio”. Un espacio que se sincera a medida que pasan los días y que hace tiempo camina por el carril derecho de la política.

En Lomas de Zamora, estas alquimias electorales (cuando todavía falta poco más de un año para las legislativas), sólo distraen la atención de los graves problemas sociales que afectan a la mayoría de sus 622 mil habitantes. Mortalidad infantil, desnutrición, casos de bronquiolitis y neumonía son apenas algunas señales de la precaria situación sanitaria en que se encuentra el distrito, donde se habla de emergencia alimentaria. “No tenemos los medios para afrontar los problemas”, denunció este año la Coordinadora de Comedores Populares de Lomas de Zamora.

Como fuere, el MPA, ese que surgió en las vísperas de la profunda crisis del 2001, sigue con sus cursos formativos e investigaciones, abriendo sedes en distintas ciudades y tratando de “reunir el pensamiento productivista, disperso después de más de dos décadas de predominio del sector financiero...” Como si Duhalde no hubiera tenido nada que ver con esto en los ’90, también continúa en el amasado de la fuerza propia para enfrentar lo que se viene. Ya sea en la sede del MPA, en el piso 11 de la calle Hipólito Yrigoyen 1628, o en su terruño de toda la vida. El último bastión del movimiento que abrió fue en Paraná, Entre Ríos, donde asistió a un acto al que adhirió el dirigente ruralista Alfredo De Angeli y en el que compartió escenario con Jorge Busti, el ex gobernador entrerriano.

Un frenesí de reuniones con políticos, economistas y profesionales de distintas actividades, le van dando forma al proyecto Duhalde Presidente que en Lomas de Zamora ya dejó de ser un secreto. Pasado mañana, la primera promoción de nuevos dirigentes que pasaron por el MPA recibirá su diploma en el hotel Los Dos Chinos del barrio de Constitución. Allí estará nuevamente el hombre que entre prédicas a favor de la producción, cursos de capacitación y roscas varias, pretende ver hasta dónde llega esta remake que lo tiene como protagonista de la vieja política.

Compartir: 

Twitter
 

Las imágenes proselitistas de Eduardo Duhalde siguen presentes en Lomas de Zamora.
Imagen: Gustavo Mujica
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.