EL PAíS › VOLVER A LA UCR NO FIGURA EN LOS PLANES INMEDIATOS DEL COBISMO

El radicalismo puede esperar

Aunque se identifican como radicales, Julio Cobos y sus seguidores avanzarán por ahora con su propia construcción. Como paso previo a un eventual retorno al partido, reclaman el levantamiento de las sanciones que les aplicaron.

 Por Sebastian Abrevaya

“La reunión de la UCR oficial fue más bien una expresión de deseo de ellos”, dicen entre los cobistas para definir el encuentro de radicales en el que se analizó la posibilidad de que el vicepresidente Julio Cobos retorne al partido. Con el aumento de la popularidad en las encuestas, los hombres del vice no están dispuestos a contentarse con un regreso sin gloria. Remarcaron que se alejaron del partido porque no están de acuerdo con “cuestiones de fondo, de funcionamiento y, sobre todo, con algunos nombres”. Y le aseguraron a PáginaI12 que nada de eso cambió. Al menos por ahora, la relación se limita al trato “bueno” y “cordial” que mantiene el titular del bloque de diputados cobista, Daniel Katz, con los jefes de las bancadas radicales, Oscar Aguad y Ernesto Sanz.

La relación con el radicalismo fue tema de conversación de una reunión que el vice mantuvo la semana pasada con sus fieles. Los cobistas no dejarán de identificarse como radicales, pero anticiparon que no se mueren por regresar al partido. “Nosotros no tenemos ningún apuro ni nos interesa por ahora volver al radicalismo. Que el partido haga primero todo lo que tiene que hacer y después, en todo caso, veremos”, le contó un cobista bonaerense a este diario, sabiendo que muchos radicales pretenden aprovechar la imagen del vice para sacar a flote al partido.

Los cobistas explican que incluso, antes de sentarse a charlar, la cúpula oficial tiene que atender primero varios puntos. Explícitamente le piden al presidente del partido, el senador Gerardo Morales, que levante todas las sanciones que aplicó cuando Cobos y los suyos decidieron acompañar al kirchnerismo. Las intervenciones partidarias en distintas provincias, las suspensiones y las expulsiones “de por vida” como las del vice son recuerdos que los cobistas no van a olvidar tan fácilmente.

En el encuentro del radicalismo había distintas posturas. Morales y Roberto Iglesias –el predecesor y ex jefe político de Cobos en Mendoza– están entre los más reacios en permitir el regreso, sobre todo al vice. En varias oportunidades argumentaron que mientras se mantenga en el Gobierno no podrá volver al radicalismo. Sin embargo, hay posturas más negociadoras como las de los porteños Enrique “Coti” Nosiglia y Rafael Pascual o los bonaerenses Leopoldo Moreau y Federico Storani. De todas maneras, todos concuerdan en que, de cara a 2009 y a 2011, no hay que dejar pasar la baja del Gobierno en las encuestas y el buen momento del vice.

En más de una oportunidad, los cobistas aseguraron que una de las principales virtudes del vice es que es la “única” figura que no está vinculada con el fracaso de la Alianza y que puede representar una “renovación” del partido. Por eso también reclaman que se aparten algunos dirigentes “históricos” que ya están muy desgastados. “Ahora porque les conviene, quieren que volvamos, pero ya sabemos cómo es la historia. Después, cuando llegan las elecciones van a venir a negociar lugares en las listas. El tema es que ellos no representan a nadie y nosotros somos los que ganamos las elecciones, aun por fuera del partido”, criticaron los cobistas, quienes aseguran también que detrás del intento de repatriar a Cobos hay un acuerdo entre Moreau y Eduardo Duhalde.

Mientras tanto el vicepresidente sigue trabajando en armar su propia estructura, en vistas a 2009: hoy viajará a Córdoba y pasado mañana se mostrará públicamente en la localidad bonaerense de Pringles.

Compartir: 

Twitter
 

Cobos recibió ayer a representantes del ente encargado de administrar el puerto de Rosario.
Imagen: DyN
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.